Tras el lanzamiento de Pokémon GO para teléfonos móviles, Niantic sorprendió a los usuarios al proporcionarles una experiencia Pokémon que podían llevar en un dispositivo tan utilizado como son los smartphones. De hecho, el proyecto utilizaba la realidad aumentada y los lugares por los que pasábamos habitualmente con el fin de ampliar la experiencia de juego. En todo caso, lo mejor de todo fue que los escenarios ya no estaban predefinidos. Se podrían decir que los Pokémon saltaban a la realidad.

Tras ver el éxito que supuso Pokémon GO, Nintendo sorprendía de nuevo a los usuarios con el anuncio de Pokémon Let’s GO! A primera vista un Pokémon normal, igual que los RPG a los que habíamos jugado durante los últimos años, pero con algunas características únicas. Este título, aunque orientado a Nintendo Switch, no era un Pokémon normal y corriente, sino una experiencia más casual y diseñada con el fin de ser accesible a casi cualquier jugador. De hecho, algunas mecánicas se han simplificado, a la par que se permite la conexión con Pokémon GO con el fin de intercambiar monstruos y datos. Una apuesta arriesgada que está a la venta en tiendas desde hace pocos días, pero que ya es un éxito.

En términos argumentales, Pokémon Let’s GO! no introduce novedades. Es la misma historia que ya pudimos vivir en Pokémon Amarillo, pero con dos Pokémon de inicio: Pikachu e Eeve. No en vano, la elección de qué monstruo recibiremos se completa en la propia compra del videojuego. Si adquirimos la edición Pikachu, recibiremos a este Pokémon. Lo correspondiente sucede con la edición Eeve. El Profesor Oak nos dará las mismas instrucciones que pudimos ver hace años: lanzarnos al mundo, cazar Pokémon y luchar contra otros entrenadores con el fin de ser los mejores en nuestro campo.

¿Es igual este juego a Pokémon Amarillo? Es evidente que no. De hecho, lo único que se repite es la historia, los Pokémon disponibles y los escenarios los que pasaremos. Lo demás ha sido adaptado a la potencia de Nintendo Switch con el fin de que nuestra experiencia sea tanto renovada como igual a la que ya vivimos, pudiendo obtener de nuevo la nostalgia que tuvimos en su día. Aunque lo mejor será que comprobemos las novedades.

Apartado técnico

Pokémon Let's GO! Pikachu

Tras iniciar Pokémon Let’s GO! Pikachu el aspecto gráfico es lo que más salta a la vista. Y es que el salto tecnológico ha sido brutal en todos los sentidos. Game Freak ha adaptado la serie al potencial de Nintendo Switch, consiguiendo que estémos gráficamente ante un proyecto completamente nuevo. Nada se parece ni remotamente a los Pokémon anteriores, consiguiendo que todo haya evolucionado de diferentes formas.

Tenemos que decir que el aspecto gráfico del juego se orienta más a las películas de anime, sin perder su ápice infantil, algo que le da un resultado sobresaliente. Los escenarios, por ejemplo, son muy amplios y caben perfectamente en la pantalla, respetando las dimensiones y consiguiendo gracias a la optimización que todo funcione más que correctamente. Por supuesto, se ha conseguido un excelente equilibrio entre detalle y optimización, obteniendo un resultado muy bueno.

Mientras que los escenarios están recreados de una manera más que eficiente, retratando todo lo que ya pudimos ver en su día en la región de Kanto, lo mismo sucede con los efectos especiales, que se mezclan con los mismos y tienen a la vez su propia personalidad. Por ejemplo, veremos rayas que indican velocidad en los personajes, o el movimiento de la hierba al pasar por encima de ella. Estos efectos no son excesivamente abundantes, sino que se ponen en marcha en el momento justo. El equilibrio nuevamente es impresionante, y en ningún momento os veréis sobrepasados en cuanto a lo visual. Al respecto tenemos que destacar los efectos que se ven en la pantalla cuando los Pokémon hacen o reciben ataques, los cuales son realmente buenos y harán que nos quedemos con la boca abierta. Tampoco hay que olvidar que siempre veremos cómo al menos un monstruo sigue a nuestro personaje.

