Una de las mascotas más reconocidas de PlayStation no quería perderse la salida de PS5, aunque, la aventura también está disponible en PS4. El simpático Sackboy se independiza de la saga que le ha visto crecer, LittleBigPlanet, para adentrarse en el terreno de los plataformas puros.

Sumo Digital, el grupo de desarrollo británico que ya se encargó de realizar LittleBigPlanet 3 o Sonic & All-Stars Racing Transformed, son los responsable de este Sackboy. Estamos ante un título con un desarrollo clásico, muy afable y que sin duda es un sleeper en toda regla. Añado que tiene una de las mejores bandas sonoras licenciadas que recuerdo en mucho, mucho tiempo. Una BSO que además se sincroniza con algunos niveles.

Analizada versión de PS5.

Sackboy descubre un nuevo mundo

LittleBigPlanet, o la franquicia que vio nacer al carismático muñeco, presentaba unas bases jugables muy diferentes a las que tenemos en Sackboy, aquí el enfoque es totalmente diferente. En LittleBigPlanet se incluían campañas protagonizadas por este simpático personaje, pero en realidad eran meras introducciones del fuerte del producto, el editor para crear experiencias de juego. Eran juegos muy disfrutables que regalaron momentos muy creativos, pero con todo, el potencial del editor era inmenso.

En “una aventura de lo grande”, las físicas han ganado en presencia y tenemos un control más preciso que en anteriores ocasiones. Es lógico que se haya reforzado la jugabilidad, puesto que lo que se ofrece es un título de plataformas clásico sin más añadidos. Un plataformas que contiene todos los elementos reconocibles de LittleBigPlanet en su factura artística, en las mecánicas jugables y en ciertos aspectos del paso por el nivel. Os será reconocible la impronta de la franquicia que lo inició todo en este Sackboy.

Antes de ponernos en marcha, se nos pondrá en situación con una ligera capa narrativa que se desarrollará a lo largo del producto. Por supuesto, la trama no es importante, pero mantiene un tono afable muy simpático que se agradece y que atraerá a los más jóvenes. Como plataformas, reitero que las físicas han ganado en peso y el control del personaje es preciso. Lo primero que llama la atención mando en mano, es el ritmo. No estamos antes un plataformas vertiginoso, ni con una alta velocidad de acciones. Mantiene el ritmo en el desarrollo de otras entregas.

Sackboy, puede realizar un rango limitado de acciones: podemos saltar, coger y lanzar objetos, agarrarnos a diversos elementos, rodar y golpear. El núcleo de acciones se resume en eso, aunque podremos adquirir en algunos niveles objetos que nos permitan ampliar el rango de acciones. Una base sencilla y muy sólida que se pone en marcha con un desarrollo de niveles muy vivo y variado en el que de forma continua se introducen formas diferentes para jugar con esa base jugable tan sencilla.

El desarrollo jugable recuerda, aunque el ritmo no es tan semejante, a Super Mario 3D World, para que tengáis un referente. De hecho, la forma de visualizar el entorno jugable es muy similar al de esa aventura del fontanero. Referencias aparte, el juego luce en ese diseño que siempre es lo suficientemente ingenioso para incorporar nuevos elementos para que podamos superar el siguiente segmento de una forma diferente, pero con las mismas herramientas.

Otro aspecto que se ha trabajado bien, dentro de su simplicidad, es el dibujo de los niveles, que ante esquemas sencillos esconde bien diversos secretos y escala de forma muy acertada el contenido a completar en cada fase. Siguiendo el cauce del nivel es asequible completar un porcentaje elevado del lugar. Si se quiere ir más allá, será necesario explorar más los entornos y poner a punto nuestras habilidades. A veces bastará con ir un poco más lejos de lo inmediatamente visible y en otras ocasiones tendremos que descubrir como llegar a un punto en concreto jugando con los elementos que el nivel pone a nuestra disposición.

