Caos y humor. Estas son las dos palabras que definen a la saga Saints Row. Aunque hace un tiempo que no tenemos noticias de nuevas entregas, hay que reconocer que todos los proyectos que hay en tiendas siguen siendo extremadamente divertidos. También hay que destacar que varios de los contenidos están disponibles en formato de remasterizaciones que, oye, han mejorado mucho los productos originales. 

En esta ocasión vamos a centrarnos en Saints Row: The Third Remastered. Sperasoft y Deep Silver se han unido para sacar adelante este remaster que luce muy, muy bien, y que a la vez conservado muchos conceptos originales. Solo hay que comparar el juego original con este lanzamiento para confirmar que estamos ante un trabajo bien realizado, y que nos permitirá volver a disfrutar de la conocida ciudad del pecado. Aunque con un aspecto gráfico más pulido y ciertamente evolucionado. 

Primero, tenemos que decir que tanto historia, como misiones, armas, vehículos y contenidos secundarios siguen siendo los mismos. No se han visto modificados ni un ápice. Incluso conservan sus partes malas. Aunque cuando la diversión llama a nuestra puerta, eso da igual. Los resultados completados por Volition siguen vigentes

Pero ¿qué ofrece este Saints Row: The Third Remastered? 

Lo primero, la historia (tal y como hemos dicho anteriormente) no se ve modificada. Hay un nuevo jefe en la ciudad que quiere hacerse con el control de la misma. Pero los Saints no aceptan el trato propuesto. Por lo tanto, serán estos (controlados por nosotros) los que deberán evitar perder el liderazgo que ya tenían sobre la zona. Aunque para ello tengan que liarse a escopetazo limpio. 

Que el apartado técnico suba como la espuma 

Saints Row: The Third Remastered

Vamos a tomarnos este análisis con humor y, antes de nada, vamos a poner el punto de mira sobre el apartado técnico del juego. El aspecto que, sin duda, más ha evolucionado y sobre el que más se ha trabajado. No estamos ante algo que se mantenga como en el momento del lanzamiento original, sino que en realidad se ha puesto toda la carne en el asador. Solo tenemos que fijarnos en el principio del juego, en el que en menos de 5 minutos nos pondremos a pegar tiros como si no hubiera un mañana, y con todo lujo de detalles. 

El apartado gráfico del proyecto es resultón, muy bien construido. Lo verdaderamente mágico de la saga Saints Row es que nos mete en decenas de situaciones en las que la acción es el ingrediente base. Este tipo de escenas han sido muy bien actualizadas a las nuevas tecnologías, con un salto gráfico notable. Y con todo tipo de detalles, tanto en iluminación, como en reflejos, física y diseños menores 

Los modelos de los personajes, por una parte, se comportan bastante bien, con detalles muy interesantes, graciosos y reconocibles. La potencia de las actuales consolas permite mostrar todo tipo de cosas en los mismos. Los escenarios tampoco se quedan atrás, eliminando un poco el vacío que no existía en la versión antigua de Saints Row: The Third, y permitiendo que las zonas se vean más ricas en todo tipo de conceptos. 

Otros efectos como la iluminación, reflejos o efectos especiales (entre los que incluimos el fuego o el agua) han adquirido un tinte sobresaliente que le pinta muy bien al proyecto. Efectos ante los que nos tenemos que quitar el sombrero. 

Hay que añadir que el rendimiento es extremadamente bueno en todas las plataformas para las que Saints Row: The Third Remastered está disponible: no existen ralentizaciones ni fallos en su aspecto gráfico. Y si los hubiera, el juego no perdería un ápice de su diversión. Hablando de cifras, se puede confirmar que el proyecto funciona a 60 fps en Xbox One X y a 45 fps en PS4 Pro. Con un incremento notable de la resolución, claro, que ayuda a que todo se vea mejor. 