Tal y como sucede en los escenarios, también pasa en los combates, cuyas animaciones gráficas (tanto de Pokémon, como de escenarios y entrenadores) han sido perfeccionadas y llevadas a un nuevo nivel. Ahora, todo se mueve con una calidad más que notable, por lo que veremos todo lo que esta sucediendo en este tipo de situaciones. Algo que nos ha gustado mucho.

Finalmente hacemos mención a la optimización del videojuego. Teniendo en cuenta el hardware con el que cuenta Nintendo Switch es posible que pensemos que hay limitaciones. La verdad es que Pokémon Let’s GO! Pikachu funciona genialmente bien tanto en modo portátil como en modo dock. Veréis pocas diferencias. Las cifras nos indican lo que queríamos saber: Las dos ediciones del proyecto funcionan a 1080p en modo dock y a 720p en modo portátil. La tasa de imágenes por segundo se establece en 30, con algunas bajadas puntuales que apenas se notan.

El apartado gráfico de Pokémon Let’s GO! Pikachu supone una evolución impresionante de la saga, en todos sus aspectos. De hecho, algunos afirman que el mismo se parece mucho a la serie de televisión. Algo que no podemos negar. Sí es cierto que en ocasiones peca de sencillez, aunque es algo que no tendremos en cuenta al comprobar que el resultado sigue siendo muy bueno.

Sonido

Pokémon Let's GO! Pikachu

Hablar del sonido de Pokémon Let’s GO! Pikachu es, de nuevo, volver a hace más de una década, cuando pudimos jugar por primera vez a la Edición Amarilla de Pokémon. Y es que básicamente tendremos las mismas canciones y efectos que en su día, pero remasterizadas y actualizadas a los nuevos tiempos. En el tiempo que hemos jugado no hemos podido evitar echar la vista atrás para comprobar que estábamos escuchando lo mismo que hace años.

El sonido de Pokémon Let’s GO! Pikachu no es para nada adulto. De hecho, sus desarrolladora han creado este aspecto pensando en un público niño y casual, que pueda echar sus primeras partidas a Pokémon aprovechando las características de Nintendo Switch. No esperéis nada que pueda asustarles. Al contrario, a nosotros las canciones nos han vuelto a resultar bastante entretenidas, con solo un pero en algunas melodías que podían resultar repetitivas. Solo al principio, claro. Según la situación en la que estemos las canciones irán cambiando, haciendo que este aspecto esté siempre en movimiento.

En cuanto a los efectos sonoros, más de lo mismo: sonarán en su momento justo. Hay que tener en cuenta que casi todas las acciones han sido aderezadas con su propio efecto sonoro, lo que significa que en este apartado siempre nos estaremos entreteniendo. Incluso nos sacará una sonrisa, de vez en cuando. También tenemos que hacer mención a las voces, aunque estas son inexistentes y no han sido implementadas. Los diálogos se pueden seguir gracias al texto, en completo Español, que se mostrará en pantalla.

No hay duda de que el apartado sonoro de Pokémon Let’s GO! Pikachu es bastante entretenido y gracioso, a la par del resultado final que se ha querido conseguir: un proyecto dirigido especialmente a los niños. Y tenemos que decir que ha nosotros lo obtenido nos ha gustado mucho.

Jugabilidad

Pokémon Let's GO! Pikachu

Pensamos que casi todos los usuarios estamos al tanto de cómo es la jugabilidad de los Pokémon. Básicamente, tomamos el rol de un entrenador que, utilizando a los conocidos monstruos, tendrá que ir combatiendo contra otros entrenadores con el fin de ganar experiencia y, finalmente, ser el mejor del mundo. En Pokémon Let’s GO! Pikachu esta premisa se repite. De nuevo, seremos un entrenador (que podemos personalizar en cierta medida) que recibirá un Pokémon al principio (en nuestro caso Pikachu), pero que a la vez podrá ir cazando nuevos monstruos, hacerlos evolucionar, etc. También tendremos que pasar por los conocidos gimnasios, en los que nos esperan combates contra otros entrenadores más experimentados y, finalmente, contra el propio líder del gimnasio, que nos intentará poner las cosas difíciles. Este último también será especialista en un determinado tipo de Pokémon, por lo que deberemos contar con nuestras propias estrategias.

