A pesar de que las aventuras gráficas no tienen la popularidad que tenían hace tiempo, lo cierto es que gracias a los estudios independientes los aficionados tienen a su alcance multitud de ellas. Y aunque la Edad de Oro de este género ya terminó, sigue habiendo propuestas realmente interesantes.

Desde Application Systems Heidelberg llevan varios años editando varias aventuras gráficas variadas y con propuestas muy interesantes. Su última apuesta dentro de este género ha sido Growbot, un título desarrollado por el pequeño estudio Wabisabi Play que nos mete de lleno en un mundo pleno de acertijos y puzzles lógicos con un estilo artístico muy llamativo.

Tanto, que aquellos aficionados que lleven un tiempo siguiendo las aventuras gráficas reconocerán de un vistazo sus influencias. Machinarium, Samorost o el clásico LOOM son algunas de las obras en las que Wabisabi Play se ha inspirado para dar vida a Growbot. Un relato en el que encarnamos a un pequeño robot que debe salvar a sus compañeros del misterioso ataque que ha sacudido su estación espacial.

Growbot es un título sencillo que huye de los alardes y se esfuerza en crear una experiencia de juego accesible, pero con suficiente enjundia para que los veteranos del género puedan disfrutar. A continuación, procedemos a analizar en detalle todas las características de Growbot.

Apartado técnico

Nos encontramos ante un título que gráficamente no es ambicioso pero que cuenta con un apartado visual muy cuidado y llamativo. Inspirado en la obra de la ilustradora Lisa Evans, Growbot recrea su mundo onírico con una gran precisión y detalle, tanto que en ocasiones nos podemos preguntar si no estamos ante un cuento interactivo con bellos dibujos.

Fiel al estilo de Evans, Growbot recrea un mundo en el que se dan la mano los elementos florales y vegetales con otros que a priori deberían ser completamente opuestos como todos aquellos relacionados con el espacio. Una combinación interesante a la que se suman los componentes robóticos de los pequeños protagonistas que dan vida a esta historia.

Como hemos señalado, en Growbot encontramos influencias de otros juegos, en especial a los de Amanita Design. Machinarium es quizá una de las referencias más destacadas, no solo por su protagonista robótico, sino también porque ambas comparten un enfoque centrado en los puzzles lógicos más que en los narrativos.

Pero volviendo a las cuestiones visuales y técnicas, lo que sí podemos afirmar es que Growbot es un juego de una gran belleza. Las animaciones están muy bien realizadas y los personajes desprenden una gran ternura y originalidad. Todo ello con un cierto toque de cuento infantil que encaja con la estética y el mundo creado por Lisa Evans.

Dada la sencillez gráfica de Growbot, nos encontramos ante un título que no ofrece problemas de rendimiento. De hecho, cuenta con unos requisitos mínimos bastante humildes, por lo que casi cualquier usuario de PC podrá disfrutar de este título. Tampoco hemos encontrado bugs u otros problemas similares a lo largo de nuestras sesiones de juego.

Jugabilidad

Growbot cuenta con una jugabilidad clásica dentro del género de las aventuras gráficas. Nos encontramos ante un título point-n-click en el que todo el juego se controla exclusivamente a golpe de ratón. De hecho, la interfaz es extremadamente sencilla y para interactuar con el entorno únicamente tendremos que utilizar el clic izquierdo del mismo.

Mientras encarnamos a nuestro pequeño robot, recorreremos diversos escenarios ricamente dibujados en los que tendremos que recoger objetos para resolver los acertijos. A nuestra disposición tendremos dos inventarios distintos, uno para objetos temporales y otro para objetos “permanentes” que serán necesarios a lo largo de toda la aventura.

A lo largo de esta aventura tendremos que resolver todo tipo de puzzles de corte lógico. Uno de los elementos más originales de Growbot son sus acertijos musicales inspirados en el clásico de LucasArts LOOM. Para resolverlos tendremos que afinar nuestro oído para lograr melodías concretas, aunque nunca serán demasiado complejas.

De hecho, Growbot es un videojuego bastante sencillo al igual que sus puzzles. Salvo aquellos relacionados con la música, el resto son de tipo lógico y con una dificultad baja. Resolverlos no debería suponer un gran esfuerzo y además, la mayoría de ellos pueden llegar a solucionarse mediante ensayo y error lo que hace que sea muy difícil quedarse atascado en esta aventura. Todo esto nos facilita que estemos ante un juego que fácilmente podremos completar en unas 4 horas

A continuación os mostramos un pequeño vídeo con los primeros compases de Growbot en los que puede apreciarse la jugabilidad que ofrece este título.

Apartado sonoro

Al igual que el apartado visual, la música ha sido un elemento muy cuidado en Growbot. Las pistas musicales creadas por Jessica Fichot encajan a la perfección con los dibujos de Lisa Evans y contribuyen a crear en nuestra mente ese mundo mágico propio de un cuento. Por tanto, nos encontramos ante una banda sonora de bastante calidad, que si bien no resulta demasiado variada nunca llega a hacerse pesada. 

En lo que se refiere al resto de elementos sonoros, estos también tienen una alta calidad y nos ayudan a que la experiencia de juego resulte más amena. Growbot no está doblado a ningún idioma ya que los seres que lo protagonizan no hablan con palabras, pero sí está traducido al español.

Conclusión

Wabisabi Play ha realizado un buen trabajo a la hora de crear esta simpática aventura gráfica. Visualmente es un juego que desprende un carisma enorme y en general, ofrece una experiencia de juego muy satisfactoria. Quizá se le pueda reprochar su escasa dificultad lo que unido a su corta duración hace que podamos terminar Growbot muy rápido. En cualquier caso, las horas que ofrece esta aventura gráfica se disfrutan plenamente.

La trama no es gran cosa, pero como hemos mencionado, Growbot es prácticamente un cuento infantil interactivo, por lo que la historia que nos narra está a ese nivel. Si eres un jugador que no tiene problemas con estas cuestiones, este es un título entretenido y que está especialmente indicado para aquellos que buscan iniciarse en el mundillo de las aventuras gráficas o simplemente quieran disfrutar de un apartado artístico bastante único y reencontrarse con su niño interior.

Growbot ya disponible para PC.