Pese a que no es un género excesivamente popular, al menos entre las grandes empresas de la industria, lo cierto es que el género de los Shoot ‘Em Up arcade sigue teniendo fuerza y bastante proyección. Uno de los estudios responsables en señalar que todavía queda mucho que decir en este tipo de videojuegos es Housemarque, que se ha consagrado como uno de los máximos referentes del género en la actualidad, pese a que hayan anunciado que lo abandonan definitivamente.

Nex Machina es su última creación y con ella han vuelto a demostrar que su maestría en esta lid no tiene parangón. Las bases son sencillas: disparar, esquivar y sobrevivir. Pero sobre esa premisa se articula una experiencia de juego completa y compleja, adictiva como ninguna y que de haber sido lanzado en la época de las recreativas sin duda hubiese sido la responsable de que muchos jóvenes se dejasen sus ahorros en ella. A continuación analizamos en detalle la última creación de Housemarque: Nex Machina.

Apartado técnico

Pese a que Housemarque no sea un estudio puntero a la hora de exprimir técnicamente sus creaciones, lo cierto es que sí es capaz de ofrecer una experiencia visual acorde a las expectativas. En este sentido, Nex Machina no defrauda a la hora de recrear un mundo artificial repleto de color y entornos variados que se mueven a nuestro alrededor a una velocidad vertiginosa.

Precisamente, uno de los mayores desafíos a la hora de crear títulos arcade como este es que los fallos técnicos o de rendimiento no interfieran con el jugador. En Nex Machina todo funciona como un reloj, e incidencias de ese tipo no nos atormentarán a medida que intentemos sortear los haces de energía que arrojan los enemigos sobre nosotros. Poco más se le puede pedir a este juego en este sentido y esto es algo que cualquier aficionado al género agradecerá.

Quizá la única pega que podamos encontrar a Nex Machina es que su diseño resulte demasiado estrambótico. Esto es una mera percepción personal, aunque sí que es cierto que en esta ocasión los entornos resultan bastante variados para lo que nos tiene acostumbrados Housemarque. En cualquier caso, los escenarios son completamente “marca de la casa” lo que hará las delicias de todos los seguidores de este estudio.

Cabe destacar el gran número de efectos visuales que pone en juego este título. Todo un espectáculo visual que si bien en ocasiones puede llegar a eclipsar la acción, constituye toda una experiencia en sí mismo. Y como hemos destacado, sin comprometer la experiencia de juego en el camino.

Deus ex machina

Como mencionábamos al principio, la jugabilidad de Nex Machina es sencilla y directa. Para superar los distintos niveles tendremos que mover al personaje por un escenario reducido mientras disparamos a todo lo que se mueve con el objetivo de destruirlo. Todo ello con la dificultad añadida de que si en algún momento no esquivamos los múltiples proyectiles o chocamos contra un enemigo moriremos teniendo que comenzar el nivel de nuevo.

Aunque suena duro, este es el meollo de Nex Machina y nuestra forma de progresar es ir mejorando nuestros reflejos, aprender los escenarios y ser los más rápidos a la hora de acabar con nuestros enemigos. Para ayudarnos en esta ardua tarea obtendremos distintos bonificadores que aumentarán nuestra potencia de fuego o nos proporcionarán habilidades que nos ayudarán a sobrevivir.

Todo esto se articula con un control un tanto peculiar al que al principio cuesta habituarse. Con uno de ellos apuntamos y con el otro nos movemos. Es una fórmula sencilla, pero que tiene su miga y que sirve para vertebrar toda la experiencia de juego. Por lo demás, únicamente tendremos que preocuparnos de disparar y de utilizar los ataques especiales y ayudas que obtendremos en el escenario.

Los niveles se estructuran con una dificultad creciente que culmina con el enfrentamiento contra un jefe final. Todo ello acompañado de una alta velocidad que imprime a Nex Machina un aura de celeridad constante en la que el jugador se mete de lleno. Y es que en este título no hay un segundo que perder, ya que incluso cuando morimos, regresamos rápidamente a la acción mientras tengamos vidas para ello. Sin duda, un componente clave para que la acción no decaiga.

Además, por si todavía nos queda tiempo, los escenarios cuentan con secretos y desafíos extra con los que obtendremos recompensas adicionales y bonificaciones a nuestra puntuación. Todo un aliciente para los jugadores más hábiles y experimentados. Además, por si los seis mundos que componen “campaña” no supiesen a poco, Nex Machina está granado con modos adicionales que se han visto potenciados con contenidos adicionales tras el lanzamiento del juego.

Máquina total

Como no podía ser de otra forma, la banda sonora de Nex Machina está diseñada para acompañar la acción del juego. Para ello Housemarque ha usado melodías frenéticas que llevan al límite los sentidos del jugador para que este se haga con el juego. Una sensación coronada gracias a los efectos sonoros del juego, que crean una particular sinfonía musical de acción y frenesí.

Conclusión

Nex Machina es un título entretenido que se vertebra sobre los ejes fundamentales que debe tener cualquier Shoot ‘Em Up. Unas mismas virtudes que hacen que estemos ante un título que no tiene mucho que ofrecer a aquellos que no disfrutan con este tipo de juegos. Hay que señalar que la duración no es muy elevada, aunque este es un factor íntimamente ligado a nuestra habilidad y el nivel de desafío que elijamos. Por lo demás, pocas pegas se le puede sacar a la última joya de la corona de Housemarque: Nex Machina.

Nex Machina ya disponible para PC y PS4