Como la mayor parte de las industrias, la del videojuego se mueve alrededor de las tendencias que dicta el mercado. Si hay algún género predominante, la mayor parte de los estudios optarán por centrar sus esfuerzos en crear productos que estén “de moda”. Esto es algo que ya hemos podido ver a lo largo de los últimos años con shooters, MOBAS o los Battle Royale.

Tradicionalmente, los desarrolladores indie han sido un balón de oxígeno para los jugadores inquietos que buscan en esta forma de ocio experiencias diferentes. Todo lo contrario a lo que suele ocurrir en los grandes estudios o los “gurús” de esta industria, cuyo enfoque suele ser en el mejor de los casos, muy conservador.

Sin embargo, hay creativos que intentan ir más allá y ofrecer a los aficionados experiencias únicas. Es en este contexto en el que podemos situar a Hideo Kojima, cuya obra posee, según se mire, la virtud o la maldición de no dejar a nadie indiferente ante ella. Y con Death Stranding ha vuelto a conseguir su objetivo.

Mucho se ha hablado sobre este singular título y es probable que no llegue a establecerse un consenso sobre el mismo. Para muchos no es otra cosa que un walking simulator vitaminado. Otros afirman con sorna que es un simulador de repartidor de Deliveroo. Y para otros tantos, simplemente es la última “ida de olla” del creativo japonés.

Pero lo cierto es que Death Stranding bien puede ser lo anterior o todo lo contrario. Esta discrepancia entre las opiniones se debe a que es un videojuego completamente único, algo a lo que los jugadores y la industria no están acostumbrados y que es difícil de categorizar. Si dentro del mundo del videojuego hubiese una categoría “de autor” como ocurre en el cine, sin duda podríamos meter en este peculiar saco la última obra de Hideo Kojima.

En cualquier caso, el lanzamiento de Death Stranding en PC nos ha permitido volver a visitar la última producción de Hideo Kojima. En este análisis no vamos a entrar en un detalle pormenorizado de este título y nos centraremos en los aspectos más específicos de esta versión. Por tanto, para complementar la lectura de esta reseña os animamos encarecidamente a que visitéis el extenso y completo análisis que realizó nuestro compañero Borja Lazón sobre Death Stranding en su momento.

Apartado técnico

Entrando en detalle, uno de los aspectos que más cobra fuerza en la versión de PC de Death Stranding es su cuidado apartado gráfico y la calidad del port. Visualmente estamos ante un título sobrecogedor, capaz de dejarnos con la boca abierta con sus paisajes y su entorno desolado. Kojima nos muestra un mundo postapocalíptico de gran belleza, alejado de los desiertos y yermos a los que estos futuros distópicos nos tienen acostumbrados.

Como señalamos, Death Stranding es un título muy vistoso y con una calidad gráfica excepcional. Las texturas tienen un elevado nivel de detalle y aunque hay algunos usuarios con algunos problemas con determinadas tarjetas gráficas, lo cierto es que no hemos tenido ninguna incidencia similar con nuestra configuración de juego.

En lo que se refiere al rendimiento, Death Stranding se comporta de forma sobresaliente incluso con los parámetros al máximo. Evidentemente, tendríamos que tener un equipo acorde a los requisitos, pero si estos se cumplen, no deberíamos tener ningún problema para disfrutar de este título a toda potencia. Además, el juego permite una amplia variedad de opciones de configuración, por lo que si dedicamos un poco de tiempo podremos adaptarlo conforme a las opciones que nos permita nuestro PC.

La tasa de imágenes por segundo también está a un alto nivel y la experiencia de juego no se resiente ofreciendo los 60 FPS con firmeza y mucho más allá. Esto último es interesante, ya que aporta una gran fluidez visual a Death Stranding, lo que nos permite disfrutar al máximo de la experiencia de juego. Y aunque si bien es cierto que la soledad es la tónica general de este título, esta estabilidad también queda patente cuando las cosas se ponen feas y el entorno se retuerce a nuestro alrededor.

Otro de los aspectos que nos ha llamado la atención es lo bien realizados que están todos los personajes. Todos ellos tienen un gran realismo, y en ocasiones nos da la sensación de que en el caso de Sam Porter sea el propio Norman Reedus el que esté delante de nosotros. En este sentido, se nota que Kojima ha centrado sus esfuerzos en trasladar a todos los actores al mundo de Death Stranding. Una meta que otros han perseguido, pero que pocos han logrado alcanzar con el mismo éxito.

Quizá el punto más negativo que ofrezca Death Strading sean sus tiempos de carga elevados. Estos no ocurren con demasiada frecuencia, pero incluso con un SSD nos llevará bastante la carga inicial del juego. Una vez lanzado, no hemos tenido más problemas de este tipo, pero sí es cierto que puede resultar un poco exasperante esta espera justo antes de ponernos a jugar.

En definitiva, y salvo el punto anterior, podemos afirmar con rotundidad que se han hecho bien los deberes con Death Stranding a nivel técnico. En este sentido, el port es sobresaliente y marca el camino a seguir para todas esas producciones que aspiran a saltar desde las consolas al PC.