En cuanto a la cantidad de Pokémon disponibles, volvemos a los 151, incluyendo al ya difícil de conseguir Mew, para el que tendremos que poner en marcha operaciones especiales. Eso sí, os confirmamos que se puede conseguir en esta edición.

A primera vista podría resultar que estamos ante un Pokémon Amarillo al que se le han añadido algunos ajustes visuales y sonoros. Nada más lejos de la realidad. Primero, tenemos que decir que Pokémon Let’s GO! Pikachu es un proyecto que quiere servir como punto de entrada a los usuarios más pequeños a la marca Pokémon. Podríamos incluso hablar de jugadores casuales, aunque esto no sea totalmente cierto. Para lograr esto que hemos dicho, se han realizado modificaciones en el proyecto. En general, es más sencillo de completar, aunque es necesario echarle un vistazo detenido a las características que se han cambiado.

La captura de Pokémon ahora es más sencilla

Pokémon Let's GO! Pikachu

En su día, la captura de nuevos Pokémon era un proceso que podía dar algún dolor de cabeza. Primero, teníamos que disminuir su barra de salud, pero sin llegar a debilitarlos por completo. Cuando esta estuviera en un nivel bajo, era necesario lanzar una Pokéball (de la que existían varios tipos) con el fin de lograr cazarlos. Cada tipo de Pokéball también tenía sus características, e incluso se implementó un tipo exclusivo para un determinado Pokémon.

En Pokémon Let’s GO! Pikachu el proceso mencionado anteriormente se ha recortado. Ya no tendremos que disminuir la barra de salud de los Pokémon, sino que en su lugar nos aparecerá un círculo, con otro de diferentes colores en su interior. Las posibilidades de cazar a los Pokémon aumentarán si logramos que los dos círculos estén abiertos a la par. Es decir, cuanto más coincidan, más posibilidades. También se mantienen los diferentes tipos de Pokéball, aunque se añaden bayas y objetos que podemos lanzar a los monstruos con el fin de que sean más receptivos a la caza. No podemos olvidar que la captura de Pokémon hará ue los otros monstruos ya cazados, y que nos acompañen, ganen experiencia, pudiendo subir de nivel o incluso evolucionar.

Hay que tener en cuenta que el proceso se ha visto simplificado, aunque también se añaden características que, en ocasiones, podrían provocar que estemos ante un reto bastante curioso. Por ejemplo, ahora los Pokémon se ven en el escenario, con un tamaño que puede variar según el tipo. Mientras que un Weedle será más o menos pequeño, veremos cómo Onyx supera el tamaño del personaje. Algo que elimina la aleatoridad vista en ediciones anteriores y a la vez le da más realismo al proyecto.

Lucha entre entrenadores ¿Sigue siendo la misma?

Pokémon Let's GO! Pikachu

Las luchas entre entrenadores siguen teniendo prácticamente la misma metodología que en aquella edición Amarilla, aunque de nuevo se han puesto en marcha algunas diferencias para conseguir que el proyecto sea accesible a más usuarios.

Existen varios tipos de combates: contra entrenadores que nos iremos encontrando por las zonas por las que pasemos, contra entrenadores encontrados en los gimnasios, contra líderes de los gimnasios y finalmente en la Liga Pokémon. Estos últimos son los más complicados de abatir. En todo caso, el proceso que se sigue es básicamente el mismo en todas las situaciones: Cada entrenador tiene un determinado número de monstruos que irá lanzando a la arena de combate, y que tendrán que luchar entre sí. La cantidad de defensa, ataque, etc, que tengan los Pokémon dependerá de su estado, el nivel, el tipo de los ataques o la situación del combate.