El desarrollo de esa forma escala el desafío para un mayor rango de jugadores, aunque en general el paso general por el nivel es asequible. En los niveles tendremos que obtener una serie de orbes, orbes que se requerirán para abrir niveles más avanzados. Además, podemos recoger orbes de puntuación. Al finalizar cada nivel tendremos marcados tres objetivos de puntuación y al superar cada uno de ellos se nos gratificará con alguna nueva pieza para incrementar nuestra vestimenta. En los propios niveles también encontraremos nuevos atuendos y recogeremos cascabeles que podremos intercambiar por nueva indumentaria en tiendas distribuidas en cada mundo.

Sackboy es totalmente personalizable

Los elementos a obtener y recoger, así como las recompensas son tótems muy reconocibles en LittleBigPlanet, sobre todo, el poder personalizar a nuestros Sackboys con diferentes atuendos. Hay bastantes y se pueden combinar. Dentro de los niveles, nuestro personaje dispone de varias vidas y perderá una cuando reciba dos golpes. Al morir perderemos puntuación y si no sois cuidadosos es posible que no seáis capaces de lograr la puntuación exigida para superar el último objetivo de puntuación del nivel. Existe una estancia de bonus en cada nivel y de no explorarse a fondo, puede que la paséis por alto. Los orbes, aunque muchos se consiguen de forma sencilla, otros requieren de explorar más a fondo el nivel y lograr superar lo que proponen. Volviendo sobre el escalado del contenido, completar todos los niveles con todo, exige más al jugador, pero no es obligatorio hacerlo, ni es imprescindible para avanzar y conseguir abrir los niveles. En los niveles finales el grado de exigencia aumenta en el contenido para los completistas y además, existen unas pruebas de tiempo que conseguir hacerlas en el menor tiempo posible también tiene su aquel. Estas pruebas son asequibles realizarlas en el tiempo más amplio que se permite (obtendremos un obre por ello), pero rebajar el cronómetro al mínimo es otra cosa (obtendremos tres orbes en este caso).

Dentro de un esquema que abre la puerta a todos, el propio diseño de los niveles habilita que lo puedan disfrutar diferentes tipos de jugadores. Otro aspecto que Sackboy cubre con solvencia es la longitud de los niveles. No se hacen largos y creo que están bien medidos. No se aprecia relleno, ni reiteración de estrategias o de aspectos que aparezcan con demasiada frecuencia. Y es que vuelvo a comentar que se ha conseguido un desarrollo variado a través de la incorporación de nuevas dinámicas de forma continua en los niveles. Parte de estas dinámicas se ponen a prueba en los jefes. Los enfrentamientos no son complicados y reúnen en un único lugar una buena diversidad de elementos jugables.

Jugando con los niveles un poquito

El mayor punto negro del producto quizá es el propio desarrollo que a veces peca de ser demasiado sencillo y que el ritmo de juego es muy especial. Esto per sé, no es algo negativo, pero es un producto que tiene un ritmo lento y al que hay que cogerle el punto. Le habría sentado bien una marcha más. Y algún jefe presenta un equilibrado extraño al presentar un nivel de dificultad inferior al anterior, no están tan bien escalados como los propios niveles.

Viajaremos por 5 mundos en unos 70 niveles. La aventura se alarga hasta las 12 horas si se completa en un grado de exigencia medio, horas que se pueden extender hasta las 20-25 si se completa el producto al 100%.

¡Uno para todos y todos para uno!

Siguiendo con la línea comentada de escalar los niveles a diferentes alturas para todos los jugadores, creo que este Sackboy es una vía de entrada perfecta para los jugadores menos habituados a las plataformas. También sería un primer plataformas excelente por lo que propone, por su tono y por el grado de dificultad que presenta. No especialmente, pero considero que encaja muy bien entre los más pequeños de la casa. Y como he comentado en el anterior apartado, también presenta retos para lo más duchos.

Os presento a Vex, el malo, malísimo

Música y ¡acción!

