marioparty

La saga Mario Party es todo un clásico en las consolas de Nintendo. Las colecciones de minijuegos parece que gustan a los aficionados de las plataformas de la gran N y no es extraño que se produzcan varios lanzamientos de esta saga en una misma consola. Nintendo 3DS es el hogar de Mario Party en esta generación y ya son dos títulos los que han llegado hasta esta portátil, el irregular Mario Party: Island Tour y el reciente Mario Party: Star Rush.

Este último corrige varios de los desaguisados de Island Tour regresando a los orígenes de la saga y ofreciendo una experiencia de juego bastante más satisfactoria y completa. Eso sí, Mario Party: Star Rush sigue siendo un juego bastante descafeinado aunque aporta buenas ideas que lo hacen más entretenido que su predecesor, sobre todo al hacer más accesible la faceta multijugador de Mario Party en 3DS. A continuación el análisis de Mario Party: Star Rush.

marioparty

Apartado técnico

La saga Mario Party nunca ha sido puntera en eso de llevar al límite los recursos técnicos de las consolas de Nintendo y esta entrega tampoco es una excepción. Visualmente es atractiva, pero no exprime el potencial de 3DS, lo que se reduce que simplemente cumple el cupo y poco más, así que no hay alardes de ningún tipo en este sentido. Como señalábamos, eso no significa que no sea vistoso y colorido, ya que si por algo destaca Mario Party: Star Rush es por eso mismo. Respecto al modo 3D, no aporta gran cosa y en el mejor de los casos es algo completamente anecdótico.

Jugabilidad

Como en todas las entregas de la saga, el azar tiene un papel fundamental en Mario Party: Star Rush, aunque es cierto que se han introducido elementos para minimizar el impacto del mismo, sobre todo en el modo «Toads a la aventura» que viene a ser el formato más tradicional del juego. Como de costumbre nuestra misión será conseguir el mayor número de estrellas para hacernos con la victoria y para ello tendremos que derrotar a varios jefes a lo largo de las sesiones de juego.

El impacto del azar se ha reducido, pero sigue siendo un factor importante

Nuestro avatar se moverá en función de lo que marquen las tiradas de dados, que ahora son simultáneas y agilizan bastante el juego. Según la tirada que hayamos sacado, nos moveremos por el tablero y podremos adquirir monedas, potenciadores o aliados que nos ayudarán en los minijuegos. Una vez lleguemos a un jefe, accederemos a una fase especial en la que si resultamos ganadores obtendremos la preciada estrella. ¿Entonces, donde se ha mitigado el azar? Pues básicamente en que aunque nosotros no lleguemos los primeros al jefe, podremos desplazar a nuestro avatar por el tablero hasta llegar a él y competir por las estrellas.

En este sentido, aunque nuestros rivales tengan más suerte, podremos competir por las estrellas, lo que hace que el juego resulte un poco más equilibrado y justo. Esto en lo que se refiere a la modalidad inicial y principal de Mario Party: Star Rush, ya que el juego presenta otras tantas aunque quizá no tan divertidas. Hay que señalar que excepto «Toads a la aventura» el resto de modos están bloqueados y deben adquirirse subiendo de nivel nuestro perfil de jugador, algo tan sencillo como terminar distintas partidas.

marioparty1

Hay otras modalidades como Fiesta de Globos o el maratón de monedas que resultan entretenidas y que aportan más variedad a Mario Party: Star Rush. Cada una de ellas ofrece una faceta ligeramente distinta, por ejemplo en el maratón tendremos que dar una serie de vueltas a un circuito y nos desplazaremos por el en función de nuestro desempeño en los minijuegos. Si bien no resulta especialmente original, sí son lo suficientemente atractivas para jugar de vez en cuando. Ahora bien, Mario Party: Star Rush también presenta modalidades completamente anodinas y aburridas como Dando la Nota, que presenta un minijuego musical sin gracia alguna.

En líneas generales, la variedad de modos de juego es elevada y para partidas esporádicas están bien, aunque a la larga se vuelve algo aburrido. El factor azar sigue tiendo una peso importante, aunque el modo principal resulta algo más justo. También se echa en falta una mayor variedad de minijuegos y que estos fuesen más adictivos, ya que en general resultan poco inspirados. Como aspecto positivo es que con un único cartucho pueden jugar gratis hasta tres amigos nuestros, lo que hace mucho más atractiva esta entrega.

marioparty2

Apartado sonoro

El apartado sonoro de Mario Party: Star Rush es bueno, pero sin alardes. La música es alegre y entretenida y hace un poco más amena la experiencia de juego, aunque tampoco destaca especialmente. Los efectos sonoros están bien, pero son los típicos de Nintendo así que no hay demasiada novedad al respecto. El juego cuenta con voces en español, aunque tampoco aportan nada en líneas generales.

Conclusión

Mario Party: Star Rush vuelve a poner de manifiesto el interés de Nintendo por esta saga, aunque al mismo tiempo refleja que ha perdido el toque con ella. Es evidente que esta entrega resulta más entretenida que Island Tour y que se han realizado ajustes como los relacionados con el multijugador para facilitar la experiencia de juego. Todo ello está muy bien pero el problema de base persiste: no es lo suficientemente divertido. Y eso en un título que se supone que debe ser adictivo y repleto de emoción es grave.

La variedad de modos de juego es un punto a favor, pero una vez más hay muchos altibajos en la calidad de los mismos. Todo ello hace que a pesar de las mejoras introducidas, todo el potencial del juego se venga abajo. Aún así, es un juego entretenido que invita a jugar de vez en cuando, sobre todo si tenemos amigos, ya que la experiencia mejora sustancialmente y los «piques» pueden dar ese punto de emoción que le falta si jugamos solos.

Mario Party: Star Rush está disponible desde el 7 de octubre de 2016 para 3DS (32,90 euros).