Cuando los Pokémon entén uno frente al otro, tendremos que seleccionar el objeto que queremos aplicar o el ataque a ejecutar, teniendo su correspondiente efecto. Después de nuestro turno, el contrincante hará lo mismo con su monstruo correspondiente, hasta que uno de los dos se quede sin monstruos disponibles para luchar.

Cuando terminen los combates, y en el caso de que hayamos resultado vencedores, el juego nos dará recompensas, como monedas con las que después podremos comprar objetos para mejorar la salud de nuestros monstruos. Y, en el caso de que hayamos perdido el combate, el proyecto nos enviará a un centro Pokémon en el que podremos recuperar la salud de los monstruos de manera gratuita. Pokémon Let’s GO! Pikachu no tiene vidas, ni límite de intentos. Siempre que seamos derrotaados seremos enviados a la instalación mencionada.

Aunque los combates entre entrenadores parezcan los mismos, se han introducido modificaciones menores gracias a las que el proyecto es más sencillo de jugar. En todo caso, en muchas ocasiones resultará un reto bastante interesante de superar.

La principal novedad: El mando de control ha cambiado

Pokémon Let's GO! Pikachu

Hay que mencionar un detalle que a nosotros nos sorprendió mucho la primera vez que jugamos a Pokémon Let’s GO! Pikachu. Y es que, nada más iniciar el proyecto, el mismo nos daba a elegir una manera de jugar. Podíamos utilizar un Joy-Con, el accesorio en forma de Pokéball, o el modo portátil de Nintendo Switch. La diferencia que más os impresionará es que sencillamente no podemos utilizar los dos Joy-Con para jugar de manera habitual (A no ser que estemos en el modo portátil), sino que el control se realiza con un único mando.

El resultado es sencillo: cogemos un único Joy-Con con la mano que corresponda, y utilizamos los botones disponibles para controlar al entrenador, cazar Pokémon, luchar, etc. Los botones Y, X, A y B tienen una función determinada, mientras que el stick analógico se utiliza con el fin de efectuar el movimiento del personaje. Los botones superiores también tienen su correspondiente acción.

En este control simplificado no podemos olvidar el control por movimiento del propio mando. Y es que, cuando vayamos a cazar un Pokémon, tendremos que mover el Joy-Con de la misma manera que si fuéramos a tirar una Pokéball. Es decir, tendremos que llevárnoslo a la espalda y, en el momento preciso, inclinarlo hacia adelante. Este aspecto tiene un pequeño tutorial gracias al que podremos entrenarlo. Lo mismo sucede con el accesorio de la Pokéball, aunque con sus propios botones. Tened en cuenta que esta mecánica no se sigue en el modo Portátil con los mandos conectados, ya que tendríamos que mover la consola en su totalidad.

Esta modificación de los controles puede llegar a resultar sorprendente para los usuarios. Aunque es solo cuestión de acostumbrarse a controlar el proyecto con un solo Joy-Con o con la Pokéball, en el caso de que la tengamos. Nosotros tenemos que decir que nos ha parecido un acierto, una nueva manera de jugar que resultará muy entretenida y divertida para la mayoría de entrenadores. Y, si es la primera vez que os acercáis a un juego de Pokémon, os resultará aún más sorprendente.

La conexión con Pokémon GO

Pokémon Let's GO! Pikachu

Teniendo en cuenta que Pokémon Let’s GO! Pikachu tiene muchas similitudes con Pokémon GO, el proyecto para móviles, Nintendo ha aprovechado para establecer una conexión entre los dos proyectos. Algo tan sencillo como la posibilidad de intercambiar Pokémon entre los dos productos. De esta forma, podemos enviar monstruos desde Pokémon GO al proyecto de Nintendo Switch, aprovechando la conexión Bluetooth de los dispositivos que se utilizan.