Sackboy comparte con sus hermanos la presencia de un apartado artístico muy rico y muy personal capaz de llevarnos a diferentes ambientaciones dentro del mismo nivel. Este apartado es muy interesante, porque es capaz de proponer diversos temas dentro del tema general propuesto en el mundo que estamos visitando y los incorpora con habilidad sin caer en un batiburrillo de excesos. Hay orden dentro de la cantidad de elementos que incluye cada nivel, se ha logrado un buen encaje.

Técnicamente, el producto cumple y en PS5 se ha logrado una mayor definición en todos los elementos. No es un juego que exprima el sistema, pero respecto a la versión de PS4, se nota que el acabado es más limpio y los elementos lucen a mayor calidad. Se ha utilizado de forma solvente el nuevo DualSense incluyendo una respuesta agradable en la vibración y los gatillos presentan diferentes grados de dureza al lanzar o tirar de objetos. Se ha trabajado bien la línea de sonido que emite el altavoz del mando al realizar determinadas acciones, darle un sentido onomatopéyico o pasar por determinadas zonas.

Sackboy cuenta con una de las mejores bandas sonoras con artistas licenciados que he tenido el placer de escuchar en mucho tiempo. Se han incluido temas muy diversos de artistas que no guardan una línea común. Me sorprende la presencia de muchos de ellos y sobre todo, me sorprende más lo bien que encajan estos temas en los niveles. De hecho y esto es algo que se disfruta mucho en el producto, es que tenemos niveles sincronizados con la música. Los elementos del nivel se coordinan con la canción y para dar cabida a esta sincronización, los teman están adaptados. No exagero si os digo que repetiréis algunos de estos niveles para volver a vivir ese mutualismo entre música-jugabilidad.

Sackboys a tutiplén

Estamos ante un juego que funciona bien para disfrutarse en solitario, pero que luce en partidas multijugador. De inicio, solo era posible jugar partidas multijugador en local, pero a finales de 2020 se actualizó para permitir que pudiésemos jugar con otros jugadores a través de la red. Podemos jugar solamente con usuarios de PS5 o habilitar la búsqueda de partidas con jugadores de PS4 y de PS5.

Encuentra partida rápidamente y la experiencia depende de los jugadores con los que toquéis y las ganas que tengan de explorar -como todo-. Si ya tenéis mano con el juego, os adaptaréis al mayor ritmo de juego impuesto por otros jugadores si la dinámica es simplemente terminar el nivel a toda velocidad. Algo que sienta bien a la jugabilidad. El multi permite que las partidas sean más corales y además podréis disfrutar de un buen número de niveles que están diseñados especialmente para varios jugadores. Por supuesto, esta opción alarga la vida útil del producto.

Sackboy y el gameplay

Como siempre intentamos añadir una muestra jugable de los títulos que analizamos y la aventura de Sackboy no iba a ser menos. Empezamos con el nivel Uptown funk que sincroniza la famosa canción con los elementos jugables del nivel. Brutal:

Seguimos con un nivel de plataformas muy activas:

Terminamos con uno de los jefes finales:

La emancipación de Sackboy

Sackboy: Una aventura a lo grande nos presenta a unas de las mascotas más reconocidas de PlayStation en un plataformas muy sólido. Estamos ante un producto con un buen diseño de niveles y que continuamente introduce nuevos elementos que enriquecen la jugabilidad y que permiten que la experiencia no se torne repetitiva. Y lo consigue pivotando sobre una base jugable muy sencilla y con niveles dibujados con un rango de objetivos amplio que habilita que puedan disfrutar de este juego jugadores con diferentes grados de exigencia.

La BSO es superlativa y los niveles sincronizados con una determinada pista son sin duda los más brillantes del desarrollo. Un juego que propone muchas cosas y que la mayoría las solventa con éxito, aunque el ritmo de juego admito que no es para todo el mundo y el grado de exigencia puede que tampoco sea capaz de satisfacer a todos por resultar demasiado simple. Una sorpresa y un buen plataformas para estrenar PS5.  

Sackboy: Una aventura a lo grande disponible en PS5 y PS4. La versión de PS4 permite disponer también de la de PS5.