Amplitude Studios lleva años desarrollando videojuegos de estrategia de una alta calidad. Una cualidad que pudimos apreciar desde su primer proyecto, Endless Space, que en 2012 supo cautivar a los jugadores con su propuesta 4X de ciencia ficción gracias a una jugabilidad sencilla y directa. Una característica que se ha convertido en toda una seña de identidad para este estudio junto a una cuidada puesta en escena y un trasfondo muy interesante.

Hasta la fecha, Amplitude Studios había centrado sus juegos en un mundo particular llamado “Endless” que se encuentra a medio camino entre la ciencia ficción y la fantasía. Sin embargo, con su nuevo videojuego, los franceses han optado por un enfoque realista para dar vida a Humankind. Un título que sigue la estela de todo un peso pesado como Civilization pero al que han impreso su propia personalidad. 

En este sentido, Humandkind es quizá el título de estrategia más ambicioso realizado por Amplitude Studios. Un juego con el que buscan llegar a un público mucho más amplio que con sus anteriores obras y con el que quizá también arrebatarle el trono a Civilization. Una meta complicada de lograr para la que han contado con el apoyo de SEGA, que adquirió este estudio en 2016. ¿Está Humankind a la altura de las expectativas? A esta pregunta intentaremos responder a lo largo del presente análisis.

Apartado técnico

Uno de los aspectos más atractivos de Humankind es su puesta en escena. Los tonos pastel y un diseño artístico realista, pero con cierto toque “cartoon” hace que estemos ante un título bastante original. Los escenarios tienen una gran belleza y un nivel de detalle muy bueno. Como hemos señalado al principio, es en este apartado en el que podemos encontrar más similitudes con Civilization, ya que ambos cuentan con una paleta de colores parecida.

Las animaciones, aunque sencillas, también están bien realizadas y ayudan a crear una experiencia de juego más satisfactoria. Hay multitud de interacciones, especialmente en los combates, que aportan más vida a Humankind y que hacen que estemos ante un título con más “vida” que otros competidores dentro del género 4X.  

A nivel más técnico, el rendimiento de Humankind es bueno y no hemos encontrado problemas que empañen el desempeño de las partidas. Tampoco hemos experimentado bugs ni otros errores, por lo que en ese sentido Amplitude Studios ha realizado un gran trabajo para ofrecernos a los jugadores una experiencia de juego pulida y satisfactoria. La IA funciona bien en general, aunque quizá podría haber estado más pulida y ser un poco más agresiva con el jugador, al menos en el nivel normal.

Jugabilidad

Amplitude Studios ha querido que la jugabilidad de Humankind sea lo más sencilla y directa posible sin comprometer la profundidad de un juego de estrategia 4X. Este tipo de títulos suele ser bastante abrumador, especialmente para los recién llegados, pero Humankind realiza un buen trabajo a la hora de presentar los rudimentos de su funcionamiento. 

El juego cuenta con una interfaz muy clara y sencilla en la que se muestran todos los elementos necesarios para controlar nuestro incipiente imperio. De hecho, en ocasiones resulta demasiado escueta quedando un poco ocultas algunas cuestiones que sí podría ser interesante que estuviesen más presentes en la pantalla. Obviando estas cuestiones, lo cierto es que Humankind es sencillo y el tutorial lo suficientemente completo para que nuestro primer contacto con el juego sea didáctico y nos meta de lleno en la acción. 

Como suele ocurrir en este tipo de juegos, nuestro objetivo será llevar a una incipiente civilización hasta su hegemonía imponiéndose al resto de pueblos. Para ello tendremos que controlar una serie de unidades y empezar a habitar los lugares que nos rodean. En Humankind comenzaremos nuestra aventura desde la Prehistoria, llevando a una pequeña serie de tribus en su búsqueda de un lugar al que llamar hogar. Cada una de estas culturas tiene sus propias unidades, edificios y características, por lo que es interesante escoger una que se adapte a nuestro estilo de juego.

Una de las particularidades de Humankind es que en nuestra búsqueda de un futuro para nuestro pueblo no podremos fundar una ciudad directamente. Primero tendremos que establecer un asentamiento que posteriormente desarrollaremos en una urbe cuando se den las circunstancias apropiadas para ello. 

Esto es importante, ya que nuestra civilización tendrá que expandirse con cabeza y planificación debido a que edificar ciudades en Humankind es un proceso costoso que puede llevar a nuestro imperio a la ruina. Los costes para mantener las urbes son elevados y se van incrementando de forma casi exponencial a medida que aumentamos el número de ciudades.

En este sentido, Amplitude Studios ha optado por un enfoque en el que el eje y motor de nuestra civilización son los asentamientos y las relaciones con el resto de los vecinos, que se encuentran en el escenario. La interfaz diplomática es bastante completa, aunque muy limpia y nos permite gestionar elementos como el vasallaje, los tratados de paz o intercambios comerciales.

