En la presentación de Nintendo en el E3 2018 tuvimos la oportunidad de echarle un primer vistazo a un videojuego que nos sorprendió gratamente. Su nombre era Daemon X Machina, y reunía en una única apuesta un montón de ideas claramente interesantes: acción, mechas y mucho manganime. Un proyecto que provocó un hype bestial entre los usuarios, y que hace solo algunas semanas se estrenaba en exclusiva para Nintendo Switch.

Este shoot’em up no tiene mucho que ver con ideas previamente llegadas a la híbrida, sino que es un proyecto que luce con luz propia, poniendo en marcha características innovadoras, quizá arriesgadas, pero igualmente interesantes. Marvelous, su desarrolladora, ya daba avisos de que estábamos ante algo completamente nuevo, por lo que hemos querido echarle un vistazo a la propuesta y ver qué tiene que ofrecernos.

Comencemos por su historia, la cual podría resultar un poco genérica: el argumento se sitúa en una sociedad en la que máquinas y humanos conviven en paz y armonía, hasta que una IA se rebela contra la humanidad gracias a la acción de los Inmortals, una raza de máquinas que busca tomar el control. Nosotros seremos los encargadores de devolver la armonía al mundo, formando parte de los Reclaimers, un grupo de élite que lucha a bordo de robots gigantes con los que quieren combatir a las propias máquinas.

El argumento es solo el principio, ya que al iniciar el proyecto tendremos que personalizar a nuestro propio piloto gracias al editor de personajes el cual, además, es bastante completo: incluye opciones como la cara o el peinado, por lo que podemos darle prácticamente el aspecto que queramos.

En todo caso, y sin limitarnos a lo mencionado, hemos querido entrar en más detalles y analizar todos y cada uno de los aspectos de Daemon X Machina. ¿Es tan bueno como parecía?

Apartado técnico

Daemon X Machina

Más que por la gran cantidad de potencia que se usa, podríamos decir que Daemon X Machina nos ha ganado en cuanto a lo visual por la gran belleza que le rodea en todo momento. Y es que el juego es ciertamente bonito. Vale, parece un anime, pero está claro que su desarrolladora ha querido darle esta pinta con el fin de orientarlo a un determinado rango de usuarios. De esta forma, todo el juego está diseñado como si de verdad estuviéramos viendo una serie de animación japonesa, con cientos de detalles que hacen alusión a las mismas.

En todo caso, el resultado atraerá muchísimo a los usuarios a los que les gusten este tipo de animes, con mechas y demás. De hecho, el trabajo detrás es fabuloso, incluyendo diseños exclusivos y creaciones nunca antes vistas. Todo se comporta muy bien, sin ningún tipo de ralentización o problema visual. Hay que destacar que casi continuamente estaremos viendo detalles en pantalla, por lo que se nota que el trabajo ha sido exhaustivo.

Por un lado, los modelos tanto de humanos como de mechas están bien creados e implementados, a los que hay que añadir escenarios con diferentes tipos de objetos diseminados y muchas opciones que nos irán saltando a la vista. Quizá los entornos estén un poco vacíos y, en ocasiones, nos sea difícil encontrar el sitio al que tenemos que ir. Nada que no se solucione con un poco de práctica. El motor gráfico que usa Daemon X Machina se ha comportado muy bien durante el tiempo que hemos estado probando el juego, sin mayores peros.

Físicas, efectos visuales, interacción de personajes con los entornos… Todo está bien situado y no podemos quejarnos en absoluto. Aunque, bueno, sí que nos hubiera gustado la existencia de más elementos que añadieran variedad a las situaciones. Así todo sería más entretenido y menos monótono.

No podemos olvidar mencionar que, aunque el apartado visual de Daemon X Machina es bastante bonito, también nos ha dado la sensación de querer más: más variedad, mejor calidad gráfica o, simplemente, un mayor perfeccionamiento de las cosas que nos iremos encontrando. Algo que hemos sentido durante la aventura, y que le habría venido bastante bien para su resultado final.

Gráficamente, este nuevo proyecto para Nintendo Switch es bastante bueno y se agradece su llegada, con todo tipo de aciertos que nos divertirán. Pero, eso sí, queremos más.

Sonido

Daemon X Machina

Si tuviéramos que hablar con exactitud del sonido que tiene Daemon X Machina, no hay duda de que estaríamos horas delante de este texto. Y es que su apartado sonoro destila calidad por todos los costados.

