¡Ah!, el verano: esa época que todo el mundo espera con ansias para ir a la playa a quitarse el calorcillo, dejarse caer por el chiringuito para beber cerveza bajo un sol de cuarenta grados mientras te suda el pandero o sobrevivir al continuo ataque de los mosquitos tigre. ¡Una maravilla, vamos!

También es tiempo de que la chavalada disfrute de sus tan bien merecidas vacaciones: ya sabes, un año entero saltándote clases y haciéndote chuletas en los bolis merece una buena recompensa de tres meses tocándote las narices a dos manos.

Pese que allá por la tierra donde el sol nace, eso de tener muchas vacaciones no se estila – con una semana tienen de sobra – la excusa que Atlus y Omega Force han usado para traer de vuelta a la pandilla de Persona 5 es esta misma: la reunión veraniega de todo el grupo antes conocido como Phantom Thieves of Heart, que obviamente será de todo menos un mero paseo por el monte Fuji.

Borra el p*** Facebook ya

Después de haber salvado al mundo de las malvadas – y adultas – fuerzas del mal, Joker, el líder de la banda, y Morgana vuelven a Tokio cuatro meses después para reencontrarse con el resto del grupo y planear un veranete en familia. Tras contarse sus vidas y vivencias y, como están a la última en tendencias, deciden usar EMMA, una especie de Facebook molón que lo está petando, para ver cómo se lo montan para irse de camping mientras recorren Japón, ¡ah la juventud!, cuando carecer de tu propio WC no te importa y levantarte con hormigas en la oreja, es un problema menor. 

Con la ayuda de Sojiro, conseguimos una buena furgoneta totalmente equipada para comenzar nuestro tour – Morgana no tiene espacio para todo y él también está de vacaciones: ya sólo nos falta llenarla de Cup Noodles y Ramune, la dieta de la chavalada. Para ello, nos daremos un garbeo por nuestro ya conocido – si has jugado a Persona 5 – centro comercial de Shibuya, lugar donde empezará la jarana.

Y es que ni de vacaciones de verano se van a poder ir, porque tras toparse con la idol del momento, ésta se fijará en nosotros y nos dará su tarjeta de visita – cosa muy importante por esas tierras – con su código EMMA para que asistamos a un evento especial organizado por ella. Al ser unos adolescentes llenos de hormonas, Ryuji en especial, decidimos agregarla a nuestra red de cibercontactos: “¡yay, sesión privada con idol!”. Espérate un poco chaval que la fiesta acaba de comenzar, y no va a ser lo que te esperas.

Al usar el código de amigo, nos veremos transportados a otra realidad alternativa de Shibuya – estupendo, – ¿no habíamos acabado con el mal? – una “cárcel” donde una versión alternativa de la idol reina con puño de hierro y pomposo vestido. Claramente y, después de lo vivido hace cuatro meses, esto no nos va a sorprender ni asustar. Lo que a lo mejor sí que lo hace, es que al poco de caer en esta dimensión alternativa nos toparemos con una pelirroja un poco rara, Sophia. Ella nos cuenta que es la IA dentro de EMMA – o sea la Siri o Alexa de turno – y se ofrecerá a unirse al grupo para ayudarlos a salir del mundo paralelo.

Dicho y hecho. Tras pegarnos un poco, conseguimos salir y contárselo al resto de la cuadrilla. Como no podemos permitir que el mal campe a sus anchas, decidimos que es hora de que los Phantom Thieves of Heart – y su nueva componente que habita en tu móvil – retornen de su corto retiro para volver a salvar a la humanidad, en una aventura que nos llevará de turismo por la isla a la vez que desentrañamos el misterio de EMMA. ¿Hay alguien menos humano que Zuckenberg detrás de ello?; ¿más calvo que Bezos? ¿Dónde están mis galletas?, eso es fácil, Morgana posiblemente se las ha comido.

Todo este berenjenal – y cómo se juega al juego – lo puedes ver en los siguientes vídeos:

Dinasty Demons

Ahora que ya sabes de qué va el tema, viene la respuesta a la pregunta que todo el mundo se ha hecho cuando se presentó el juego: “¿esto es más un Musou o un Persona?” Y la respuesta es: ninguno de los dos. Sí, aquí hay partes del DNA de las dos sagas, pero el resultado es algo diferente a ambas. Ahora te explico.

Empezando por la parte del combate, lo más importante dentro del juego. Sí, aquí vas a tener hordas de criaturas atacándote por todos lados y varios personajes con diferentes estilos a tu elección, como un buen juego de la saga de Tecmo-Koei. Pero el combate no va a ser tan simple como en ésta y es que tiene elementos bastantes importantes que ha heredado de la otra saga en la que se basa.

