Tengo un gran respeto por el equipo Yakuza de SEGA, un grupo que sin hacer concesiones a su filosofía de juego, consigue facturar títulos de una elevada calidad en un tiempo ínfimo. Sus finitos presupuestos les empuja a reutilizar contenido, una limitación a la que logran sobreponerse con ingenio. Ingenio materializado en narrativas densas, nuevas mecánicas que complementan lo existente, una dosis única de humor absurdo y un punto experimental que se pueden permitir al apoyarse en un sistema perfectamente engrasado.

Judgment se sustenta sobre los códigos y normas de la serie Yakuza, introduciendo novedades a nivel jugable y construyendo un nuevo orden en Kamurocho con unos personajes con una fantástica definición que aseguran que esta serie pueda crecer alejándose del cimiento sobre el que se ha moldeado. Una aventura que destaca por méritos propios entre lo mejor que ha salido a la venta este año.

Un nuevo comienzo en Kamurocho

Judgment se acerca al mundo de los bajos fondos japoneses desde una perspectiva más jurídica. Takayuki Yagami (Yagami o Tak para los amigos), es nuestro protagonista, un abogado reconvertido a detective que tiempo atrás logró que su defendido fuese declarado inocente en el inmovilista sistema jurídico japonés. Dicho logro le granjeó una gran reputación, pero meses después su antiguo defendido asesina a una persona en un crimen atroz, Yagami es incapaz defenderle y toca fondo, abandonando la práctica de la abogacía. 3 años después nuestro protagonista se asienta en Kamurocho con la oficina de detectives Yagami.

Este cambio en el perfil del protagonista, permite que sus relaciones con el resto de personajes se pueda desarrollar haciendo gala de una mayor cantidad de recursos y habilita que se introduzcan novedades en el mapa jugable clásico del universo Yakuza. Un detective que incluso justifica la propia existencia de las secundarias que aparecen en este Judgment.

Antes de entrar a matar, como seguramente han imaginado los profanos de estos juegos, no es necesario haber jugado a ningún Yakuza para disfrutar de Judgment. Nos seguimos moviendo por Kamurocho, sin embargo, no veremos deambulando por sus calles a ningún personaje de esa licencia. Judgment es una perfecta vía de entrada a este tipo de juegos, porque mantiene las sensaciones, pero llevándolo a un argumento -y todo lo que ello conlleva- que comienza de cero.

Judgment, al igual que sus hermanos, presenta una narrativa profunda. Son muchos los personajes que confluyen y dedica a tiempo a desarrollarlos de forma convincente, eso conlleva que hay muchas cinemáticas, pero vale la pena, porque el argumento es maduro, honesto con el jugador y tiene giros que mantienen el interés durante todo el juego. Para enlazar estas escenas de vídeo nos moveremos por un punto a otro de Kamurocho, un pequeño barrio de Tokio que alberga a la Yakuza. Lo realmente interesante, es que esta localización tiene un tamaño muy medido lo que nos permite ir de un punto a otro a gran velocidad, pero a través de un diseño que incluye entornos de varias alturas, atajos, callejuelas que conectan diversos puntos o múltiples tiendas que podemos visitar, hacen que Kamurocho se sienta con vida y con elementos para poder disfrutar de la ciudad a diferentes niveles.

Si queremos que Tak sea productivo podremos ir directamente a las misiones principales o podemos disfrutar de lo que Kamurocho tiene que ofrecer, algo a lo que os recomiendo encarecidamente dedicar tiempo. Lo bueno es que el propio desarrollo principal ya nos desvela algunas de estas opciones, nos destapa las posibilidades que hay en el lugar. Tenemos salas de juego con diferentes juegos de azar (Póker, Blackjack), los Clubs de SEGA, lugares con máquinas recreativas de la empresa. Destaco Kamuro of the Dead, un House of the Dead creado para la ocasión con cinco niveles al que os recomiendo echar unas monedas. También está Virtua Fighter V, Fighting Vipers, Puyo Puyo, Motor Raid, que es una especie de Road Rash futurista o podemos gastar unas monedas en tirar unos dardos o intentar coger algún muñeco. Entre otras opciones de ocio, porque Kamurocho sabe entretener.

No es lo único que nos desvía del camino, porque cada cierto tiempo tendremos combates aleatorios con la chusma de Kamurocho. Malotes que intentarán tumbarnos y que tendremos que derrotar como si se tratase de un Beat em up. Hay vida, variedad y fuentes de procrastinación en este mundo. Las misiones principales introducen las mayoría de mecánicas que veremos en el juego y tienen un desarrollo bien ponderado. La gente del estudio Yakuza ha logrado un equilibrio muy bueno entre los elementos que confeccionan su fórmula jugable, pero recordad que tiene mucho de aventura y una historia-guion con cierta complejidad, por lo que se toma el tiempo necesario para abrir y cerrar sus tramas con solvencia. Esperad momentos con dinamismo y otros más sosegados.