Sin embargo, aunque la diplomacia es fundamental, más tarde o más temprano tendremos que ir a la guerra en Humankind. Eso sí, a diferencia de otros títulos similares aquí las civilizaciones nos han resultado un poco menos beligerantes. Uno de los motivos principales de esta cuestión es que guerrear en este título es complejo y caro.  

Otro punto relativamente único es que en Humankind podemos entrar en conflicto armado con nuestros vecinos sin entrar necesariamente en guerra. Para entrar en este estado, debe de haber una declaración formal y tendrá una serie de costes para nuestra civilización que van más allá de las pérdidas económicas o de nuestras unidades militares. El descontento de nuestra población también nos hará mella, por lo que tendremos que gestionar esta faceta con cuidado.

En cualquier caso, llegado el momento el conflicto armado llamará a nuestra puerta. Para defendernos tendremos que crear unidades militares que nos servirán para luchar. Otra característica de Humankind es que los combates se resuelven por turnos. Esto aporta una dimensión adicional a los conflictos bélicos al ser necesario tener en consideración elementos como la orografía del terreno o la disposición de nuestras tropas.

Evidentemente, la escala de estos conflictos es menor que la que ofrecen otros juegos de estrategia, pero ciertamente añade una capa más de profundidad a lo que podemos ver en la mayor parte de los títulos 4X que se encuentran en el mercado. Si no queremos resolver la batalla nosotros mismos, siempre tenemos la posibilidad de que el juego sea el que resuelva el resultado de forma automática en función de las estadísticas de las unidades implicadas en la contienda.  

En cualquier caso, y como hemos comentado, la faceta de la guerra en Humankind es uno de los elementos más complejos y tendremos que gestionarla con cuidado. El apoyo bélico de la población será fundamental y sin él, no podremos hacer avances relevantes en estos conflictos. Una cuestión que nos obligará a buscar un equilibrio entre la expansión militar, cultural y diplomática.

En lo que se refiere a la duración de las partidas, Humankind impone un número de turnos que puede hacerse bastante corto. Esto tiene la ventaja de que las sesiones no se eternizan, pero puede suponer un problema a aquellos que disfrutan de partidas muy largas en las que pueden recrearse y diseñar su estrategia a muy largo plazo. 

En cuanto a los modos de juego, por el momento Humankind solo ofrece un modo campaña de tipo sandbox en el que podemos definir el tamaño del mundo y las civilizaciones presentes en él. Esto no es necesariamente un problema, ya que el mayor atractivo de este tipo de juegos es precisamente esta modalidad, aunque no hubiese estado de más el tener algún modo de juego adicional para añadir más variedad a este título.

A continuación os dejamos con un pequeño gameplay en el que se pueden apreciar los primeros compases del juego:

Apartado sonoro

El apartado sonoro de Humankind es bueno, aunque no es especialmente memorable. Las pistas musicales están bien integradas y ayudan a que las sesiones de juego sean más llevaderas y entretenidas, aunque no hay ninguna que destaque especialmente o cobre protagonismo. Los efectos sonoros son correctos y al igual que la banda sonora contribuyen a crear una experiencia de juego más redonda. El juego tiene voces en inglés, aunque está traducido al español.

Conclusión

Humankind es un título bastante correcto que ofrece una experiencia de juego muy directa a cualquier tipo de usuario independientemente de su conocimiento del género de la estrategia y de los 4X. Amplitude Studios ha realizado un gran trabajo con este título, pero las sensaciones que nos evoca son que todavía queda mucho potencial por explotar.

Otras cuestiones pueden ser un poco más problemáticas de solucionar, como lo referente a la IA, que es cierto que en ocasiones puede resultar demasiado pasiva. En dificultades más elevadas, ciertamente es más agresiva y hacer “más trampas” pero queda lejos de lo que se puede ver en otros títulos de este género. 

En Humankind hay muy buenas ideas, como el desarrollo de las civilizaciones y el paso de una era histórica a otra, que evolucionan en función de nuestros avances como sociedad. Visualmente también es un juego muy atractivo y en general, es bastante intuitivo una vez comprendemos su funcionamiento. 

Si algo nos ha demostrado Amplitude Studios es el compromiso que tiene con sus creaciones. Humankind es un lienzo con multitud de esbozos y trazos que pueden completarse sin demasiados problemas para crear en última instancia una obra memorable. Quizá ahora puede que Humankind no explote todo su potencial pese a ser un título notable, pero con un poco de tiempo y dedicación, puede convertirse en uno de los referentes del género 4X.

Humankind ya disponible para PC.