En este nuestro de los videojuegos tenemos cientos de ejemplos del übermacho: Kratos con su torso desnudo enseñado tableta mientras que le mete el dedo en el ojo a un cíclope, los muchachotes de los Gears Of War, con más músculos que balas, Cho Aniki….bueno, este muy macho no era, o el mejor ejemplo para el juego que tenemos entre manos, Kazuma Kiryu, salvador de Kamurocho, host clubs en apuros y orfanatos con niños repelentes.

¿Por qué Kiryu? Principalmente porque Fist Of the North Star: Lost Paradise es básicamente es una de las aventuras de Kiryu con un skin diferente, pero no uno cualquiera, este está basado en las aventuras del MACHO por excelencia: Kenshiro, sucesor del Hokuto Shinken, manliest man on earth, y repatidor de ostias legendarias, entre otros viriles atributos, como tener los hombros más grandes que su cabeza, un hombre DE VERDAD.

You Wa Yawn

Bueno por ahora todo parece que va a ser la ostia, o más bien varias de ellas, ¿menos sangre? me preguntan en las opciones, a ver esto es Hokuto no Ken (y sí, me hago el listillo con el título japonés) y si no hay melones explotando no es lo mismo, así que vamos al lío.

Al principo el juego promete bastante, empezando por ser una versión reescrita del manga original, así que sí, vas a ver a Shin, Raoh, Bat o Yuria por Eden, la ciudad que sustituye a Kamurocho, y sus alrededores.

En un breve nivel introductorio, aprenderemos a usar nuestro Hokuto Shinken para castigar a los malandrines que pueblan el cochambroso futuro que le ha tocado vivir a nuestro héroe, y en el combate, ya tenemos una de las primeras diferencias respecto a las aventuras del yakuza más gentil de Tokio. Kenshiro no necesita la barra de Heat para realizar técnicas especiales como Kiryu, él se basta con ostiar a sus enemigos, dejarlos tontos, y desatar una de las técnicas secretas que le fueron legadas para provocar fuentes de sangre tales, que ríete tu de las ballenas azules,

Por ahora todo está en su sitio, ¿tortas como panes?, sí, ¿más tomate que la fábrica de orlando? correcto, ¿batalla contra jefe final épica? también, ¿qué se nos puede torcer a estas alturas? Pues bastantes cosas.

These Fists Have Seen More Grinding Than You Could Imagine

Bien, tras el primer nivel/tutorial, y tras conseguir la ciudadanía, cosa que a lo mejor debo de pensar en hacer yo también si quiero quedarme en esta roca en la que vivo, la ciudad de Eden es andable, y aquí me encuentro con el primer problema, no hay prácticamente nada. Eden es feo, y carece de sitios a los que ir si lo comparamos con Kamurocho, y para más tedio, Kenshiro pasa de correr, bueno, galopa un poco tras andar un rato, pero sigue siendo leeeento, debe de ser cosa de saber que eres el rey del mambo y no tenerle miedo a nada ni nadie, pero cuando cada cinco minutos te tienes que pegar con una panda de mandriles ,porque tu personaje no puede ir más rápido para poder pasar así de ellos, se convierte en un tedio, que ni por asomo es lo peor del juego: presentamos el buggy.

Sí, otra de las principales diferencias con los otros juegos de la saga principal, es que en este, a partir del cuarto capítulo, tendremos un buggy con el que explorar los polvorientos alrededores de Eden, lo cual no es mala idea, y menos aún con el temazo principal que tienes para galopar a lo Judas Priest, el problema es que vais a tener que grindear ad nauseam, y no, no estoy exagerando.

Porque aquí casi todo se consigue con items que puedes encontrar en tus visitas al exterior, y que luego podrás vender o intercambiar por lo que te interese. Esto es hasta normal, pero claro, algo tenían que hacer para estirar el juego ¿no? aquí es que tu buggy es una puñetera basura, y hasta que no lo empiezas a tunear con nuevas piezas, las cuales necesitas desbloquear en carreras o comprarlas, para luego tener que arreglarlas con las cosas que encuentras por ahí, no podrás acceder a más de la mitad del mapa, y eso si averiguas dónde están los sidequests que te dan las partes. Porque esa es otra, en el juego no te dicen absolutamente nada de dónde encontrar el parachoques que te ayude a pulverizar rocas, cosa que Kenshiro puede hacer con un dedo, pero oye, tiene que usar la chatarra de las narices.

Este grindeo ad infinitum se extiende a otras partes del juego, por ejemplo, a otra de las novedades, los talismanes. Estos talismanes, basados en diferentes personajes del manga original, nos darán diferentes habilidades, como ganar más experiencia, rellenar la barra de las cicatrices de Kenshiro instantáneamente, o ser invencibles por un cierto tiempo, también los tienes que subir de nivel como el buggy, y es un tedio de tal tamaño, que yo pasé olímpicamente de ellos.

Bueno, al menos los sidequests será divertidos, como viene siendo habitual en las aventuras del rey de Kamurocho, pues si os gustan esos, sorpresa, los vais a encontrar tal cuales en este: ¿la del fulano que se va sin pagar del restaurante? aquí está, ¿ayudar a la niña con sus tonterías? hecho, ¿conseguir un gritón de dinero para nada? obviamente, quizás una de las novedades más destacables es el de nuestro héroe haciendo hamburguesas a tortas y con un lanzallamas.

En cuanto a los minijuegos ya típicos de la saga, con el añadido grindeo obligado de este juego, el cual es de tal nivel, que hasta tienes que encontrar las máquinas para el arcade. Las novedades vienen por parte de Kenshiro bateando motos con una viga, dejando bien claro que no anda falto de testosterona, Kenshiro, el quiropráctico bailón, o Kenshiro, el barman enrollao, los cuales no están mal, pero en un mundo en el que tu vida vale menos que un vaso de agua del grifo, todo esto queda un poco raro.

¡Atatatatatatatatatata….bah!

Cuando presentaron el juego, no tenía del todo claro cómo narices iban a encajar la temática apocalíptica y desoladora del manga con la vida nocturna de Kamurocho y sus habitantes. Kenshiro camarero ya disparó mis alarmas, pero oye, uno siempre se puede equivocar, pero esta vez no.

El problema de Fist Of The North Star: Lost Paradise no son las coñas dentro de un universo que no tiene tiempo para las susodichas, su principal problema es que para hacer casi cualquier cosa tienes que invertir horas y más horas, y lo que es peor, esa inversión no es ni divertida. Si eres un fan, como servidor, del material original, no deja de ser un experimento curioso; si eres un fan de la saga principal, como el que suscribe estas líneas, tómatelo con una expansión o algo similar, y ante todo, mucha calma, you are already sleeping.

Fist Of The North Star: Lost Paradise ya está disponible en PS4.