Explorar y vivir aventuras en entornos desconocidos es quizá uno de los mayores atractivos que los RPG ofrecen a los jugadores. Sin embargo, con el paso de los años esta sensación de descubrimiento y de adentrarnos en un terreno inexplorado ha ido desapareciendo poco a poco.

Esto se ha producido debido a la progresiva incorporación de marcas en los mapas, brújulas y otras ayudas que han diluido como si de un azucarillo se tratase esa exploración tradicional. Sin embargo, de vez en cuando aparecen títulos que recuperan esa esencia clásica como fue el caso de Outward, de Nine Dots Studio.

Un título realmente singular en el que sus creadores consiguieron evocar esa sensación de aventura y la de adentrarnos en un mundo mágico e inexplorado. Todo ello aderezado con un fuerte toque de supervivencia que potenciaba esas sensaciones, especialmente en los primeros compases del juego.

Además de todo lo anterior, Outward conseguía brillar por ofrecer la posibilidad de disfrutar de este RPG en pareja junto a otro jugador. Una circunstancia que hacía todavía más ameno este título y contribuía a mitigar su dificultad por otro lado.

Ahora, Nine Dots Studio regresa con una expansión para Outward que se cimenta en las mismas bases que hicieron destacar a este RPG. Para conocer los detalles concretos y generalidades de este título os recomendamos que deis un vistazo a nuestro análisis de Outward, ya que en esta entrada vamos a centrarnos en los aspectos específicos que ofrece su primera ampliación: The Soroboreans.

A nivel técnico, Outward: The Soroboreans no supone un gran cambio respecto lo que pudimos ver en el juego base. Gráficamente seguimos ante un título muy discreto al que la mayoría de sus competidores inmediatos superan con creces en este apartado. Sin embargo, Nine Dots Studio consigue suplir esas carencias con un diseño artístico singular y bastante único.

El territorio que exploramos en The Soroboreans sigue siendo bastante original en el que se mezclan influencias de la fantasía clásica con toques de steampunk. Y es que el paisaje está salpicado de estructuras mecánicas y otros elementos que aportan una nueva dimensión. En este sentido, la calidad del diseño no se limita a los exteriores, ya que el resto de los elementos que componen este apartado son de una alta calidad, donde destacan las distintas mazmorras que podemos explorar, pero también las ciudades y poblados.

En materia jugable, The Soroboreans es una expansión bastante tradicional que se fundamenta en la incorporación de un nuevo territorio para explorar, enemigos adicionales y otras pequeñas novedades que enriquecen la experiencia de juego. La estructura es similar a la que pudimos ver en Outward y la misión principal nos llevará a recorrer los diferentes lugares que componen el mapa. Todo ello sin ningún tipo de ayudas, tal y como era de esperar.

Esta ampliación supone un repunte en la dificultad de Outward, algo que puede llegar a ser abrumador si hacía tiempo que no jugábamos a este título. Los combates son más exigentes y en general tendremos que estar más atentos que en el juego base. Pero, además, será necesario hacer frente a un nuevo tipo de impedimento que amenazará a nuestros personajes: la corrupción.

Este modificador negativo se suma al hambre, las temperaturas extremas o las enfermedades. A medida que aumente su influencia en nuestros avatares, los efectos perjudiciales del mismo se incrementarán hasta niveles insoportables. Eso sí, a diferencia del resto de inclemencias, la
corrupción está presente en áreas concretas del mapa, por lo que no siempre tendremos que estar pendientes de ella.

Otra de las novedades que podemos encontrar en The Soroboreans es un nuevo tipo de arma que se suma al arsenal disponible en Outward. Se trata de los guanteletes, que aportan más opciones al combate cuerpo a cuerpo y que tienen sinergias interesantes con algunas habilidades para transformarnos en todo unos púgiles.

Por otro lado, esta expansión nos introduce la posibilidad de poder encantar nuestras armas. Es un proceso costoso y no siempre fiable, pero que es capaz de incrementar la efectividad de nuestro equipo hasta niveles insospechados. Toda una ayuda de cara a derrotar a los enemigos más poderosos que podemos encontrar en The Soroboreans.

En cualquier caso, esta “profesión” no es sencilla de llevar, aunque encaja con la esencia de Outward a la perfección. Descubrir los secretos del encantamiento nos llevará a explorar y adentrarnos en los particulares entresijos de esta facultad. Todo ello aderezado con toques de azar que en ocasiones frustrarán nuestros intentos de crear los encantamientos. Puede que resulte un poco exigente, pero nos ha parecido que encaja bien en la filosofía de este RPG y con un equilibrio bastante justo entre fracaso y éxito.

Outward: The Soroboreans también introduce dos nuevos arquetipos jugables a la palestra. Se trata del Mago de maleficios y el Velocista, dos posibilidades adicionales para desarrollar nuestros personajes que resultan interesantes aunque no hemos podido explorarlas en profundidad. En cualquier caso, son una de esas incorporaciones que justifican por sí mismas empezar una nueva partida con ellas para aprender a desarrollar todo su potencial.

Pero más allá de todas estas novedades, lo realmente interesante de Outward: The Soroboreans sigue siendo la exploración y su nuevo territorio es sin duda la excusa que necesitábamos para regresar a este título. Adentrarnos en este terreno inexplorado consigue evocar una vez más la sensación de incertidumbre ante lo desconocido.

Explorar el mapa es realmente satisfactorio y descubrir sus secretos todavía más. En este sentido destacan las mazmorras que se encuentran dispersas por el territorio. En ellas se encuentran los mayores desafíos de esta expansión y superarlas con éxito será uno de los momentos más satisfactorios que nos ofrece The Soroboreans.

Gameplay

A continuación os dejamos un pequeño gameplay en el que nos adentramos por primera vez en el territorio que añade Outward: The Soroboreans.

Conclusión

Outward: The Soroboreans es una expansión muy continuista y tradicional como habréis podido comprobar. Sin embargo, eso no resta ni un ápice la calidad de esta ampliación y a las posibilidades que ofrece. El nuevo territorio es impresionante y solo por eso casi se justifica la existencia de The Soroboreans. La exploración y la necesidad de sobrevivir siguen estando muy bien conseguidas al tiempo que se mantiene un nivel de desafío alto.

En lo que se refiere a aspectos negativos, The Soroboreans adolece de los mismos problemas que destacamos en el análisis del juego base. Pero más allá de estas cuestiones, lo cierto es que The Soroboreans es una ampliación interesante que amplía los fundamentos de este título. Si os quedasteis con más ganas de aventura y exploración, esta ampliación ofrece todo lo que se le podía pedir a Nine Dots Studio.

Outward: The Soroboreans ya disponible para PC, PS4 y Xbox One.