Senran Kagura, a pesar de lo que implica la propia marca, tiene una estela que supera a muchos otros videojuegos serios, incluso teniendo en cuenta la edad que tiene. No lo hace, como en otras franquicias, tomando la fórmula que la hiciera popular y explotándola a través de todo su largo recorrido, no. La saga Senran Kagura ha sabido reinventarse, adaptarse y modificar los fundamentos de su juego, aún rompiendo los propios esquemas implementados a lo largo de los años.

Comenzó con un Senran Kagura: Shoujotachi no Shinei, un discreto título de scroll lateral para 3DS que tuvo cierta repercusión en territorio nipón. Luego, le vino un emocionante Senran Kagura: Shinovi Versus, que hacía una incursión en Vita mejorando su capacidad técnica y modificando su estilo de juego, explorando la particularidad de las 3 dimensiones. A pesar de ser en una portátil, tenía una calidad técnica atractiva (superada, por supuesto, por la versión de PC de Shinovi Versus que hemos recibido recientemente).

Y han llovido otros desde entonces, junto a una serie de mangas y anime que apoyan a la franquicia de videojuegos. El último título relevante y continuador del estilo de lucha de la saga ha sido Senran Kagura: Estival Versus, cuya conversión a PC también nos llegó recientemente, dejándonos un sabor de boca agradable.

Pero, como hemos mencionado, Senran Kagura ha experimentado con sus personajes, proporcionándonos otros juegos que se alejan progresivamente de las peleas. No son videojuegos populares, y su capacidad técnica está lastrada por el género al que se adscriben; por otra parte, la base de fans con la que cuentan no es tan grande como la de otros títulos, lo que resulta en una repercusión muy inferior. Aún así, siguen resultando entregas divertidas.

Sobre esas alternativas al beat ‘em up que son los Senran Kagura, podríamos escribir ríos de tinta. No obstante, ya le dedicamos una entrada al título rítmico de cocina, Senran Kagura: Bon Appétit. En esta ocasión, nos alejaremos de los fogones y nos adentraremos en la que es la secuela veraniega más importante de la historia de las ninjas.

Bienvenidos a Senran Kagura: Peach Beach Splash.

El fanservice como espada

Vamos a dejarlo claro desde el principio: sí, esta nueva entrega de la franquicia Senran Kagura tiene mucho fanservice, más del que muchos pueden soportar. Siempre bordeando la fina línea de la sexualidad explícita y la insinuación, aquí tenemos más de lo que hemos sembrado en otros títulos: estudiantes en ropa interior o desnudas (hábilmente ocultas a través de brillos o cruces de piernas recurrentes), comentarios sugerentes, personajes fuera de tono en muchos casos, enemigos visiblemente erotizados… y, todo eso, bajo una ducha de agua.

¿Es algo negativo? No, realmente. Los desarrolladores de Senran Kagura siempre han apostado por la sensualidad, por ir más allá, por buscar el brote sicalíptico que adornara a cada una de sus chicas. Aunque, si se tiene una cierta sensibilidad a estos elementos, lo mejor es permanecer alejado de esta entrega.

Para los demás, ¿qué representa Peach Beach Splash en referente a la esencia que ha ido marcando las luchas de la saga? ¿Hasta dónde han llegado? Para muestra, una imagen.

Senran Kagura: Peach Beach Splash

Y, con ello, entremos en la profundidad de la materia, en el impúdico interior de una entrega que se nos abre en su totalidad, con todo lo que ello pudiera implicar.

De espadas japonesas a pistolas de agua

En esta ocasión, las ninjas de las diferentes academias militares verán como sus armas favoritas se vuelven inútiles en la nueva competición que les aguarda. En esta ocasión, no podrán hacer uso de sus técnicas habituales ni de sus invocaciones, como habían hecho en otros títulos.

Esta vez, y como representación de la totalidad del videojuego, las ninjas más sexys del anime tendrán que usar pistolas acuáticas para enfrentarse a sus rivales. Esto le añade una perspectiva interesante al título y, desde luego, modifica completamente la jugabilidad a la que ya estamos acostumbrados.

Si tuviéramos que comparar algún juego actual con lo que es Peach Beach Splash, ¿cuál sería? Dejamos a gusto del consumidor esa decisión. Por lo pronto, podemos adelantar algunos detalles (que pasaremos a extender más adelante) sobre este título: enfrentamientos por equipos, objetivos como destruir al rival o capturar zonas, posibilidad de cambiar de armas, subidas de nivel, con el correspondiente desbloqueo de habilidades extra, diferencia entre estilos armamentísticos (pistolas ligeras, escopetas, lanzagranadas, rifles de francotirador…).