En el apartado técnico vamos a mencionar el sonido, el cual ha evolucionado poco. Se han realizado algunas mejoras en el mismo con el fin de que suene mejor, pero no pasa de eso. De hecho, las voces siguen siendo en inglés, con subtítulos en español

La jugabilidad sigue siendo la misma, pero divierte

Saints Row: The Third Remastered

¿Por qué decimos que la jugabilidad sigue siendo la misma? Porque no se han añadido cosas. ¿Por qué ponemos un pero? Porque, al no añadirse novedades, se conservan los mismos fallos que pudimos ver en las anteriores versiones del juego. 

Veamos, por un lado, que los modos de juego siguen siendo los mismos. Básicamente un modo Historia con el que disfrutamos de un sandbox con una amplia zona a nuestra disposición. No faltan las misiones divertidas en las que ir consiguiendo una serie de objetivos. Y tampoco faltan todo tipo de situaciones irreales, que a la vez son las que nos entretienen. Esto es Saints Row, en todo caso. 

El punto negativo llega, a nuestro parecer, en los controles. Y es que encarnar a los personajes de Saints Row: The Third Remastered sigue siendo muy complicado, con una curva de dificultad que nos costará algo coger con exactitud. Se trata de un problema que, pensamos, debería haber sido mejorado. El esquema de controles tampoco se ha cambiado y sigue siendo un poco lioso, respondiendo poco a los estándares que ya hay en este tipo de videojuegos. De nuevo, tendremos que acostumbrarnos a su uso. 

Misión tras misión 

Saints Row: The Third Remastered

Ya sabéis cómo funciona Saints Row: The Third Remastered. Tendremos que ir completando una serie de misiones en las que hacer todo tipo de recados. Desde salvar a nuestra compañera de una caída de avión, hasta participar en combates de lucha libre. Sí, las situaciones son verdaderamente hilarantes y ciertamente absurdas. Pero ahí está lo divertido. 

También están los territorios, los cuales tendremos que ir controlando uno a uno, y gracias a los que desbloquearemos nuevas cosas como armas, vehículos y mejoras para el personaje. Este concepto es muy interesante, ya que nos invita a ir progresando aún más, consiguiendo que el desarrollo del proyecto sea cada vez más sencillo. 

Por cierto, tenemos que mencionar que Steelport es una ciudad llena de vida: si nos aburrimos de hacer misiones, siempre podemos rebuscar en sus recovecos, en los que hay todo tipo de cosas por hacer

Un remaster lleno de contenido 

Saints Row: The Third Remastered

A primera vista, Saints Row: The Third Remastered podría parecer un videojuego especialmente simple con solo algunos cambios. Pero tenemos que decir que en el propio paquete están incluidas las tres expansiones que salieron a la venta en su día, además de casi 30 DLC con objetos cosméticos, armas y diferentes objetos que nos ayudarán a hacer el cafre en Steelport. Por supuesto, todos los añadidos han sido adaptados a la calidad técnica de este remaster. 

En general, en el aspecto jugable no encontraremos mayores novedades en este Saints Row: The Third Remastered. Eso sí, el juego sigue siendo muy divertido. 

Conclusión 

Saints Row: The Third Remastered

Saints Row: The Third Remastered no deja de ser lo que su nombre indica: un remaster que mejora notablemente un juego clásico. El desarrollo del paquete se ha centrado sobre todo en el apartado técnico, sin novedades de renombre en otros aspectos. Esto le habría venido bastante bien, ya que se ha tenido la posibilidad de eliminar los errores que todavía existen en el producto. 

En cualquier caso, hablamos de un producto que sigue siendo divertido, soez y muy, muy entretenido. No esperéis un GTA ni nada parecido, ya que este Saints Row en realidad es un sandbox que busca la diversión a toda costa, con multitud de situaciones sórdidas que, dicho sea de paso, no han sido diseñadas para todas las personas. 

Si os gustan las ideas que propone la franquicia Saints Row, no hay duda de que os divertiréis bastante con esta entrega remasterizada. Echadle un vistazo, si podéis. 

Saints Row: The Third Remastered ya está a la venta en tiendas para PlayStation 4, Xbox One y PC.