Desde sus inicios, Arkane Studios ha estado de forma más o menos constante en la vanguardia del videojuego. Una circunstancia que resulta un tanto sorprendente si tenemos en cuenta que lo habitual en esta industria es ir a lo seguro y dejar la innovación en cuestiones de jugabilidad a un lado. Sin embargo, desde que publicasen Arx Fatalis en 2002 el estudio siempre ha intentado ir un paso más allá.

Un enfoque que desde los sectores especializados se ha alabado por la valentía y buen hacer del estudio, aunque no siempre ha estado respaldado por el público. El último ejemplo de esto último lo podemos encontrar con Prey, un título realmente único que, si bien fue muy bien recibido por la prensa, no se tradujo en un número de ventas abrumador que acompañase a la calidad de este título.

A pesar de todo, desde Arkane Studios no han dejado a un lado sus principios y han seguido intentando ir un poco más allá con los videojuegos que desarrollan. Con la llegada de Deathloop, los franceses han vuelto a demostrar que no son un estudio más y que siguen contando con esa audacia que ha sabido cautivar a sus seguidores desde sus primeras creaciones.

En este sentido, Deathloop es una propuesta prácticamente única que sin duda está inspirada en el resto de las obras de Arkane Studios. Aquellos que se adentren en este singular shooter encontrarán reminiscencias de Dishonored o Prey, siendo el DLC de este último uno de los mayores referentes para Deathloop.

Pero ¿qué es Deathloop? La respuesta a esta pregunta es relativamente sencilla si nos limitamos a definirlo como un shooter pero nos quedaríamos únicamente en la superficie. Arkane Studios ha creado un título muy interesante en el que confluyen varios subgéneros de los que se toman multitud de elementos. Todo ello hilvanado con una gran solvencia y que además sirven para cohesionar la narrativa de este título.

Todas estas cuestiones las analizamos en este análisis de Deathloop en el que desgranamos todos los componentes que dan forma a este título.

Apartado técnico

No cabe duda de que Deathloop es un título ambicioso en la multitud de elementos que lo componen. Gráficamente, estamos ante uno de los videojuegos más ambiciosos de los últimos años pese a que a primera vista pueda parecer que no es así. Esto se traduce en unos requisitos técnicos bastante elevados que pueden dar más de un susto que otro a los jugadores de PC.

A pesar de que Deathloop cuenta con una completa selección de opciones para personalizar y adaptar este título a la configuración de nuestro PC, los requisitos son bastante elevados incluso al mínimo. A esto hay que añadir que la versión de compatibles ha venido acompañada de algunos problemas de índole técnica como el stuttering que han empañado la experiencia de juego durante el lanzamiento de este título.

Por fortuna, la gran parte de estos problemas ya se han solucionado a través de varios parches destinados a resolver las incidencias técnicas presentes en Deathloop, en especial el mencionado stuttering. En cualquier caso, este título de Arkane Studios sigue requiriendo un buen equipo para moverlo con fluidez y soltura, aunque la experiencia visual merece la pena.

Arkane Studios ha realizado un gran trabajo a nivel visual y artístico con Deathloop. El juego nos traslada a un mundo atrapado en el tiempo y con una estética retrofuturista inspirada en los años 60. Esta singular visión empapa todo el juego y lo dota de una gran personalidad que se desprende en todos los elementos que lo componen, desde los protagonistas a los distintos escenarios que podemos recorrer.

Los escenarios gozan de un elevado nivel de detalle y están llenos de pequeños secretos y guiños como suele ser habitual en las obras de Arkane Studios. El diseño de los personajes principales de Deathloop también está a un nivel muy elevado, especialmente en lo que se refiere a los protagonistas y a los antagonistas de esta historia. Cada uno de ellos desprende una personalidad única y eso es algo que en ocasiones cuesta conseguir.

Quizá los personajes que no están a la altura son los enemigos rasos que podemos encontrar en Deathloop. A pesar de que los modelos están bien realizados, el nivel de detalle es algo menor y mucho más genérico. Algo que por otro lado es normal y que es la tónica habitual en la industria del videojuego.

Jugabilidad

Uno de los elementos más llamativos de Deathloop es cómo está estructurado este título. Como si se tratase del Día de la Marmota, nuestro protagonista, Colt, se encuentra atrapado en un bucle temporal que nos obliga a vivir una y otra vez el mismo día. Nuestro objetivo será intentar romper ese ciclo eterno y poder escapar del mismo. Una tarea que no será nada fácil, ya que si morimos o si termina la jornada tendremos que empezar de nuevo.

Por fortuna, nuestro protagonista puede retener la información que va obteniendo en cada repetición de forma que las pistas que obtenemos nos acercan cada vez más a nuestro objetivo de romper el bucle. Al principio estas repeticiones formarán parte del tutorial de Deahtloop en las que se no explica el funcionamiento del juego, pero a medida que avancemos, cada inicio de ciclo tendremos más herramientas a nuestra disposición y nos permitirá avanzar en la trama del juego.

Como podéis ver, se trata de una estructura muy particular y que a su vez se estructura en cuatro franjas horarias. Lo más interesante de esto último es que cada una de las regiones de la isla que podemos explorar cambian según el momento del día en las que las visitemos. De esta forma, deberemos tener controladas estas rutinas y buscar información que nos permitirá acceder al lugar que queremos en el momento concreto en el que es accesible.

Así que, por un lado, Deahtloop se presenta como un roguelike y algo cercano a un juego de investigación. Todo ello reviste un juego de acción interesante al más puro estilo de Arkane Studios en el que el sigilo, las armas y los poderes sobrenaturales se dan la mano en armonía. Eso sí, esto no es Dishonored, por lo que la faceta del sigilo está un poco menos desarrollada, aunque eso no significa que cada uno de los escenarios esté repleto de rutas alternativas para poder alcanzar nuestros objetivos.