Comencemos por la música: desde el solo inicio de la historia, veremos cómo los temas musicales han sido preparados a la perfección por auténticos artistas en la materia. No importa la situación que esté teniendo lugar en la pantalla, ya que siempre estaremos escuchando las melodías que mejor vienen al momento. De hecho, tenemos que decir que la mayoría de canciones que escucharemos son verdaderamente épicas y le vendrán al juego como anillo al dedo. Y a nosotros nos ayudarán a inmiscuirnos aún más en el argumento.

Vayamos a por las voces, las cuales también tienen su propia curiosidad. El equipo de desarrollo ha permitido que seleccionemos las voces en dos idiomas diferentes: inglés o japonés. Nosotros seleccionamos cual sonará en cada momento, pudiendo cambiarlo según queramos. El japonés es el idioma original del juego, mientras que el inglés nos permitirá adaptar mejor a los acontecimientos. En todo caso, los personajes irán hablando según avance la historia, demostrando que tienen su propia personalidad y confirmando que estamos ante un excelente trabajo de doblaje, sin importar el idioma seleccionado. De verdad, un diez en este aspecto.

Finalmente, y respecto de los efectos sonoros, tenemos que decir que también han sido puestos correctamente, aunque a tal efecto hay que concretar que los sonidos suenan, valga la redundancia, como si estuviéramos en una película de anime. No se busca el realismo, sino el entretenimiento. De igual forma, se trata de un trabajo excelente.

En general, el sonido de Daemon X Machina ha sido excelentemente realizado en todos sus aspectos. Se nota que el equipo de Marvelous ha trabajado fehacientemente con el fin de que la experiencia sonora del proyecto sea sobresaliente.

Jugabilidad

Daemon X Machina

Llegamos a la jugabilidad, uno de los aspectos que más nos interesan. En el caso de Daemon X Machina en un principio solo encontramos el modo historia, aunque ya de por sí es suficiente para vivir una experiencia virtual muy interesante que nos mete de lleno en un mundo nuevo. No olvidéis el multjugador online, el cual analizaremos posteriormente.

Como hemos dicho al principio, tenemos que crear nuestro propio piloto con el fin de poder comenzar la lucha contra las máquinas. Formaremos parte de un escuadrón de combate con el que tendremos que colaborar y, usando nuestro mecha, cumplir una serie de misiones. Al principio habrá una prueba inicial que supuestamente tendremos que completar para que la historia prosiga. Eso sí, en la sala en la que apareceremos tendremos la oportuidad de hacernos con los controles básicos del juego. Por ejemplo, existe una consola que nos dará acceso a las misiones, y a la configuración de nuestro robot. Algo parecido sucede con el Arsenal, lugar en el que tendremos la posibilidad de consultar nuestras estadísticas de juego. Finalmente, existe un lugar adicional para acceder al Multijugador online, pudiendo luchar contra otros jugadores.

Lo que más nos interesa a nosotros es mejorar a nuestro robot y hacer misiones que nos permitan avanzar en la historia, a la par que luchar contra las máquinas con el fin de devolver la paz a los humanos. Y eso solo se consigue poniéndonos a disparar y cumpliendo los objetivos encomendados.

Controlando a nuestro piloto y mecha a la vez

Daemon X Machina

La mayoría de misiones se centrarán en un tipo de jugabilidad: controlaremos a nuestro piloto, que a su vez va montado en un robot gigante. Este tiene la posibilidad de defenderse, volar y disparar a los enemigos. No olvidéis que estamos luchando contra otras máquinas que, evidentemente, no son amigas. Controlar al personaje en sí mismo no es complicado, aunque el esquema de controles que está implementado por defecto sí podría resultar un poco lioso. Por ejemplo, descenderemos con el stick analógico y podremos volver a volar con un botón situado en la parte derecha del mando. Algo que no tiene mucha lógica. Las armas de los dos brazos sí son fáciles de ejecutar, con sendos botones situados en lugares estratégicos y a los que es fácil llegar de manera cómoda. ¡No olvidéis ubicar las armas correctamente!