Para empezar, no vas a controlar a un solo personaje. A tu disposición en todo momento tendrás a cuatro componentes de tu grupo que podrás seleccionar usando la cruceta, todos menos Futaba, ya sabes que los suyo son las labores administrativas y, en esta ocasión, hasta te tocará protegerla en más de un momento mientras ejerce sus labores de hacker. No te asustes, porque la cosa tiene más sentido si en vez de pensar en que son personajes, piensas que son el equivalente a armas en otros juegos de acción. Por ejemplo, Makoto sigue usando sus puños como arma y, a la hora de jugar con ella, su estilo es similar a los guantes Ifrit de Dante en DMC. Otro ejemplo con el juego de Capcom: Yusuke usa su katana ¿qué personaje usa el mismo arma en esa saga? Sí, el hermanísimo: Vergil, cuyo estilo se parece muy mucho al que el pintor usa en este juego. 

Cuando te haces con esta idea, las cosas son más sencillas y en poco te verás haciendo combos – los básicos son prácticamente iguales para todo el mundo, así que son fáciles de memorizar– combinando a diferentes miembros del grupo con sus habilidades y hasta haciendo devastadores súper ataques cuando la barra de turno lo permita. Si esto de cambiar de personaje todo el rato te parece demasiado trabajo, puedes pasar de todo y usar a quien más te guste, como hice yo con Makoto, que pega como una mula.

También decir que tienes acceso a armas de fuego, pero no tienen mucho uso más allá de algún momento puntual, como enfrentarte a algo con debilidades diferentes, cosa de la que hay que hablar también.

Porque en este juego, al ser familia de quien es, también tendrás que estar pendiente de la magia. Tus personajes siguen teniendo acceso a sus Personas con sus respectivas habilidades – y debilidades – mágicas que podrán usar en cualquier momento. Sólo tienes que pulsar el botón de turno para tomarte un respiro entre tanta torta y usar el hechizo que más te convenga en ese instante. Dependiendo del tipo de ataque, podrás ver el área de efecto del mismo, unos afectarán a un radio alrededor, otros serán más directos, etc., haciendo así que todo sea más sencillo en medio del barullo que son las batallas. Por supuesto, a tu disposición tienes toda la biblioteca ya clásica de zio-, dia-, -kundas, etc., propia de estos juegos y que tendrás que usar para poder tumbar a las monstruosidades a las que te enfrentarás.

Especialmente en el caso de las más grandes y feas, que tienen una característica especial: aparte de su barra de vida, tendrán una serie de escudos debajo de ella que tendrás que romper para hacer más daño, esto sólo podrás hacer mediante ataques afines a su debilidad y hace que estos enfrentamientos sean más estratégicos. Ya que tendrás que pensar qué miembros quieres tener en tu grupo para ese combate específico y usar sus magias de forma acorde al enfrentamiento que toca. O combos, ya que hay algunos que invocan a tu persona ayudando así a ahorrar magia, lo cual, sobre todo al principio, te vendrá muy bien. Una vez rotos los escudos, podrás hacer el súper ataque combinado con todos los personajes y hacer una jartá de daño.

Criaturas grandes y feas que, manteniendo otra seña de identidad de la saga, también podrás reclutar mediante tu habilidad verbal – o sea, charlando con ellas – y/o fusionarlas para añadirlas a tu colección personal de monstruosidades. Para ello, en esta ocasión no contarás con la ayuda de Igor – que parece que es el único que ha conseguido irse de vacaciones –, sino que Lavenza hará sus labores ayudándote con los sacrificios de turno para conseguir nuevas incorporaciones que tener bajo tu mando y de paso rellenar el Demonic Compendium: la lista de las criaturas que vas consiguiendo y que podrás usar para invocarlas – previo pago – sin tener que mover ni un dedo, bueno sí, el de confirmar.

Shin Megami Musou

Vaya, la parte del combate sí que tiene chicha y no se han dedicado a hacer un Musou con skins del Persona, ¿qué tal les ha ido con la parte RPG del juego? ¿Está igual de bien parida? Pues si esperas otro Persona con social links y paseos por ahí, te vas a llevar un chasco, ya que la parte que no es combate se podría decir que, sí, es un Persona, pero muchísimo más simplificado.

Para empezar, aquí no hay calendario que seguir – aunque salgas de la mazmorra, el tiempo no pasa – así que se acabaron las prisas y los quebraderos de cabeza intentando planear tu vida; así que hablemos de lo que haces previo asalto de las cárceles. Tras salir de Tokio, como hemos dicho anteriormente, el grupo se embarcará en la misión de resolver el misterio de EMMA. El loop es siempre el mismo: llegas a la ciudad, hacéis un poco de turismo y, de repente, aparecerá la maldad.

