De manera rápida, silenciosa, sin hacer ruido y a la vez causando una gran expectación. Así nos ha llegado Daymare: 1998, un nuevo juego de terror que sin duda se ha ganado una gran legión de fans. Este título, que a primera vista parece no ser un must-have, tiene muchas características que lo han convertido casi de golpe en un juego de culto. De esos proyectos que sin comerlo ni beberlo ya son un éxito.

Pero… ¿qué se oculta detrás de su nombre? Vamos a empezar diciendo que estamos ante un videojuego de terror que no quiere innovar, sino volver a las raíces que hicieron grande al género: escenarios típicos, monstruos típicos, armas típicas y puzles típicos. Aunque es en esos componentes dónde guarda su principal encanto. No hay sorpresas ¿verdad? Invader Studios ha querido rendir homenaje a los survival horror más clásicos con un título que a nosotros nos ha llegado como una grata sorpresa.

El argumento inicial del videojuego es realmente típico: un equipo de fuerzas especiales se acerca a una base abandonada dónde ha ocurrido un accidente. El equipo H.A.D.E.S. tiene que conocer qué ha pasado, con qué se estaba experimentando y, por supuesto, extraer pruebas que permitan aclarar todo. Aunque lo que en un principio parecía una misión sencilla pronto se convertirá en una cuestión de vida o muerte. Todo influye a la hora de sobrevivir.

Ojo, porque en el producto no vamos a controlar a un único personaje, sino a varios, cada uno con su propia personalidad. Un factor muy interesante que hará la historia aún más entretenida. Nosotros nos preguntamos si estamos ante una experiencia clásica que merezca la pena.

Apartado técnico

Daymare: 1998

No hay lugar a dudas de que el principal talón de Aquiles de Daymare: 1998 es su apartado técnico. Aunque lo cierto es que no se trata de un aspecto que se haya querido perfeccionar, ya que se trataba de hacernos llegar una experiencia clásica poniendo el foco en la jugabilidad, que es lo que más importa en este tipo de juegos.

Hay que dejar claro que, aunque al principio controlaremos a un soldado, posteriormente la historia se irá entrelazando con más personajes, lo que significa que a la vez iremos viendo diferentes tipos de escenarios que al final se lucen de una manera bastante interesante. De hecho, nos ha sorprendido cómo se maneja el sistema de iluminación, el cual puede llegar a dar resultados espectaculares en estas partes.

Vamos a dejar clara una cosa: la extensión de los escenarios es ajustada a lo que se quiere conseguir, a la par que los mismos están muy llenos de detalles. Las luces se saben manejar correctamente según lo que se quiere mostrar, provocando una tensión pocas veces vistas. Ojo, porque cualquier cosa nos puede esperar tras cada esquina.

Aunque a nivel general el proyecto funciona gráficamente bastante bien, lo cierto es que nos hubiera gustado una mejor calidad en los modelos, los cuales parecen tener algunos años a sus espaldas. Algo que pega un buen contraste con la calidad de los escenarios y los propios efectos, que tienen un nivel excelente.

A nivel de rendimiento hay que mencionar que hemos observado algunas caídas de frame rate que, sin ser excesivas, sí que pueden empañar un poco tanto la experiencia visual como la jugabilidad. No es lo mismo que la imagen se mueva rápidamente y podamos ver todo a que haya ralentizaciones que nos impidan observar lo que hay a nuestro alrededor.

En su apartado técnico, Daymare: 1998 no es perfecto y tiene algunos conceptos que se deberían haber mejorado, pero, en todo caso, consigue un buen nivel que a nosotros nos ha gustado.

Sonido

Daymare: 1998

A la hora de crear una experiencia como Daymare: 1998, que busca meternos el miedo en el cuerpo, tenemos que decir que el sonido es bastante importante. A tener en cuenta que estaremos casi siempre en entornos cerrados, oscuros y en los que nos acecharán todo tipo de criaturas que quieren vernos muertos.