Después de conocer los controles, hay que saber que también tendremos un radar gracias al que podemos saber dónde están nuestros aliados, los objetivos y los propios enemigos. Así podremos anticiparnos a sus movimientos. Hay que tener en cuenta que nuestro mecha dispone de sistemas automáticos que irán fijando a los enemigos, ayudando a que podamos apuntar mejor. Al final todo son facilidades.

Controlar al personaje no es nada difícil, pero hay que acostumbrarse a saber hacer las cosas y a reconocer los botones correctos. Un poco de práctica nunca viene mal. Tampoco olvidéis que los controles se pueden adaptar a nuestros gustos, según pensemos que sea necesario.

Mejorar al mecha nunca ha sido tan fácil

Daemon X Machina

Según vayamos cumpliendo objetivos veremos cómo vamos consiguiendo ganancias, a la vez que estas nos permiten ir mejorando el mecha con diferentes características. Las mismas nos vendrán muy bien durante los combates, ya que nos proporcionarán más defensas, una mayor capacidad de ataque o incluso más velocidad. Este tipo de mejoras se deben configurar en el hangar, en el que también podréis consultar el estado de vuestro robot.

Digamos que el sistema de mejora del mecha es una especie de sistema por niveles que, según vayamos consiguiendo ganancias, os ayudará a ser mejores y, por lo tanto, a realizar misiones de una mejor manera. No hace falta decir que, si queremos completar el juego con las mejores puntuaciones también deberemos tener el mejor robot.

Sobre el sistema de mejoras, tenemos que decir que el propio juego irá proyectando una serie de rangos que, a su vez, será el nivel de dificultad que existirá. En todo caso, con el robot mejorado en cada situación no deberíamos tener mayores problemas. Ojo, porque también podéis conseguir piezas de mejora, algo muy importante.

La guerra contra las máquinas

Daemon X Machina

Aparte de lo ya comentado, respecto de la jugabilidad solo tenemos que centrarnos en ir cumpliendo objetivos, completar las misiones y mejorar a nuestro robot. Gracias a esta tarea todo debería ir como la seda, completando la historia de Daemon X Machina y luchando contra las máquinas que saldrán al paso.

A decir verdad, y aunque la jugabilidad del proyecto parezca simple, en realidad Daemon X Machina es un juego profundo que requiere de unas ciertas tácticas con el fin de poder completar los objetivos encomendados. Eso sí, el juego os divertirá en todas las ocasiones gracias a sus controles personalizados, a una gran cantidad de posibilidades respecto de nuestro mecha y, lo más importante, gracias a que tendremos todo tipo de ayudas.

Multijugador

Daemon X Machina

A primera vista, Daemon X Machina tiene una duración de aproximadamente 15 horas, por lo que el equipo de Marvelous ha puesto en marcha un modo Multijugador cooperativo que se ejecuta gracias a una conexión wireless con hasta otras tres personas. Ojo, porque cada jugador debe disponer de una consola y una copia original del juego. Así podremos poner en marcha un escuadrón local que puede llegar a dar mucha diversión.

Daemon X Machina también dispone de un modo multijugador online en el que, esta vez sí, tendremos la oportunidad de ejecutar misiones especiales que nos darán créditos, piezas y armas. Lo mejor de todo es que estas recompensas se pueden usar para el modo individual, por lo que en ocasiones tendremos que completar estas misiones si queremos mejorar a los mechas de una determinada forma. Tampoco podemos olvidar el multijugador competitivo, el cual es la verdadera guinda del pastel.

Al respecto de las posibilidades online, solo nos queda decir que el equipo de Marvelous ha confirmado que, en 2020, dispondremos de más contenidos gratuitos para el proyecto.

Conclusión

Daemon X Machina

Tal y como ya pensábamos, Daemon X Machina ha resultado ser una sorpresa bastante agradable para todos los poseedores de una Nintendo Switch. De manera resumida, se puede decir que estamos ante un proyecto bastante interesante, con una calidad gráfica fuera de toda duda y que nos hará sentirnos como si estuviéramos en un anime.

El apartado sonoro también es sobresaliente y la jugabilidad hace que completar las misiones sea algo sencillo y divertido. En el tema multijugador, no olvidar las posibilidades local y online, y la gran cantidad de contenido gratuito del que el juego ya dispone. Posibilidades muy interesantes que completan el que es, al menos para nosotros, un proyecto notable.

Daemon X Machina ya está a la venta en exclusiva para Nintendo Switch.