Hace años contábamos con controles de movimiento cutres, accesorios que el Angry Nintendo Nerd se ha encargado de diseccionar a lo largo de sus programas. Nintendo fue la primera en romper la barrera con Wii, inicialmente lejos del control 1:1 prometido, pero diferente al fin y al cabo.

Microsoft recogió el testigo con Kinect, un producto errático en su propuesta, ya que los juegos orientados a los jugadores clásicos han decepcionado (y los próximos no convencen en absoluto), al final parece que el aparato está destinado a salir de la caja cuando tengamos visita. Kung-Fu High Impact es otro de esos títulos que se queda a medio camino. Vamos a ver si vale la pena hacerse con él.

Dar cera, pulir cera…

Apartado técnico

No esperéis un referente técnico; ni lo necesita, ni lo pretende. El desarrollo es bastante sencillo, cada nivel se compone de un escenario en el que tendremos que aguantar oleadas de enemigos. Una vez superadas pasaremos al siguiente nivel, como nexo de unión aparecerán escenas de cómic que contarán una simpática historia. De forma previa a estas secuencias se nos pedirá la realización de diversas posturas, Kinect sacará una instantánea de cada una de ellas y posteriormente se añadirán a la película.

Es graciosete vernos en la pantalla mientras se va desarrollando la trama, pero Kinect capta la imagen con poca resolución y luz, lo que rompe un poco con el resto de objetos del decorado. Los escenarios en los que tiene lugar la acción (hasta 14) tienen un tamaño limitado, ya que por cuestiones de guión tenemos que desplazarnos por el mismo para acabar con nuestros contrarios. Entornos pequeños, diseñados siguiendo la línea de humor del producto y ambientados en todo tipo de lugares.

Las animaciones de los enemigos son bastante simples, toscas, pero funcionales. Una excusa bien orquestada para no desligarse de la casposidad de nuestro movimiento. Tened en cuenta que en el juego nosotros somos el protagonista, no un avatar que seleccionamos y su movimiento es bastante limitado. Colorista y muy happy.

Jugabilidad

Como ya he comentado en el apartado anterior, la dinámica es la siguiente: derrotar a hordas de enemigos en escenarios limitados. Estos enemigos contarán con diversos patrones de ataque que pondrán en evidencia nuestras carencias para defendernos o atacar con presteza. A nuestro favor contamos con tutoriales y momentos de prueba para poner en práctica lo aprendido.

La base somos nosotros mismos y nuestra coordinación. Para defendernos podemos subir un brazo y bloquear ataques superiores, para los inferiores servirá con subir ligeramente la pierna. Por supuesto se admite una defensa integral al poner en uso ambos bloqueos de forma simultánea. Para golpear bastará con soltar puñetazos o patadas al aire, evidentemente al dar dos puñetazos seguidos (o más) comenzaremos un combo. La gracia está en dosificar ataque y defensa (como el alcohol, si te pasas…). No bastará con atacar de forma indiscriminada, sino en hacerlo siempre que podamos sin descuidar la defensa. La barra de vitalidad será testigo directo de vuestra habilidad.

Añadir que contamos con la capacidad de realizar saltos, movimientos especiales y diversos ataques que infringirán mayor dolor a nuestros oponentes (variados y con diferentes patrones de ataque). La sombra del apartado aparece por la reiteración de la propuesta, las limitaciones de Kinect para captar el movimiento y lo corto que es el juego.

Sonido

Es bastante irónico que un producto con el presupuesto de este Kung-Fu High Impact esté doblado a nuestro idioma, cuando otros que provienen de grandes editoras vienen en perfecto inglés y con subtítulos mal adaptados en la mayoría de los casos. Las escenas de cómic se encuentran narradas en castellano por una voz que los aficionados reconocerán de otros productos. Dichas escenas se acompañan de un texto (como si fuera una viñeta) en inglés, aunque el narrador pone voz a esos textos se habría agradecido una traducción de ellos.

Efectos de sonido graciosos, cómicos, aunque poco numerosos. La BSO simplemente ambienta, pero suponiendo que un producto de este tipo va a disfrutarse con más usuarios y va a pasar desapercibida se puede perdonar el nivel de las composiciones.

Conclusión

Kung-Fu High Impact es uno de esos productos divertidos y recetados para disfrutar en compañía de más personas. Aunque no admite dos jugadores simultáneos, el título es lo suficientemente rápido para evitarse aglomeraciones o colas para jugar. Además, por su propia dinámica, el gameplay desgasta lo suficiente como para necesitar pequeños intervalos de descanso, perfectos para que otro jugador tome el testigo.

El problema de Kung-Fu High Impact no se encuentra en los fallos de reconocimiento del movimiento (existen), en la limitación de la propuesta, no, el error está en el precio. Un juego de este tipo (más cercano a descarga digital que a producto físico) debería haber aparecido a un precio ligeramente inferior (30€). Con todo si buscáis algo para ambientar reuniones con colegas, se recomienda el producto. Sin embargo, si pensáis adquirirlo para disfrutar en solitario del mismo, creo que es corto y no se disfruta como debiera.

Puntuación: 6

Kung-Fu High Impact ya a la venta para Xbox 360 Kinect por 49,95€.