En el apartado sonoro, el proyecto que analizamos consigue muy buenos resultados. Es cierto que hay elementos que apenas tienen importancia, como la música pero, en todo caso, tampoco es que sean necesarios.

Dicho lo anterior, debemos poner el foco sobre las voces y sobre los efectos sonoros. Las primeras están en completo inglés y, dicho sea de paso, sonarán en los momentos en los que sea necesario. De hecho, los personajes de Daymare: 1988 se caracterizan por ser bastante expresivos, lo que significa que casi en cada una de sus acciones escucharemos algo. El énfasis de estas voces está bien conseguido, aunque se podría haber obtenido algo mejor.

Respecto de los efectos sonoros, aquí se incluyen sonidos como los de las puertas, los objetos al caer, las armas, etc. Tenemos que decir que han sido muy bien conseguidos y permiten que nos sintamos como si de verdad estuviéramos en los escenarios en los que tiene lugar el juego.

En su conjunto, el sonido de Daymare: 1998 es uno de los mejores apartados del juego, ya que consigue la inmersión que se quiere obtener. Tiene todos los elementos que se necesitan en un proyecto de este tipo.

Jugabilidad

Daymare: 1998

Después de analizar sus gráficos y el apartado sonoro, vamos a ver el aspecto que más os divertirá: la jugabilidad. Daymare: 1998 no es como los survival horror a los que estamos acostumbrados. Aquí las ayudas brillan por su ausencia. Creednos si os decimos que estamos ante un proyecto que nos hará sudar la gota gorda.

Tened en cuenta que los diferentes escenarios por los que pasaremos estarán llenos de monstruos y, a la vez, evitarán que estemos siempre armados hasta los dientes.

En este nuevo juego la palabra supervivencia tiene todo su significado. El entorno es hostil, deberemos hacer un uso muy inteligente de los recursos disponibles y, por supuesto, tendremos que ir avanzando, completando todos los objetivos propuestos. Hay que tener en cuenta que también controlaremos a varios personajes, por lo que hay modificaciones jugables en estos momentos.

Vamos a hacer una mención muy especial a los controles. Y es que los mismos no siguen el estándar que hay establecido en juegos parecidos de terror, sino que implementa innovaciones que pueden llegar a confundirnos un poco. Hay esquemas de botones cambiados de sitio, por ejemplo, y estas cosas nos exigen ser más concretos a la hora de movernos por los escenarios. Tened en cuenta que momentos como disparar a un enemigo a la cabeza requerirá de más tiempo de apuntado, lo que a su vez nos pondrá más en peligro. Un concepto a tener en cuenta.

Cambiando la narrativa y aumentando la dureza

En uno de los vídeos que hemos publicado aparecía el comienzo del argumento. Pero el juego no será siempre así, sino que seremos nosotros mismos los que tendremos que ir descubriendo una parte de la historia que esconde el videojuego. Por delante iremos encontrando documentos, vídeos y elementos que nos irán desvelando ciertos conceptos de lo que ha sucedido en la historia del proyecto. No nos lo darán todo hecho, sino que tendremos que poner en marcha nuestros propios esfuerzos para conocer los detalles.

Los propios entornos también esconden cosas como armas (nuevas en su mayoría, ya que empezamos con un par de modelos), munición y objetos de curación y avance. Habrá que ir mirando todo para poder avanzar sin problemas.

Como ya hemos dicho anteriormente, Daymare: 1998 es un videojuego que en realidad podría ser considerado como un auténtico survival horror. Más que nada porque hay muy pocos recursos y ayudas. Incluso los tutoriales son mínimos, por lo que tendremos que saber cómo salir airosos de cada situación. Incluso (algo que a nosotros nos ha parecido bastante sorprendente) tendremos que ir contando las balas que tenemos en cada cargador. Cada uno de estos elementos es único y, si no lo gestionamos bien, podríamos caer en un apuro.