No estamos ante un protagonista cualquiera, Yagami se intenta ganar la vida de detective y por su pasado como abogado y su ocupación actual, se despliegan mecánicas que se vinculan directamente con sus habilidades.

Jugando a ser detectives

No voy a entrar en detalles de la trama más allá de la pequeña pincelada que he dado en la parte superior y aunque la sinopsis oficial navega algo más en su puesta en escena, yo voy a ser menos explícito. Lo importante es que manejamos a un personaje de método, y ¿cuál es la mejor forma de averiguar algo? Preguntando. Se ha introducido un pequeño sistema de elecciones que no tiene una implicación en la deriva de la trama, pero preguntando al elegir la respuesta correcta en el orden que se estima más lógico, obtendremos puntos de experiencia. Si fallamos, perderemos la oportunidad de ganar esos puntos.

Preguntamos, obtenemos información y utilizamos esa información, ¿cómo? Investigando el lugar de los hechos. El juego nos permite rastrear ciertos escenarios como si se tratase de una aventura gráfica. Se trata de entornos limitados y medidos, y el sistema es muy sencillo, pero es lógico con el personaje. Tendremos que rastrear el escenario hasta encontrar lo que se nos pide, ah y un gato, porque los gatos siempre han gustado mucho a la gente del equipo Yakuza. A través de una vista en primera persona podemos visualizar el entorno en busca de pistas. Pistas que nos permitirán avanzar en nuestras pesquisas. El sistema de búsqueda como digo es sencillo, aunque alguna cosilla se puede tardar más tiempo de la cuenta en ver y otras son excesivamente primarias.

La información obtenida se puede consultar desde el móvil de Tak. Podremos revisar los informes, las pistas que contienen o los personajes involucrados. A veces aglutinará lo que hemos ido avanzando y otras veces puede ser buena idea echar un ojo a lo que tenemos para saber donde tenemos que ir. No es complicado, pero añade un puntito de variedad y de versatilidad, porque no nos mandarán directamente de un punto a otro, nosotros también tendremos que poner de nuestra parte. Esto también sirve en las conversaciones, además de elegir una respuesta, también podremos incriminar a una persona o justificar nuestra hipótesis mostrando la pista que nos favorece entre una serie de opciones. El juego no penaliza si enseñamos una pista incorrecta más allá de dejarnos un poco mal, pero tiene su sentido que la partida no termine y nos pida volver a intentarlo, y eso es algo que justificare con otro punto a su debido tiempo.


Un detective no es nada si no es capaz de seguir a un objetivo. En Judgment tenemos seguimientos de personas. Se trata de secuencias en las que tendremos que seguir a un blanco hasta un punto marcado. Tendremos que mantener la distancia, escondernos en determinados lugares (marcados) para pasar desapercibidos cuando el personaje se gire si cree que le están siguiendo y no podremos alejarnos demasiado porque perderemos el objetivo de vista. A veces el posible criminal, lease objetivo de cualquier naturaleza, puede escaparse, pues habrá que ir a por él. Y esto introduce otra novedad, las persecuciones. Secuencias semiautomatizadas en las que evitaremos que Tak se tropiece y pulsaremos secuencias concretas de botones para pasar entre la gente o superar un obstáculo rápidamente. Muy rápidas y sencillas.

Las labores de vigilancia también nos puede llevar a utilizar otros métodos, porque ante todo, aunque pobres, Yagami es un tío moderno. Para investigar en determinadas secuencias utilizaremos el dron. Otra cosita nueva que tiene un buen control y que aunque se utiliza de forma muy marcada y cercada en las misiones, también podremos utilizarlo de forma libre por Kamurocho, mejorarlo e incluso participar en carreras de drones. Añadid que podremos allanar utilizando ganzúas o alambres. Dinámicas sencillas que funcionan bien. Y después de un día cansado, a dormir al despacho. Como buen detective, la oficina de Tak es un punto de reunión que debe visitarse.

Yagami, el amigo de Kamurocho

Un detective de método, de los que siempre funcionan y llevan ganándonos años desde la existencia de las primeras películas de cine negro. El hilo principal se lleva una luz muy concreta, pero en estos juegos las misiones secundarias siempre son de obligado cumplimiento, porque esconden joyas y momentos absurdos que no deben perderse de vista.

