0

Al igual que otras artes, los videojuegos también pasan por modas. No se sabe porque razón a veces la gente está más interesada por unos determinados géneros que por otros. Luego estos géneros decaen, aparecen otros y con el tiempo los iniciales vuelven a coger fuerza. En este caso hablo de la ambientación fantástica, la espada y la brujería. Personificada en la serie Souls de From Software.

Lords of the Fallen se ha inspirado claramente en este producto, pero también en Blade: Edge of Darkness, el verdadero progenitor de esta línea de juego. Una propuesta que fue vapuleada en su momento y que tiempo después con la licencia Souls, muchas de las cosas que se le criticaron a Blade se ensalzaron en estos. ¿Hipocresía? No apareció en el momento indicado.

Valorando que no todo el mundo ha jugado a Demon’s Souls o a Dark Souls, este análisis se centrará en intentar ofrecer un repaso de la propuesta de Lords of the Fallen sin caer en la comparación directa de forma sistemática. No tiene sentido. Aquellos que no hayan jugado a los Souls podrán seguir perfectamente el texto al no introducir puntos que solo entenderían los aficionados a la serie de From Software y los seguidores de estos identificarán los puntos comunes.

Apartado técnico

Lords of the Fallen se desliga de la anterior generación para ofrecer una experiencia que aprovecha la potencia de los nuevos sistemas de juego, aunque presenta diversos detalles que indican que la obra no está en línea con los presupuestos de las grandes editoras. Con todo, el acabado general es muy meritorio, sobre todo por el apartado artístico que muestra un mundo melancólico y lúgubre muy inspirado en su creación.

1

El coral como comento es bello, plástico y deja instantáneas de escenarios plasmados con mucho arte. Un ambiente de espada y brujería muy rico, con escenarios interiores bien moldeados y con numerosos detalles. El diseño de este mundo así como de las armaduras y el resto de atavíos son poderosos, muy visuales, y traslada al usuario la sensación de estar viviendo una batalla entre criaturas de poder. Siempre, al menos es lo que opino, sin excederse y caer en lo grotesco.

El motor de iluminación es mejorable en los planos de exposición, pero en determinadas estampas podemos disfrutar de efectos volumétricos en estancias débilmente iluminadas. Lords of the Fallen es un producto ante todo ambiental, que deja margen a la naturaleza y al propio medio para expresarse.

Las fallas aparecen en el pulido. Lords of the Fallen podría haber suministrado una apariencia más sólida si se hubiese eliminado el V-Sync (no demasiado molesto), las ralentizaciones, el juego rasca al grabar y durante el desarrollo. En la brusquedad de las animaciones, con ligados un poco acartonados. En algunas texturas y el volumen de las mismas. El clipping y las físicas. Los enemigos parecen de mantequilla una vez que han perdido la vida. No todos debo resaltar, pero al final del juego al atacar con un arma pesada, estos rebotan como una pelota. En definitiva hablamos de errores que no afectan directamente a la jugabilidad, excepto las ralentizaciones y algunos elementos angulosos que no permiten un avance fluido.

2

Harkryn, el protagonista, presenta físicas blandas en su indumentaria, algo que rellena y que nos deja un recado de lo que está por llegar en otras producciones. Quedaría por mejorar el modelado de algunos elementos y aumentar la definición y el número de polígonos de otros campos (detalle enemigos, escudos y espadas).

Lords of the Fallen os invita a sumergiros en un mundo caustico, oscuro y sórdido, muy frio. Tanto que traslada sensación de apatía y violencia al usuario.

Jugabilidad

Los aficionados al rol recordarán la serie de Dragones & Mazmorras con cariño. Hechiceros, guerreros, paladines, ladrones y otra fauna contra seres de ultratumba, dragones y mucho Manowar, mucha épica. Imaginad a un Guerrero/Clérigo/Pícaro en una batalla personal contra diferentes representaciones del mal espada y escudo en mano. Uno contra todos.

Esa es la clave de estos juegos. Asfixiar al jugador en mundos hambrientos de sangre.

Clases, rol, runas, armas y armaduras

Todo viaje comienza con una elección. En Lords of the Fallen antes de pasar a la masacre tendréis que elegir ser un Paladín, un Clérigo o un Pícaro. Estas clases determinarán el tipo de personaje que seréis de inicio. El resto dependerá de vosotros, ya que los puntos de experiencia podrán derivarse a la mejora del personaje o de las habilidades mágicas, pero sin ningún tipo de imposición, vosotros construiréis vuestro héroe al antojo. La magia es el siguiente apartado a seleccionar. Por tanto, es posible elegir una clase con un tipo de magia, sin estar ligado a nada en concreto.

