La llegada de Little Nightmares en 2017 vino a ocupar el espacio que en su momento había dejado el sobresaliente Limbo en 2010. La obra de Tarsier Studios emulaba en muchos conceptos a Playdead al meternos en la piel de un joven infante que debía escapar del mundo de pesadilla en el que estaba
atrapado.

Litte Nightmares dejaba atrás el desasosiego monocromático utilizado por Limbo para centrarse en una puesta de escena más efectista y directa. Y el resultado fue notable, ya que supo cautivar público y prensa con una ambientación de pesadilla gracias a su peculiar estilo artístico.

Dado la excelente recepción de la primera parte, no ha resultado nada extraño que Tarsier Studios haya optado por crear Little Nightmares II. Un juego que nuevamente nos devuelve a ese mundo deforme y sucio en el que de alguna manera nos sumergimos en nuestros temores de mano de sus jóvenes protagonistas. Todo ello con una jugabilidad más reforzada y puliendo las aristas de esa primera entrega.

Apartado técnico

Como hemos señalado, la puesta en escena es una de las mayores virtudes de Little Nightmares II. Los diferentes escenarios que podemos recorrer han sido magistralmente diseñados para crear una atmósfera inquietante, que nos hace estar pendientes de cada rincón que nos rodea en busca de posibles amenazas, ya sean reales o imaginarias.

Esto es algo que resulta complejo de conseguir, pero en Tarsier Studios han dado con la tecla una vez más para conseguir dejarnos intranquilos e inquietos, como si fuésemos nosotros mismos los que estuviésemos encerrados en ese mundo. A pesar de que pueda resultar contradictorio, hay belleza inquietante y siniestra en la fealdad del universo creado para Little Nightmares II.

Aunque a nivel visual es un título atractivo, hay algunas pequeñas pegas en su puesta en escena. En este sentido, las animaciones están por debajo de lo que podríamos esperar. Por ejemplo, aunque es posible dar la mano a nuestro acompañante en Little Nightmares II, es algo que no se aprecia correctamente o incluso en ocasiones no se muestra visualmente dicha acción, aunque se esté realizando. No es algo que sea determinante, pero empaña un poco el resultado final.

A nivel técnico, Little Nightmares II se comporta bastante bien. Los requisitos no son demasiado elevados y casi cualquier usuario podrá disfrutar de este título. No obstante, hay momentos muy puntuales en los que hemos tenido alguna ralentización inexplicable y que se ha producido en situaciones muy concretas en las que muchas animaciones tenían lugar al mismo tiempo. Más allá de esta situación puntual, estamos ante un título con un desempeño ejemplar.

Jugabilidad

En Little Nightmares II nuestro objetivo seguirá siendo el de intentar escapar de los peligros que ponen en riesgo la existencia de nuestro joven protagonista. Para ello tendremos que correr, saltar, deslizarnos por el suelo e incluso pelear llegado el momento. Todo ello mientras resolvemos diversos puzles para poder progresar en la búsqueda de nuestra salvación.

En general, no estamos ante un título que sea complejo ni difícil. Los tiempos de reacción que pide Little Nightmares II no son demasiado exigentes y una vez que comprendemos lo que hay que hacer, no nos costará demasiado continuar hasta el siguiente desafío. Quizá la única excepción a este planteamiento la encontramos en la recta final del juego, que tiene un corte más onírico y enrevesado, pero en ningún caso supondrá un verdadero escollo que nos impida acabar la aventura.

Como podéis ver, el planteamiento es sencillo y, además, Little Nightmares II cuenta con un tutorial bastante acertado para que nos hagamos con su funcionamiento desde el primer momento. Eso sí, los controles no responden como deberían en determinadas ocasiones. Una situación que nos ha ocurrido sobre todo cuando teníamos que escalar alguna superficie, quedándose nuestro avatar “enganchado” o no moviéndose en la dirección adecuada.

En cuanto a los puzles y acertijos, en general no son demasiado complicados. La mayor parte de ellos consistirá en conseguir algún objeto, normalmente una llave, o desbloquear algún acceso. Tal y como mencionábamos, no debería darnos ningún problema resolverlos, y, de hecho, es más factible que tengamos que invertir más tiempo en una fase de huida que en encontrar la solución para un acertijo.

En lo que se refiere a la historia, Little Nightmares II nos ha sorprendido gratamente por lo inesperado de algunas situaciones. Hay que destacar que la trama es deliberadamente confusa y difusa, pero logra su objetivo de
mantenernos atrapados y de querer avanzar en el juego para que nuestro joven protagonista y su acompañante puedan escapar de este mundo de pesadilla y de los peligros que los amenazan.  

Respecto a la duración de Little Nightmares II, lo cierto es que no es un título demasiado extenso. Completar nuestra primera partida nos puede llevar unas 5 o 6 horas, aunque el número puede reducirse mucho más en segundos recorridos una vez que sabemos cómo actuar en cada situación. En cualquier caso, las horas que ofrece son de calidad y en este sentido, poco más se le puede pedir a la obra de Tarsier Studios.

A continuación os mostramos un pequeño video de Little Nightmares II en el que se pueden apreciar varios de los elementos mencionados en este análisis.

Apartado sonoro

Al igual que ocurría con el apartado artístico, todos los elementos relacionados con el sonido con los que cuenta Little Nightmares II están enfocados a potenciar esa sensación de intranquilidad y de que hay algo que no va bien en el entorno que nos rodea. Tarsier Studios ha jugado muy bien sus cartas con estos elementos y sin duda el trabajo realizado en esta materia es excelente. La música es buena y los efectos sonoros están muy bien conseguidos, por lo que poco se le puede reprochar a este título en este apartado.

Conclusión

Little Nightmares II no reinventa la rueda, pero su propuesta está muy bien conseguida. Es un título bastante dinámico y en general una clara evolución respecto a su primera parte. Es entretenido, no se hace pesado y el exiguo guion argumental tiene la fuerza suficiente para articular todo el resto de los elementos del juego. Además, su historia es relativamente compleja y nos proporcionará alguna respuesta, pero también nos dejará con bastantes preguntas en el aire.

En lo que se refiere a los aspectos mejorables de Little Nightmares II podemos señalar que el control de nuestro personaje no siempre es tan bueno como desearíamos. En general esto no tiene un impacto determinante en el juego, pero sí es posible que en más de una ocasión suponga alguna muerte que otra, porque nuestro avatar no responde correctamente a nuestras órdenes.

En cualquier caso, estamos ante un título muy interesante y prácticamente único. Si os gustó la primera parte, Little Nightmares II no os defraudará y si sois recién llegados. Os dejará con las ganas de probar el primer capítulo de esta colección de pesadillas creadas por Tarsier Studios.

Little Nightmares II ya disponible para PC, PS4, Switch y Xbox One.