Para poder realizar este contenido podremos aceptar misiones desde el bufete de abogados en el que trabajaba Yagami que siempre pueden tener algo para nosotros y también consultando el corcho que tiene este hombre en la oficina. Es decir, que muchas de estas secundarias son encargos que realizan nuestros clientes ante una necesidad. Esto justifica su propia existencia, le da un fondo y una forma a las misiones que antes no tenía. Tenemos misiones con buena factura, otras más pasajeras y olvidables, y algunas con momentos muy locos, quizá son menos disparatadas que en Yakuza, pero no os preocupéis que también las tendréis en Judgment.

Manejamos a un protagonista que es la típica persona que cae bien a todo el mundo y eso le permite hacer amigos con facilidad. Esta es otra de las novedades de Judgment, un sistema de “amistad”. Nos encontraremos con muchos personajes en Kamurocho con lo que podremos establecer una especie de amistad. En algunos casos simplemente son los dependientes de una tienda y bastará con comprar para subir una barra que marca la relación que tenemos con ellos. Otros bastará con hablar con ellos en diferentes ocasiones para desarrollar un pequeña historia y otros nos obligarán a completar misiones. Es otra manera de presentar las sub-stories de Yakuza y no molesta completar este contenido, porque siempre nos pilla de paso por otro cometido de mayor peso.

También tiene su punto porque a algunos de estos amigos los veremos por la calle paseando, nos saludarán o incluso alguno puede ayudarnos o aparecer más tarde en otra historia. Ah, y también nos ayudan con las técnicas especiales EX. Si realizamos una de estas técnicas en una localización donde se encuentra uno de estos amigos, realizaremos un ataque de gran poder y muy, muy visual. También pueden desbloquear contenido como QuickStarter, un KickStarter dentro de Judgment con proyectos a apoyar.

Tan ocupado, pero incluso puede sacar tiempo para el amor. Sea de la forma que sea, (mediante amigos, secundarias, etc), conoceremos a chicas con las que tendremos citas. Podremos ir a diferentes sitios, vivir alguna aventura y si la cosa va bien, nos confesará su amor. 4 serán las chicas que podremos conocer, y aunque es contenido limitado, hay conversaciones graciosas, momentos kawaii y buenas situaciones. Uno de esos puntos experimentales, como los amigos, que se pueden permitir y que funcionan.

Aventura de unas 40 horas completando la historia principal y una parte gruesa del material secundario, pero si sois completitas os podéis ir a las 80 horas.

Ya sé Kung-Fu

Una de las formas de entenderse con la gente que tiene Tak es a base de calentarles un poco el morro. El combate es importante, porque repartiremos justicia a lo largo y ancho del juego. El sistema es flexible, dinámico y con buenos enlaces entre las opciones. Partimos de la existencia de dos tipos de estilo. Una opción nos permitirá realizar golpes rápidos con aperturas amplias y golpes menos centrados. Ideal para combatir contra grupos. El otro estilo, se centra en ejecutar golpes de mayor contundencia, más centrados y con un alcance más limitado. Perfecto contra enemigos de gran poder. Tenemos combos basados en combinaciones de golpe flojo y fuerte, además de introducir variables de timing. Podremos coger a los enemigos, utilizar objetos del escenario y realizar golpes saltando desde una pared. Un recurso nuevo, muy intuitivo de realizar y que ofrece un rango amplio de posibilidades. Y terminamos con las técnicas EX. Al completar una porción de una barra especial, Yagami podrá utilizar una de estas técnicas con prácticamente todos los elementos que confeccionan el combate o también podemos emplear esta energía en activar el modo EX. En este modo, Tak será más contundente y no se verá prácticamente afectado por los golpes del enemigo. Un modo para pasar a la ofensiva.

El detective no sería nada sin una evolución. Al completar misiones, derrotar enemigos o cumplir con objetivos concretos, seremos recompensados con puntos de experiencia. Puntos que nos servirán para desbloquear habilidades activas y pasivas. Las pasivas son muy numerosas y cubren aspectos que posiblemente de inicio os pasarían desapercibidos.

El sistema de combate puede ser el mejor de estos juegos por ritmo. Se consiguen coreografías de gran factura y es lo suficientemente profundo para que requiera tiempo dominarlo con solvencia.

Interferencias en la fórmula

Estamos ante una serie de juegos que no buscan satisfacer al gran público. No es una fórmula arcade la que ejecuta Jugdment, sino una aventura con elementos de progresión y acción. Podría pasar por Action-RPG. Y por supuesto, no es perfecto, aunque fallos como tal no tenga en exceso.