3

Los puntos de experiencia deben canjearse en los puntos de guardado por puntos para subir los atributos del personaje o para mejorar las habilidades mágicas. Conforme se va subiendo de nivel se necesita más experiencia para canjear esta experiencia por un punto de habilidad o un punto mágico. Las habilidades mágicas, se encuentran vinculadas a la fe. Lo cual requiere subir primero la fe con puntos de habilidad y posteriormente canjear la experiencia por puntos mágicos para subir los valores que os interesen en este apartado.

Esta segmentación ofrece un doble fondo muy interesante al permitir que además de la mejora intrínseca del personaje por atributos convencionales, la magia también tenga su sentido primario.

inventory

El sistema de runas aporta otro punto de variedad al título de Deck 13 Y CI Games. Las runas aparecen en un primer momento en estado bruto, para utilizarlas tendremos que acudir a un artesano. Este podrá forjar la runa en una piedra preciosa que podremos incrustar en las armas o en piezas de la armadura. La gracia es que nosotros podremos apostar experiencia para obtener mejores runas. Sino lo hacemos, las runas a descubrir serán más ramplonas.

4

Estas runas brindan habilidades concretas a nuestras armas o a la propia armadura. Esto aporta algo más de fondo al sistema de personalización del personaje. Incluso las armaduras presentan determinados factores que también se ligan a vuestra orientación o las armas, ya que en algunas sus características estarán vinculadas a vuestros parámetros (fuerza, habilidad, fe, etc.). Negativamente, las armas, las armaduras o los escudos no sufren deterioro.

Sistema de juego

Lo primero que debe hacerse en Lords of the Fallen es configurar la cámara para hacerla menos sensible. Sino al fijar a un enemigo y rotar a su alrededor, la cámara gira a mucha velocidad. Ir a opciones y reducir esta sensibilidad.

Generalmente, los combates en Lords of the Fallen tienen lugar contra pequeños grupos de enemigos o contra un único contrario. Hablamos de combates medidos donde se debe ponderar nuestra velocidad y la barra de energía (stamina), que no de vitalidad. Esta barra de energía acotará los ataques físicos que podremos realizar, los movimientos de evasión o el tiempo de carrera. Cada acción consumirá un poco de esta barra, por lo que es necesario medir nuestras acciones para no agotarla y evitar quedarnos indefensos durante un tiempo delante del enemigo. Debe jugarse estratégicamente con el contrario, con el tipo de arma que se blande, con la armadura portada y con el escudo, en caso de utilizarlo. Igualmente puede que prefiráis dejar el escudo y atacar con un arma ligera/peso medio y el guantelete mágico (otra forma de magia en el juego) en la otra mano. Otra opción.

5

Nada es arbitrario y el éxito depende de un correcto planteamiento del combate. Otro aspecto a considerar es el tipo de arma a utilizar (rápida, peso medio o pesada y de gran tamaño). Al utilizar un arma pesada, Harkryn está semi-obligado a blandir el objeto con las dos manos y no utilizar un escudo. Aunque puede cogerse un escudo, pero la velocidad de ataque se resiente. Valorad las alternativas.

Lo verdaderamente interesante, es que el juego permite todo tipo de opciones y dentro de una partida se invita a modificar vuestro modus operandi para proyectarlo de una forma más beneficiosa en función del entorno. No es estanco y yo mismo he alternado entre espada y escudo en determinados momentos y he pasado a blandir una espada pesada en otros. Era totalmente compatible y en ningún momento te ata. El tipo de enemigo o mejor dicho, la situación planteada, empuja a cambiar el modo de acción habitual por otro diferente.

El esquema de combate se dibuja principalmente con armas que pueden atacar con un golpe fuerte y un golpe débil y más veloz. Dentro de este esquema tenemos movimientos ligados a cada una de las potencias de golpe, al timming, al propio arma y al peso. Esto último puede modificar totalmente la forma de encarar al contrario, no solo por la agilidad, sino porque algunos movimientos no se podrán o se podrán realizar en función del peso que lleve el personaje.

Lords of the Fallen_20141101220652

En Lords of the Fallen hay mucho combate contra enemigos con escudos. Particularmente, creo que son uno de los mejores momentos del juego. Son combates muy equilibrados que requieren de una estrategia ágil y de utilizar cargas o de saber medir bien al oponente. El combate en sí mismo siempre es divertido. No vale aparecer y atacar a lo loco, se demanda mesura.

Otra bondad es que la magia no os da una gran ventaja, está bien ponderada y a esto debe sumarse que no tenemos armas con las que atacar a distancia. Tendremos que forzar un combate cuerpo a cuerpo para salir victoriosos. También es atractivo que el juego permita mezclar cualquier tipo de pieza de la armadura para obtener una configuración personal de protección.

