Cada vez son más los estudios que siguen los pasos de Dark Souls para crear sus propios videojuegos. La obra de Miyazaky ha supuesto un antes y un después y han sido multitud de creadores los que han querido emular su estética y mecánicas para elaborar sus propias creaciones. Lords of the Fallen, Nioh, The Surge no hubiesen sido posibles sin esa esencia “souls like”.

En este contexto podemos situar a Mortal Shell, un título desarrollado por Cold Symmetry, que guarda muchas similitudes con el primer Dark Souls de FromSoftware. Sin embargo, eso no significa que estemos ante un videojuego sin alma que se limita a copiar una fórmula y aprovecharse de ese tirón. 

Desde Cold Symmetry han explorado ideas y propuestas diferentes a la hora de sumergirnos en su inmisericorde RPG de acción. y sí, hay muchas influencias de la obra de FromSoftware, pero sin que por ello se pierda la identidad de este videojuego. En cualquier caso, en este análisis os desgranamos todos los detalles que presenta Mortal Shell.

Apartado técnico

Visualmente nos encontramos ante un título que presenta cierto atractivo. Quizá el aspecto más negativo que podamos encontrar es que todo se encuentra envuelto en una especie de neblina eterna que difumina el resultado final. Un elemento puede justificarse como una decisión artística o bien como una forma de reducir los requisitos técnicos.

Sea como sea, lo cierto es que en conjunto Mortal Shell luce bien. Entendemos la idea de esa niebla que envuelve de misterio la tierra que pisamos. También encaja bien con el tono deprimente del mundo que Cold Symmetry ha querido imprimir en su obra, así como la selección de los colores. Los tonos son apagados y en general desprenden sensación de pesadumbre y depresión.

Quizá pueda resultar un poco “cargante”, pero en general creemos que el concepto funciona con la idea que se quiere transmitir. Los entornos son enrevesados y quizá podrían tener más detalle, aunque como hemos mencionado, la fórmula de Mortal Shell funciona.

Algo similar ocurre con los modelos de los personajes y enemigos que nos podemos encontrar en este título. La mayor parte de ellos son originales e incluso grotescos, y una vez más nos encontramos con ese estilo decadente y en todos ellos. Quizá un poco más de variedad no hubiese estado mal, pero la mayor parte de ellos están a un buen nivel. Eso sí, no esperéis nada especialmente rompedor.

Lo que sí nos ha parecido que se encuentra un peldaño por debajo son algunas animaciones de los personajes. Por ejemplo, las relacionadas con las caídas nos han resultado un poco forzadas y poco naturales. Esto no ocurre siempre, pero hay ocasiones en que cuando se producen este tipo de animaciones resultan cómicas, una sensación que en ningún caso se quiere transmitir en un juego como Mortal Shell.

Por último, Mortal Shell tiene un buen rendimiento y el juego se comporta tal  y como se espera. Los movimientos son bastante fluidos y la tasa de frames es la adecuada para un título de estas características en las que cualquier fallo puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte.  

Jugabilidad

Mortal Shell no reinventa la rueda y ofrece prácticamente todos los convencionalismos que podemos encontrar en cualquier “souls like” del mercado. Sin embargo, sí tiene algunos conceptos propios que son interesantes. Uno de ellos tiene que ver con la misma naturaleza de nuestro avatar. En este título encarnamos a un ser capaz de “poseer” determinados cuerpos y adquirir sus habilidades.

De esta forma, la progresión de nuestro personaje dependerá del “caparazón” que llevemos puesto en ese momento. Esto abre toda una serie de posibilidades ya que podremos elegir el arquetipo que mejor nos venga según el combate que queramos realizar. Pero al mismo tiempo, condiciona el desarrollo de nuestro avatar, ya que el progreso de cada uno de ellos es independiente.

Además, estos caparazones de caballeros caídos no estarán disponibles desde el primer momento, ya que tendremos que encontrarlos a lo largo de nuestra aventura en Mortal Shell. Mientras no habitemos uno de ellos, podremos seguir jugando, aunque seremos extremadamente vulnerables. Aunque aquí entra en juego otra de las particularidades que presenta este título.