Este es el momento de la investigación, que, aunque suene a algo muy excitante, simplemente te vas a limitar a andar por la ciudad den estéis – y éstas no son excesivamente grandes – recopilando información sobre la persona que levante nuestras sospechas. Una vez hecho esto, ya podrás visitar la cárcel para resolver el entuerto que toque.

Dentro de estas – aparte de pegarte todo el rato – el objetivo habitual será abrir la jaula donde están los regentes.Pero no, no todo será tan sencillo como ir para allí y, ¡pam!, patadón en la cara, nones, ¿o acaso robar los tesoros en Persona 5 lo era? Para hacerlo, previamente nos tocará encontrar los “deseos” de quienes reinen en ellas. Estos, suelen estar repartidos por torres dentro del mapa, y no serán tu único quebradero de cabeza para llegar a conocer las razones que han llevado a simples mortales, a convertirse en variopintas creaciones. Ya que una vez conseguidos todos, te tocará vértelas con el mini jefe de turno, para poder, esta vez sí, abrir la dichosa jaula y ver por qué narices la están liando de esta manera.

Sí es así de simple y no pienses que podrás hacer mucho más, sobre todo en las urbes. En ellas tus otras opciones son hacer alguna misión secundaría simplona del estilo ir a comer ramen con Ryuji o comprar víveres – con un stock limitado, y una vez agotados tendrás que esperar a que repongan – algunos de ellos exclusivos de la zona. Víveres que podrán ser objetos de apoyo o ingredientes para cocinar las recetas típicas del lugar en el que te encuentres. Porque tras trabajar en la cafetería, se ve que te has vuelto el nuevo Gordon Ramsay y ahora te dedicarás a coleccionar recetas y cocinar suculentos platillos para ti y el grupo.

Una vez dejes las ciudades, no podrás volver a ellas, así que compra todo lo que puedas, ya que muchos de los ingredientes nuevos que consigas podrás desbloquearlos en el Amazon de Sophia. En él, como buen ciber comercio, podrás comprar de lo mismo que en las ciudades– también limitados – junto a armas y equipo. 

Donde sí podrás volver es a las cárceles para hacer las misiones opcionales que se irán desbloqueando conforme vayas avanzando en la historia principal. Estas suelen ser del tipo: “mata a “X” número de veces”, “consigue “Y” número de objetos”, “vence a esta cosa que ahora es más fuerte” y poco más. Si no te interesan, las puedes ignorar porque no tienen nada que ver con el desarrollo del argumento. Pero si estás a tope con el juego, puedes dedicarte a hacerlas, porque hay una buena colección esperándote y podrás conseguir cosas interesantes, como equipo especial.

¿Y los social links? Pues no, de eso no hay como tales. Sí, en algún momento podrás hacer algo para subir el nivel de amistad tus colegas, pero no es ni por asomo lo mismo: no se puede tener todo en la vida, dicen.

Vacaciones Satanillana

Como puedes comprobar, parece que el resultado final les ha salido bastante mejor de lo que se podría esperar.Hay algún nubarrón por ahí como el que los golpes no tiene mucho feedback y la mayoría del tiempo parece que le estés pegando al aire, que tu equipo muere muy rápido porque la IA es tan lista como un slime y se lanza delante de rayos gigantes, pero no mucho más. Que el combate sea un caos y las misiones secundarias simplonas, es seña de identidad de la saga de Koei, así que no podemos decir que sea algo malo ¿verdad?

Lo que sí que han mantenido es toda la esencia jugable de fusiones y sistema de combate que han sido trasladados a un juego de acción de una manera impecable, ya que tienes la sensación de estar haciendo lo mismo que en los RPGs, pero esta vez en tiempo real. Por otra parte, las virtudes que han hecho de la serie de Tecmo-Koei una dinastía – sí, esto es una mala broma – basada en los combates contra cientos de tropas con un sistema de combate simple, accesible y divertido, también las puedes encontrar aquí.

A todo esto le puedes unir una historia que es bastante interesante y que sigue la estela marcada por la de Persona 5, que, junto a la vuelta del grupo protagonista del mismo con algunas nuevas incorporaciones – las cuales en mi opinión son hasta mejores que la de la versión Royal –, hacen que Persona 5 Strikers sea un resumen de las señas de identidad de estas series en un sólo juego: es la fusión de dos conceptos muy diferentes y que ha dado lugar a una nueva creación dispuesta a patear los cientos de culos que dudaban de ella. ¡Llegó la hora de volver enfundarse la máscara para salvar a la humanidad, Phanthom Thieves of Heart!