El inicio en Lords of the Fallen es extraño, incluso diría que un poco anguloso. Pero después de llevar un par de horas, se descubre un juego con un ritmo muy divertido y altamente adictivo si os atrae la fórmula. Haciendo un símil es como cuando se escucha un CD y la primera impresión no es la mejor del mundo, pero se sigue escuchando y mejora con cada repaso. Algo similar ocurre aquí, aunque en un tiempo inferior y en la misma partida. El mapeado esconde muchos secretos y los niveles presentan un diseño muy inteligente que conecta diferentes secciones de una forma hábil al esconder dobles fondos inapreciables en una primera vuelta.

7

Hago punto y aparte para hacer mención de los diferentes errores que presenta Lords of the Fallen en la parcela jugable. El nivel de dificultad exige en determinados segmentos, pero a partir de un punto en concreto, podemos tener nuestro personaje lo suficientemente reforzado para eliminar a los jefes en pocos intentos o incluso en el primero. Habida cuenta que no tendremos que grindear para lograr esto. Lo cual se traduce en que la parte final esté menos equilibrada, ya que el mapeado es pequeño y recorreremos zonas donde aparecen enemigos que ya superaremos en nivel por mucho y caerán por poco. Esto no quita que algunos de ellos os den un susto y ni mucho menos se convierte en un paseo, pero no demanda tanto como en el inicio. Al igual que el número de zonas, no habría estado nada mal que el juego contase con más tipos de enemigos, a veces se reitera con la aparición de un determinado tipo al dar vueltas por el mapa.

Esta reducción en la dificultad también se ve afectada por un exceso de determinados objetos de ayuda y de la propia vitalidad. Se pueden conseguir muchos frascos para recuperar vida, creo que más de los que hubieran sido necesarios. Aunque rellenar estos frascos esconde una mecánica propia de los puntos de guardado. Os dejo a vosotros descubrirlo.

Lords of the Fallen_20141023094613

Debo admitir que estoy muy familiarizado con estas mecánicas de juego y que por tanto, esta dificultad inferior que he experimentado puede ser fruto de esta habilidad obtenida con otros juegos similares. La forma de encarar las situaciones la tienes en parte interiorizada gracias a una experiencia anterior. Con esto en mente, se observa una reducción muy palpable en la dificultad de los jefes y eso creo que no es una impresión subjetiva. Para paliar este efecto, os invito a rejugar el juego en una partida posterior. Algunas cosas os costarán y os exigirán a otro nivel.

El juego ofrece opciones y contenido para entreteneros durante unas 16-20 horas en la primera vuelta. La siguiente partida esconde una subida en el nivel de dificultad y diferentes extras que invitan al menos a completarlo una vez más (en NG++ la cosa se torna muy jodida, aviso). Vale la pena hacerlo.

9

Sonido

Lords of the Fallen es un producto que da cierta fuerza al sonido ambiental, nos involucra en la exploración a través del eco producido por la situación y nos logra sugestionar sobre aquello que podemos encontrarnos delante. A veces este encuentro es muy claro, pero logra introducirte en el momentum gracias a esa fusión con la naturaleza.

Las piezas sonoras son aceptables, pero una BSO con cortes orquestados y épicos habría sido maravillosa, ya que habrían encajado perfectamente con ciertas secuencias del producto y hubiesen llenado la escena con mucha fuerza.

10

El problema en este apartado se encuentra en los bugs. En un momento concreto del desarrollo los efectos de sonido se quedaban mudos. Algo que ennegrece y que hace que te escapes de la situación. Es algo que se puede arreglar perfectamente con un parche, espero que se pongan a ello. A estos bugs sumaría el lag que se da en ciertos segmentos y cierto acople raro de sonidos.

El doblaje en inglés rinde a buen nivel, tanto personajes principales como narradores de los archivos de audio, y como habéis supuesto, Lords of the Fallen no está doblado al castellano. El juego está traducido a nuestro idioma, pero nada de audio, solo textos.

Conclusión

Lords of the Fallen es un juego claramente inspirado en otras licencias, pero se desmarca en ciertas parcelas jugables del resto y ofrece un tratamiento personal con el sistema de runas, los combates tan enfocados a enemigos con escudo, a las cargas y al diseño tan medido de su mapa. No son los únicos puntos en los que se bifurca, pero eso es algo que tendréis que descubrir vosotros.

En una segunda iteración debería mejorarse el nivel de dificultad para presentar un equilibrado íntegro en la toda la aventura. Pulirse a fondo para evitar ralentizaciones, incómodas trabas en el avance del personaje por el escenario o cierta inestabilidad en la sincronización vertical. Tampoco estaría de más escaparse en más ámbitos jugables de otros fantasmas.

11

Lords of the Fallen es una experiencia a degustar. Un juego tan entretenido que durante mi prueba, las horas han volado con independencia de los errores que presenta. Y cuando eso ocurre es que las cosas se han hecho bien. Una de las sorpresas de la temporada.

Puntuación: 8-

Lords of the Fallen ya a la venta en PS4 (61,96€), Xbox One (61,96€) y PC (49,95€).