Al elenco de movimientos típicos que podemos encontrar como golpear, esquivar y bloquear, en Mortal Shell encontramos uno más. Se trata de endurecer nuestro cuerpo. Esta habilidad nos volverá invulnerables durante unos segundos, lo que nos dará cierta ventaja sobre nuestros enemigos. La particularidad que presenta esta capacidad es que podemos usarla de manera puramente defensiva, pero también ofensiva.

Por ejemplo, podremos endurecer a nuestro avatar mientras atacamos. De esta forma, podremos desviar las embestidas de los enemigos, desastabilizándolos y garantizando que nuestro ataque impacta en ellos. Como decimos, es una habilidad que puede parecer sencilla, pero que tiene más miga de lo que parece, algo bastante frecuente en Mortal Shell.

Más allá del combate, que es uno de los ejes principales, la exploración es otra de las ramas que presenta este título. Mortal Shell nos adentra en un mundo oscuro y laberíntico que deberemos recorrer para desentrañar los secretos que oculta. Hay que señalar que estamos ante un juego con un diseño de niveles algo confuso, especialmente en sus primeros compases.

Esto necesariamente no es malo, pero sí es cierto que los primeros escenarios resultan demasiado intrincados. Esto es algo habitual en juegos de corte “souls like” pero lo cierto es que Mortal Shell va un poco más allá. A lo largo de los mapas hay atajos, pero también muchos puntos muertos y pocas referencias visuales que nos permitan ubicarnos con eficacia. 

Lo más irónico es que a medida que avanzamos en el juego, los escenarios se vuelven más lineales, cuando quizá hubiese sido mejor el planteamiento contrario. Más allá de estas cuestiones, lo cierto es que con un poco de ensayo y error al final nos terminamos ubicando.

Por lo demás, el planteamiento de Mortal Shell es bastante tradicional. Los mapas se llenarán de enemigos si descansamos o llegamos a un punto seguro. Para desarrollar nuestro personaje tendremos que recoger dos tipos de esencia e ir adquiriendo habilidades. Todo ello muy convencional en relación a lo que podemos esperar en este singular subgénero.

En lo que se refiere a la duración, completar Mortal Shell nos llevará alrededor de unas 20 horas. La cifra dependerá enteramente de vuestra habilidad y de lo rápido que os hagáis con los controles, pero no estamos ante un título especialmente extenso, aunque tampoco nos ha generado la sensación de ser corto.

Gameplay

A continuación os mostramos el prólogo de Mortal Shell en el que podréis apreciar algunas de las mecánicas que ofrece este título.

Apartado sonoro

La música en Mortal Shell juega un papel discreto que se esfuerza en reforzar esa sensación de decadencia y desánimo que impregna este título. No esperéis grandes odas o un hilo musical que os distraiga, ya que el sonido tiene un papel bastante sutil que busca potenciar el resto de sensaciones. en líneas generales, un gran trabajo realizado por el sello musical del sueco Simon Heath: Atrium Carceri. Por otro lado, los efectos sonoros son de buena calidad y contribuyen a crear una experiencia de juego inmersiva.

Conclusión

Puede que Mortal Shell no sea un título especialmente revolucionario, pero sí resulta entretenido y explora algunas ideas interesantes con su propuesta. Los combates resultan estratégicos y bastante dinámicos al tener que gestionar muchos recursos. Parar, esquivar, atacar o endurecer nuestro cuerpo se convierte en un intrincado baile que tendremos que ejecutar a la perfección. Una vez dominado, la experiencia es bastante satisfactoria aunque no será nada fácil.

Los aspectos negativos ya los hemos destacado. Visualmente, Mortal Shell podría dar bastante más juego y su desarrollo de niveles resulta un tanto complicado. Sin embargo, el mundo creado para dar vida a este título resulta misterioso e interesante, eclipsando en parte las artistas negativas que presenta. 

Más allá de todas estas cuestiones, Mortal Shell es un título modesto que juega bien sus cartas. Quizá pueda resultar un poco difícil para un recién llegado al subgénero, pero si sois aficionados y os sentís huérfanos de “souls like” ante vosotros tenéis un juego interesante con buenas ideas sobre la mesa.

Mortal Shell ya disponible para PC, PS4 y Xbox One.