Lo único que tenemos que hacer es llevar a cabo la configuración correspondiente, conectar el teléfono móvil a nuestra Nintendo Switch, e intercambiar los Pokémon que queramos. Este punto es bastante interesante, ya que incrementa e innova la jugabilidad de los proyectos, haciendo que podamos avanzar en casi cualquier momento. Tampoco olvidéis que en Pokémon GO se ha implementado la posibilidad de jugar contra otros entrenadores, lo que significa que las posibilidad jugables se podrían mezclar también en cuanto a este apartado.

De nuevo, volvemos a Kanto

Pokémon Let's GO! Pikachu

Muchos usuarios han preguntado acerca de la región en la que estaba ambientado este Pokémon. Sí, volvemos a Kanto, junto a todas las estructuras que ya vimos en su día, incluyendo las rutas y gimnasios. El mapa es exactamente igual al que ya se pudo disfrutar en Pokémon Amarillo. Queda el hecho de que Pokémon Let’s GO! Pikachu es un juego bastante sencillo en cuanto a dificultad que, a decir verdad, podría no llegar a resultar un reto para los más veteranos. Eso sí, no encontraréis excesivos tutoriales, lo que significa que en ocasiones tendréis que investigar el terreno para saber qué es lo que hay que hacer.

También se mantienen los tipos de Pokémon, sus ventajas y debilidades frente a otros tipos. Por ejemplo, el tipo fuego seguirá siendo efectivo contra el tipo planta. Y lo mismo sucede con el resto de objetos, que siguen teniendo la misma utilidad que hace unos años. No olvidéis algunos añadidos como las bayas, que pueden llegar a ser muy útiles para cazar los Pokémon más escurridizos.

Hablando de Pokémon y bayas, existe la posibilidad de tener una cierta afinidad con el Pokémon que nos vaya siguiendo (el que aparece en la pantalla). Este, que será siempre el primero de la lista de monstruos que tengamos, tendrá una actitud según el cariño que le demos, la forma que lo alimentemos, etc. Esto significa que, si lo tratamos bien, su rendimiento en combate también será superior. Tened en cuenta este aspecto.

A decir verdad, la jugabilidad de este Pokémon Let’s GO! Pikachu es muy parecida a los proyectos en los que se basa, algunos con los avances que caracterizan a esta generación de consolas. Sigue teniendo 151 Pokémon, varios tipos, objetos para cazarlos y combates entre entrenadores, resultando bastante divertido incluso para los usuarios más veteranos. Aunque sí es cierto que nosotros le hubiéramos incrementado un poco la dificultad.

Un endgame con muchas horas

Pokémon Let's GO! Pikachu

Terminar la historia de Pokémon Let’s GO! Pikachu no significa que estemos ante el final del proyecto. Ya sabéis que los endgame de la saga Pokémon son tan importantes como el reto de tener que capturar a todos los monstruos restantes. En el juego que analizamos esta parte se repite.

En Pokémon Let’s GO! Pikachu hay varias novedades, tras pasar la Liga Pokémon. Por una parte, tendremos a nuestra disposición algunas monturas que nos permitirán volar de un lugar a otro, pudiendo viajar con el fin de encontrar los Pokémon que nos resten (tened en cuenta que hay dos ediciones de Pokémon Let’s GO!, cada una con sus propios monstruos exclusivos). A eso hay que añadir la aparición de los maestros Pokémon, uno por cada una de las 151 especies que hay en Kanto. Estos, además de tener un excelente nivel, solo os dejarán luchar con ellos en el caso de que ya tengáis encima a un Pokémon de su misma especie. Es decir, el combate será extremadamente igualado. Eso sí, cuando los venzáis a todos obtendréis una condecoración.

Desde la desarrolladora también han implementado otro modo de juego, las rachas de captura. Tendremos que ir capturando todo tipo de Pokémon sin fallar en ninguno. Así también podréis ir consiguiendo estadísticas. También están las MT, las megaevoluciones (con formas de otras regiones) y los Pokémon Shiny, pudiendo hacer cadenas.