Por otra parte, y en cuestión de supervivencia, tenemos que decir que la cantidad de modelos de monstruos que saldrán a nuestro paso es muy equilibrada. Hay variedad y el aspecto de los mismos es suficiente como para llevarnos más de un susto. Afortunadamente, cada uno tiene sus propias vulnerabilidades, lo que significa que podremos abatirlos de la manera adecuada, en cada caso.

Daymare: 1998 es un juego que además de dar mucho terror, también tiene una atmósfera opresiva. Esto se traduce en que estaremos continuamente en tensión, intentando buscar las próximas amenazas. Un concepto que le sienta bastante bien. Sabed, en todo caso, que el juego tiene varios niveles de dificultad que podéis seleccionar antes de comenzar la partida, por lo que siempre podéis adecuar la dureza del proyecto a vuestras habilidades con el mismo. Una opción que, en este caso, se podría considerar como de imprescindible.

Finalmente, hacer mención a los puzles, los cuales existen (como ya sucedería en cualquier survival horror clásico) y que pueden hacernos pensar durante muchos minutos. En Daymare: 1998 son bastante variados y numerosos, además de tener una dificultad variable que, eso sí, nos mantendrá entretenidos.

Un clásico de terror que es un reto

Daymare: 1998

Lo que más destaca de Daymare: 1998, como ya habréis supuesto, es su dificultad. El proyecto quiere ser un clásico del terror, pero a la vez un reto que podemos gestionar según el nivel de dificultada seleccionado. Hay pocas ayudas, lo que significa que tendremos ante nosotros un producto complicado de dominar, pero a la vez entretenido y divertido. La duración del producto, si queremos conseguir gran parte de los extras, es de aproximadamente 10 horas. Ya decimos que no es muy largo, pero oye, sí muy entretenido en su extensión.

Daymare: 1998 es un juego exigente (sobre todo en sus niveles de dificultad más altos) que pedirá que estemos atentos a todo lo que sucede a nuestro alrededor, y que siempre tengamos que estar pendientes de nuestro inventario. Aunque a la vez hay ayudas interesantes que nos echarán una mano en la medida de lo posible. Tenemos mapas, la mira de apuntado, botiquines, señales para que podamos seguir los objetivos y pequeños tutoriales que también serán de utilidad.

Sí es cierto que hay algunos aspectos, como los controles, que nos resultarán un poco toscos y liosos. Pero, en cuanto os acostumbréis, veréis como tenemos ante vosotros un título muy interesante a nivel jugable.

Conclusión

Daymare: 1998

Lo que más nos ha gustado de Daymare: 1998 es el hecho de que, en su afán de traer todo lo clásico a nuestras consolas, también ha hecho que estemos ante un proyecto totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados en la actualidad. También recupera esa añoranza de lo sembrado por títulos como Resident Evil o el ya antiguo Dino Crisis, que nos ponía ante puzles que en ocasiones se nos hacían cuesta arriba.

El producto que tenemos ante nosotros es un survival horror es su más clara pureza, con puzles, acción, monstruos y una historia que se va desgranando poco a poco ante nosotros, pero ante la que también tendremos que esforzarnos con el fin de conocer sus detalles. No falta ni la ya mencionada acción, ni los rompecabezas, ni los escenarios que nos harán saber qué es lo que tenemos hacer de manera concreta.

A nivel gráfico es cierto que tiene algunos peros que, no en vano, se suplen con su jugabilidad. Aparte, eso sí, el sonido es bastante notable y ayuda mucho a la inmersión en las diferentes situaciones que tienen lugar.

Daymare: 1998 es un proyecto actual que bebe de los clásicos, con luces y sombras que, en todo caso, y si sabemos extraerle todo su jugo, nos permitirá divertirnos durante bastantes horas. Un proyecto que recomendamos a los fans del género, sobre todo en sus momentos más añorados. El juego ya está a la venta para Playstation 4, Xbox One y PC.