El sistema de búsqueda podría haber ganado en cuerpo para ser más complejo. Misma queja para las persecuciones. Aunque su mayor defecto es el exceso, cuando se hacen una serie de misiones y este contenido aparece de forma seguida puede resultar reiterativo, porque además no presentan margen para evolucionar. Y seguimos en la misma línea, con la presentación de las pruebas que más allá de hacerlo bien, no se penaliza el fallo. Y esto tiene su sentido, algo que he dicho que iba a justificar. Judgment da preferencia a la diversión. Y no tiene sentido que la partida nos mande a la pantalla de Game Over para volver a intentarlo y seleccionar otra respuesta porque la solución es siempre la misma. Por ello nos permite directamente continuar. Algo que también ocurre en los seguimientos con momentos en los nos podemos acercar en exceso al objetivo y no penalizarnos en exceso. Pues lo mismo, no tiene sentido que castigue con contundencia si el propio sistema tiene sus limitaciones. No nos hace cómplices de un mal diseño jugable, algo que podría apuntarse la mayoría de juegos.

Los combates son fáciles de ganar y los enemigos muy tontitos. Se le podría haber dado una vuelta a eso. Incluso en difícil es asequible, aunque en Legendario cambia el asunto. Y se termina con lo dicho de la continuidad del contenido que puede generar reiteración. No habría estado de más añadir una localización extra a Kamurocho que ya la conocemos de sobra.

Ahora nos entendemos

Desde Yakuza 2 para PS2 todos estos juegos nos han llegado en inglés, hasta ahora. Judgment nos llega con subtítulos en español y voces en inglés y en japonés. Las voces en inglés están trabajadas, pero en japonés es otro nivel y se nota como se ha desarrollado el contenido con los actores para lograr esa comunión entre jugador y personajes. Añadir que los subtítulos están muy bien adaptados, aunque tenga algún errorcillo de bulto, y mola como encajan ciertas adaptaciones. Como en otros juegos de la serie, solo el contenido principal y secundario concreto aparece doblado, el resto es texto.

Buen sonido, algunas canciones bien facturadas y sobre todo, y vuelvo a ello, un doblaje en japonés espectacular.

Técnicamente, lo más punible son algunas animaciones que se han quedado atrás. El resto luce muy bien, sobre todo los modelados faciales de los personajes principales y no solo en las escenas de vídeo, también en juego. Igualmente destacar lo bien que quedan algunas peleas con el destrozo que hacemos en el mobiliario, muy de película de artes marciales oriental. La gestión de las cargas ha mejorado (los combates entran de forma fluida sin esperas), pero siguen apareciendo más de lo que deberían.

Pruebas de la defensa

La defensa, en virtud de defender al acusado, presenta varias pruebas en forma de gameplays para justificar el texto aquí presentado.

Inicio del juego. No deja de ser un tutorial encubierto donde empezamos a ver algunas de las novedades del juego:

 

 

Persecuciones. Me he servido de una misión secundaria para mostraros las persecuciones:

 

 

Seguimiento. En algunas ocasiones tendremos que seguir a determinadas personas para desentrañar un caso. Mecánicas de seguimiento:

 

 

Dron. Espiar no mola si nos gusta ver la TV en pelotas, pero a veces es necesario. Manejo de dron en Judgment:

 

 

Combate. Nos medimos a unos de los líderes de la banda Keihin, unos camorreros que quieren que les calentemos un poquito:

 

 

El dinamitero. Secundaria con contenido y desarrollo:

 

 

Visto para sentencia, mi señoría

Judgment es una rareza, un juego inesperado que logra sobresalir en el catálogo de PS4 con una propuesta continuista con lo ofrecido por sus hermanos Yakuzas, pero que ha sabido seguir su propio camino.

Tenemos a un protagonista y a unos secundarios tratados con cariño, y que incluso saben reírse de sí mismos con el contenido disparatado. Las nuevas mecánicas nos meten en el papel de detective y es que además, la propia existencia de contenido secundario se justifica en el producto. Muy interesante como en este contenido secundario en determinadas ocasiones tendremos que hacer uso de la información recabada y de nuestro conocimiento de la ciudad para dar el siguiente paso sin ser guiados hasta el mismo.

El sistema de combate tiene muchos puntos de acción y logra bellas coreografías. Falla en la diseminación de parte del contenido (puede hacerse repetitivo), en la dificultad, aunque se disuelve con la dificultad Legendaria, y en el ajuste de parte de sus mecánicas. En el resto destaca y ofrece una trama con un desarrollo brutal, la parte final y los propios créditos son inolvidables. Cierto es que Kamurocho sabe un poco a quemado, pero es divertido, muy divertido y además con subtítulos en castellano. De lo mejor del año y no exagero.

Judgment ya a la venta en PS4.