Debo confesar que llevo años poniendo “Don’t Stop Me Now” de Queen antes de entrar a una reunión de trabajo cuando a servidor le toca presentar los avances de su investigación. No es algo arbitrario y es que Queen siempre ha sido unos de mis referentes en el mundo del rock. Una de las bandas más carismáticas de la historia que sigue al pie del cañón y con una salud envidiable.

El estreno de Bohemian Rhapsody les ha descubierto a una nueva generación, aunque también podría decirse que la película simplemente reveló a muchos como era la banda en esos años detrás de bambalinas. Con todo hablar de Queen es hablar de rock alegre, de estadio, del que se intenta cantar y del que llena con energía cualquier estancia. No extraña por tanto que Voxler y Koch Media hayan pensado en los británicos para centrar una entrega de Let’s Sing en sus legendarias canciones. Una apuesta segura que hará las delicias de los fans del karaoke y es perfecta para reuniones en casa (aunque también podéis batiros contra otros usuarios en su modo online).

Let’s Play

La serie Let’s Sing lleva unos años siendo el referente de los títulos de karaoke para consola ofreciendo canciones populares actuales, hits que lo petan ahora para entendernos, con clásicos de siempre. Le mecánica de juego también se mantiene prácticamente inalterada. La canción elegida se reproduce con su videoclip, aparecen las letras del karaoke y una barras que a través de su altura indican a los jugadores el tono que debe realizarse para clavar en este caso al inimitable Freddie Mercury. Cuanto más nos acerquemos a esas barras, mejor será el tono conseguido y por tanto mayor será la puntuación obtenida. Por supuesto, también hay que tener cierto ritmo para mantenernos dentro de las métricas de la pista y adecuarnos mejor al tono representado con las barras ya mencionadas.

Obtener mejor puntuación tiene premio -más allá de hundir a nuestros rivales- con una progresión suave que nos permite desbloquear simpáticos avatares que en el caso que nos ocupa imaginad a quien se parecen. Creo que os va a quedar bien el bigote.

Y ahora viene lo importante, ¿cómo cantamos? Las opciones son amplias no os vayáis a creer. Podemos utilizar micrófonos que se conecten a los puertos USB de la consola, podéis desempolvar los micrófonos de SingStar por ejemplo, también podéis utilizar los micros que vienen en muchos auriculares conectando el auricular al mini-jack del mando o usar el teléfono móvil. Para esto bastará con descargar la app de Let’s Sing Mic y al utilizar la misma red con el móvil y la consola lograremos sincronizar juego y micrófono del teléfono (muy sencillo). Todas las opciones funcionan muy bien, incluso utilizando el teléfono que a buen seguro es la opción más extendida hoy en día.

Detalle de uso de micrófonos/teléfonos por sistema. PS4: elige entre un máximo de 4 teléfonos móviles o una combinación de 2 micrófonos USB + 2 auriculares o 2 micros USB + 2 micros SingStar. Xbox One o Switch: elige entre un máximo de 4 teléfonos móviles, 2 micros USB y 1 auricular.

I Want It All

30 son las canciones de la banda británica que os acompañarán en este Let’s Sing. Se incluyen todos los grandes éxitos y temas que a no ser que seáis fans de la banda puede que descubráis en este juego. Aquí la lista completa:

Un juego de karaoke no tiene mucho misterio en sus mecánicas y reparte sus bondades entre la lista de canciones incluida, en este caso no hay tacha, y sus modos de juego que pueden dar variedad a su fórmula. En Let’s Sing Queen nos encontramos con 6 modos de juego. Vamos con ellos:

Classic: el modo que lleva desde el inicio en la saga de Voxler. Seleccionas la canción entre las 30 disponibles en total y la disfrutas, sin más. Modo para jugar en solitario o en compañía de hasta 4 personas en total.

Feat: un cooperativo. En este modo podemos cantar las canciones en pareja y la puntuación será conjunta. “Under Pressure” pide este modo.

Let’s Party: perfecto para reuniones en casa, aunque también puede jugarse en solitario. En este modo podemos hacer dos equipos de un máximo de 4 jugadores cada uno con un único micrófono. Muy divertido el ir pasando de equipo a equipo. En solitario se mantiene la estructura, pero contra una IA.

Jukebox: recuéstate y disfruta de una lista de canciones para tu próxima sesión de improvisación en un modo sin interfaz.

Mixtape: uno de los mejores modos y que permite alargar la vida del juego. En Mixtape podemos mezclar hasta cinco canciones de Queen para crear un popurrí. Es posible crear vuestra propia “Mixtape” o usar cualquiera de las predefinidas. Para hasta 4 jugadores.

World Contest: si os gusta La Voz, este modo es para vosotros. Batallas 1 contra 1 online. Se busca superar la puntuación del contrario para ascender en el ranking mundial.

A Kind of Magic

Un juego de karaoke con canciones de Queen, creo que sabéis lo que esto supone. Las entonaciones están adaptadas para evitar que sea excesivamente complicado lograr el tono para que podamos sumar puntos. Otro asunto es hacerlo perfecto, pero es disfrutable y el juego no penaliza con mucha fuerza, por lo que aunque seáis malos cantantes como yo, vais a sumar puntos, aunque aquí lo importante es ganar a vuestros amigos (Ja). Eso sí, me habría gustado que la tonadilla del menú principal fuese dinámica y que no sonase siempre la misma, porque es algo que puede llegar a saturar.

Don’t Stop Me Now

Con Let’s Sing Queen tenéis un buen candidato para llenar las reuniones caseras gracias a los 30 temas incluidos y el juego, nunca mejor dicho, que dan los diferentes modos incluidos. Incluso disponéis de una modalidad online que puede llegar a picar tanto como competir contra vuestros amigos o familiares.

Por supuesto, totalmente recomendado para los fans de Queen que quieran emular a Freddie y aquellos que lo sean menos pueden descubrir temas que han sido menos radiados con lo incluido aquí. Además, no hace falta tener micrófonos, porque se puede utilizar el teléfono móvil.

Let’s Sing Queen disponible en PS4, One y Switch. Compatibles con PS5 y Xbox Series.