El endgame se convierte en uno de los mejores de la saga, con múltiples tareas que llevar a cabo y retos ante los que podríamos necesitar ayuda.

Si tuviéramos que definir la jugabilidad de este Pokémon Let’s GO! Pikachu en pocas palabras, sin duda diríamos que se trata de un Pokémon clásico renovado. Se han cogido las bases de Pokémon Amarillo, se las ha hecho evolucionar, y finalmente se le han puesto añadidos para que el proyecto sea más moderno, a la vez que un punto de entrada a los jugadores más casuales. Es fácil de controlar y de jugar, tiene los Pokémon clásicos y permite jugar con otro compañero de manera local. Una aventura clásica, pero fácil y que gustará a todo el mundo.

Multijugador

Pokémon Let's GO! Pikachu

Las capacidades multijugador de la saga Pokémon nunca se han caracterizado por ser extremadamente extensas. En la mayoría de juegos teníamos posibilidades simples como intercambiar Pokémon con otros usuarios (en las últimas ediciones, de manera online), combatir en línea y poco más. En Pokémon Let’s GO! Pikachu estas posibilidades no solo se han mantenido, sino que se han ampliado mínimamente.

El añadido que más llama la atención es la posibilidad de jugar a la aventura con otro compañero, con el que compartiremos pantalla. De esta forma, al mover el otro Joy-Con se provocará que se añada otro jugador que irá con nosotros, incluyendo algunos Pokémon. Este segundo jugador tendrá algunas limitaciones tanto en Pokémon como en los combates, en los cuales participará, pero utilizando a los monstruos que ya tengamos. Además, tampoco podrá tener nuestro sexo.

En cuanto al Multijugador de Pokémon Let’s GO! Pikachu, tenemos que mencionar los parques, en los que almacenaremos los Pokémon llegados de Pokémon GO. El máximo de parques que podemos tener es de 20, en cada uno de los cuales se pueden alojar 50 monstruos. Tampoco podemos olvidar la Zona Lúdica en la que, en el caso de tener 25 Pokémon de una misma especie, se activará un minijuego en el que tendremos que guiarlos hasta la salida, evitando la presencia de otros Pokémon. Y esto hará que consigamos recompensas.

A primera vista parecía que el Multijugador de este Pokémon iba a ser corto, pero nada más lejos de la realidad. Disponemos de diferentes modos de juego y características que podemos utilizar para ganar recompensas o jugar con otros compañeros. Y a eso hay que añadir la aventura de conseguir los 151 Pokémon que se incluyen en el videojuego. Un reto que a veces es complicado de obtener.

Conclusión

Pokémon Let's GO! Pikachu

Llegar a la conclusión acerca de lo que es este Pokémon Let’s GO! Pikachu es lo más fácil de todo el análisis. Un Pokémon clásico, modernizado y adaptado a Nintendo Switch que a la vez sigue conservando todas las características que hicieron popular a la franquicia. A eso hay que añadir los contenidos adicionales y los cambios realizados, como el control con un solo Joy-Con, la conexión con Pokémon GO o las posibilidades multijugador, las cuales pueden llegar a ser un auténtico reto.

Lo único que le hubiéramos pedido a Pokémon Let’s GO! Pikachu es que hubiera tenido algo más de dificultad (algo que se descartaría, teniendo en cuenta que es un videojuego orientado a un público casual), que pudiéramos quitarle vida a los Pokémon al intentar cazarlos, y la posibilidad de jugar al proyecto utilizando los dos Joy-Con, como ya sucede en el modo Portátil. Características que no son extremadamente importantes, pero que hubieran resultado interesantes.

Pokémon Let’s GO! Pikachu es un juego muy interesante (no olvidéis la edición de Eeve) que, además de contentar a los usuarios veteranos de la franquicia Pokémon, también resulta de una excelente puerta de entrada a la saga a los usuarios más casuales. Un proyecto que ningún fan debería perderse.

Pokémon Let’s GO! Pikachu y Pokémon Let’s GO! Eeve ya están a la venta para Nintendo Switch.