Jugabilidad

Una de las preocupaciones que nos suelen surgir con los juegos que saltan al PC desde las consolas es la adaptación del mando al teclado y ratón. En consonancia con todo lo anterior, Death Stranding cuenta con una buena conversión de los controles a la combinación predominante en compatibles. Los tutoriales nos guían con bastante precisión durante los primeros compases del juego y podemos afirmar con bastante decisión que el trabajo realizado ha sido muy bueno.

Sin embargo, el control con pad sigue resultando más satisfactorio y natural. A pesar de esto último, ambas opciones son completamente válidas para disfrutar de Death Stranding, aunque la primera sigue antojándose como la ganadora a la hora de guiar a Sam Porter en su singular viaje llevando paquetes y realizando encargos por unos Estados Unidos devastados por el cataclismo.

Recorrer el mundo de Death Stranding resulta interesante por su jugabilidad única. Puede que repartir paquetes no sea una actividad especialmente emocionante, pero Kojima ha conseguido transformarlo en algo único. Y es que quedarnos en el hecho en sí de actuar de transportistas es una visión muy restrictiva de lo que ofrece este título: la experiencia única del viaje y la toma de decisiones que ello supone.

En este sentido, Death Stranding es un videojuego en el que uno de sus principales ejes es hacer sacrificios. ¿Queremos efectividad? Probablemente ganaremos menos puntos. ¿Preferimos ir a pie? ¿O mejor motorizados? Todas estas cuestiones tienen su repercusión jugable y cuando nuestra mente hace ese particular “clic” empezamos a vislumbrar la verdadera realidad que se oculta tras la carcasa exterior.

Eso no quita que estemos ante un videojuego con una trama extraña y llena de situaciones que únicamente podemos definir como “made in Kojima”. Evidentemente, el nipón tiene un estilo propio que no se adapta al paladar de todos los aficionados, pero lo cierto es que Hideo Kojima es bastante único a la hora de crear historias capaces de dejarnos atrapados, aunque inicialmente su atractivo pueda parecer nulo.

Obviando estas cuestiones, Death Stranding no ofrece cambios significativos en materia de jugabilidad PC respecto a la versión de PS4. La diferencia más acusada que podemos encontrar son una serie de misiones especiales que podremos llevar a cabo y que están inspiradas en dos clásicos de Valve: Half-Life y Portal. Estos 6 encargos no suponen nada revolucionario, pero son un pequeño y simpático añadido que aporta un poco más de valor añadido a los usuarios de PC.

Por otro lado, otra “novedad” que ofrece de base Death Stranding en PC es el modo foto. La mayor parte de los usuarios no harán uso de esta funcionalidad, pero lo cierto es que es una pequeña delicia el poder tomar instantáneas con esta modalidad aprovechando las herramientas presentes y el poderío técnico que nos proporciona el PC.

Gameplay

A continuación os dejamos con un par de vídeos en los que pueden apreciarse algunos elementos de la jugabilidad de Death Stranding durante los primeros compases del juego.

Apartado sonoro

Si visualmente Death Stranding era un título sobrecogedor, a nivel sonoro no lo es menos. La elección de la banda sonora es excelente, así como la elección de los momentos en los que esta se convierte en la protagonista. Salir a en la inmensidad del mundo en solitario encarnando a Sam Porter y escuchar cómo se produce un crescendo en la música, consigue que se nos pongan los pelos de punta en el mejor sentido de esta expresión.

Además, Death Stranding en PC cuenta con 10 temas exclusivos que no vieron la luz en PS4 firmados por Ludvig Forssell. Por último, y aunque no sea algo propio de la versión que en este análisis nos ocupa, podemos afirmar que el trabajo de localización al español es sobresaliente con una labor de doblaje de una calidad muy poco habitual en el mundo del videojuego.

Conclusión

Death Stranding sigue siendo un juego único en su especie. No se nos ocurre ningún otro título similar en esta industria al que pueda comparársele. Esto es al mismo tiempo su mayor virtud y su mayor defecto, y lo que hace que no sea un título para todos los jugadores. Respecto a la versión de PC, es fácil asegurar que, si se quiere disfrutar al máximo de este título, esta es la plataforma para ello.

Las mejoras y potencia técnica son notables y Death Stranding luce de forma espectacular en PC. Evidentemente, esto no cambia la forma de juego, pero contribuye a crear una experiencia mucho más memorable e inmersiva. Pocos aspectos negativos se le pueden sacar a esta producción, más allá de que nos desagrade su jugabilidad o que en ocasiones los tiempos de carga hayan sido elevados.

En cualquier caso, Death Stranding es uno de esos títulos que deben probarse por ser algo similar al “mirlo blanco” de la industria del videojuego, aunque una vez más destacamos que su singularidad puede no ser del gusto de todo el mundo.

¿Si no me terminó de convencer Death Stranding en PS4, lo hará en PC? Pues probablemente, la respuesta siga siendo no. Pero para todos aquellos que no lo hayan probado, sin duda les recomendamos que den el salto y se animen a disfrutar de esta experiencia sin prejuicios y dispuestos a disfrutar de un viaje único e irrepetible.

Death Stranding ya disponible para PC y PS4.