Como decimos, la escala y lo intrincado de los escenarios es algo menor que en la obra anteriormente mencionada. Sin embargo, Deathloop ofrece bastante profundidad en este sentido, lo que unido a los ciclos de los días hace que cada escenario varíe en función del momento del día que lo visitemos. De esta forma, tendremos que buscar rutas alternativas y tendremos que estar alerta durante mucho tiempo hasta que podamos tenerlo controlado por completo.

Otra de las particularidades que ofrece Deathloop es que al inicio de cada bucle temporal los objetos y habilidades que tengamos se reinician. Sin embargo, a medida que avancemos en la trama podremos conservar algunos de ellos. Para ello tendremos que obtener una serie de recursos que nos permitirán mejorar las armas y potenciadores y de esta forma conservarlos de un ciclo a otro.

De esta forma, Arkane Studios ha querido incentivar la exploración aplicando un criterio de riesgo y recompensa. Como hemos mencionado, morir tendrá consecuencias negativas y únicamente podremos fenecer unas pocas veces antes de que el bucle se reinicie. Evidentemente, esto es más crítico al comienzo del juego, pero lo cierto es que añade a Deathloop un toque “roguelike” muy interesante de forma similar al usado en Mooncrash, el DLC de Prey.

Por otro lado, Deathloop incorpora una modalidad multijugador similar a la de las “invasiones” vistas en la saga Dark Souls. Nuestra principal antagonista en este título Julianna además de provocarnos constantemente podrá adentrase en nuestras partidas para darnos caza y mantener intacta la integridad del bucle. Llegado un determinado momento en la trama del juego podremos acceder a esta modalidad añadiendo una capa jugable más a este título.

A pesar de que es un modo interesante y que cuenta con su propio sistema de progresión, lo cierto es que no está tan aprovechado como debería. Los incentivos para dejarse caer por este modo de juego no son tan grandes como el juego principal y aunque jugar al “gato y al ratón” con Colt y Julianna resulta divertido, a la larga termina perdiéndose el interés por esta modalidad.

Sin embargo, eso no significa que sea una faceta que no funcione, pero puede llegar a ser repetitiva ya que para el jugador que encarna a Julianna no hay muchos más incentivos que participar en una especie de “deathmatch” y buscar a Colt por el escenario. Y aunque hay formas para lograr dicho objetivo, ya que al jugador al que invadimos no puede abandonar el escenario hasta que no desactive una baliza que debemos colocar como Julianna, no resulta demasiado emocionante quedarse esperando.

En cualquier caso, el modo campaña” de Deathloop resulta muy atractivo y divertido, siendo un shooter realmente adictivo que nos invita a jugar para desentrañar su intrincada historia. No estamos ante un título de una gran dificultad, pero eso no significa que no haya momentos intensos y desafiantes. En lo que se refiere al juego, completar este título nos llevará alrededor de una veintena de horas, aunque la cifra puede variar en función de lo exploradores que seáis y si queréis desentrañar todos los secretos que oculta este singular mundo atrapado en el tiempo.

A continuación os dejamos un pequeño gameplay de los primeros compases de Deathloop en los que se pueden apreciar algunos de los elementos de su jugabilidad.

Apartado sonoro

Siguiendo la estela de sus otras creaciones, Arkane ha incluido una completa banda sonora repleta de temas interesantes que no distraen la atención del jugador, pero que nos acompañan a la perfección en nuestras sesiones de juego. El estilo musical está imbuido de referencias al jazz, pero también a otros estilos como el disco, creando una mezcla curiosa que encaja con la temática de Deathloop y con su estética visual.

Los efectos sonoros también están a un altísimo nivel, lo que contribuye a crear una experiencia mucho más inmersiva. En lo que se refiere al doblaje, su calidad está fuera de toda duda. La elección de las voces ha sido muy acertada y cada una de ellas aporta una personalidad única a cada uno de los personajes que representan, en especial las de Colt y Julianna.

Conclusión

Con Deathloop, Arkane Studios ha vuelto a demostrar que son un estudio único dentro de los «grandes» de la industria del videojuego. Estamos ante un título atrevido que destila calidad y una personalidad arrolladora con la que muy pocos juegos del mercado pueden competir. Es cierto que la estructura de Deathloop puede resultar un poco chocante, pero a medida que nos adentramos en la trama comprobamos que todo funciona como un reloj perfectamente engranado.

Visualmente se ha realizado un gran trabajo y Deahtloop resulta espectacular en sus momentos de acción más desenfrenada. La parte negativa es que eso tiene un coste a nivel de requisitos y que ha acarreado una serie de problemas técnicos que han sido prácticamente eliminados, pero que todavía persisten para algunos usuarios en PC. Más allá de esta cuestión, aquellos que poseen un equipo capaz de mover bien este título disfrutarán de una experiencia completamente satisfactoria.

A nivel jugable, Deathloop es interesante por la forma de estructurar sus contenidos, pero quizá ofrezca algo menos variedad que Dishonored aunque eso es algo que probablemente tan solo lleguen a percibir los jugadores que sean más dedicados. La modalidad multijugador es interesante, aunque realmente es una oportunidad perdida por la asimetría de la experiencia de juego que ofrece. Sin embargo, creemos que puede ser un buen camino de cara a futuros videojuegos para explotar todo el potencial que encierra esta faceta de Deathloop.

Por lo demás, poco se puede añadir sobre Deathloop. Es un título prácticamente único con un carisma y sentido del humor presentes desde el primer momento. Si buscáis un shooter completamente diferente a los presentes en el mercado, Deathloop ofrece un viaje en el tiempo que resulta muy difícil de rechazar.

Deathloop ya disponible en PC y PS5.