Senran Kagura: Peach Beach Splash

Senran Kagura: Peach Beach Splash es un videojuego que encaja todo el universo de los shoot ‘em up, y los constriñe en escenarios acuáticos con obstáculos y diferentes alturas, junto a pandas de jovencitas ninja vestidas en ropa interior que reaccionarán de diferente manera según las mojemos más o menos. No habrá sangre, sino prendas mojadas; nada de tensión del campo de batalla, sino divertimento, risas y carajas sonrojadas. En lugar de tanques, tendremos que enfrentarnos a enemigos con protrusiones fálicas que les salen del cuerpo. Aún así, la premisa es similar a la de los juegos de guerra y disparos, salvando las distancias.

Senran Kagura: Peach Beach Splash, como hemos dicho, apuesta por un modelo diferente, donde las principales protagonistas son las armas de agua.

Nos moveremos en entornos tridimensionales, en amplios escenarios, junto a cuatro compañeras, que pueden ser controladas por la IA o pueden ser otros usuarios a los que hayamos accedido mediante las funcionalidades online. Las mecánicas jugables son las mismas, así que no haremos distinción a la hora de explicar el estilo de juego. Comenzaremos escogiendo a una de las 26 chicas que forman parte del elenco. No faltarán las más conocidas, como Asuka, Homura o Miyabi; por otra parte, tendremos algunas sorpresas en el plantel de personajes.

En principio, las chicas no se diferencian por ninguna funcionalidad especial. Todas se manejan de la misma manera y comparten los mismos movimientos. Corren igual, saltan igual y cargan igual. La diferencia radica en las armas que les equipemos y en los accesorios que utilicemos antes de cada partida. Estos accesorios los encontraremos en forma de cartas que nos concederán distintos tipos de habilidades especiales fuera del disparar agua, como lanzar bolas de energía, reducir el movimiento del rival o proporcionarnos escudos temporales. Vamos bien hasta el momento, ¿no?

Hay diez tipos de armas diferentes: Pistol (pistola), Dual Pistol (pistola doble), Assault Rifle (rifle de asalto), Shotgun (escopeta), Spray Gun (pistola rociadora), Gatling Gun (ametralladora Gatling), Shower Gun (pistola de ducha… sí, como suena), Rocket Launcher (lanzamisiles), Grenade Launcher (lanzagranadas), Sniper Rifle (francotirador).

Senran Kagura: Peach Beach Splash

Cada una de las armas disponibles presenta diferentes características, que nos son explicadas en la pantalla de selección de arma: tienen diferentes rangos, diferente cantidad de agua al disparar, diferente poder, diferente precisión y diferente ratio de disparos. Junto a estos datos, nos vendrá el nivel del arma, que podremos ir progresivamente, y una descripción donde se nos explicarán las particularidades del arma. Por ejemplo, la pistola simple puede utilizarse en modo ráfaga o en modo semiautomática, la escopeta puede utilizarse como arma de corto alcance o de medio alcance. Todo esto dependerá de nuestro estilo de juego y, por supuesto, de nuestras preferencias. No hay ninguna mejor que las otras, todo depende de con qué se nos de mejor apuntar y disparar.

En cuanto a las cartas, se dividen en dos tipos: Pet (mascotas) y Skills (habilidades). Las pets actuarán de complemento a nuestro lado, repitiendo nuestros ataques, dándonos invisibilidad o contraatacando de diferentes maneras. En total, hay dieciséis, y cada una tiene su propio estilo. Para avanzar con rapidez, hay que saber combinarlas con el arma en cuestión.

Las skills son técnicas que usaremos directamente sobre el adversario, sobre el usuario o sobre los aliados. Hay 810, y muchos de sus efectos son ingeniosos y estratégicos. Podremos provocar veneno, crear barreras estáticas, reflectante o desplazables, aumentar nuestra capacidad de almacenaje de agua o crear tornados delante del usuario. Asombroso, ¿verdad? Hay mucha cantidad y, al igual que las armas y las mascotas, podremos irlas subiendo de nivel, de tal manera que aumentarán sus características básicas y nos concederán más poder en el área de juego.

Las chicas, como las habilidades y objetos que les pongamos, también podrán subir de nivel. La única manera de lograr subir de nivel es utilizando las cartas repetidas como excedente para aumentar nuestras habilidades. No os preocupéis: el propio juego nos avisará de que tenemos una carta repetida y que podemos usarla para subir de nivel. Es lo único que podemos hacer con ellas, ya que no nos aparecerán dos cartas iguales.

Senran Kagura: Peach Beach Splash

¿Cómo podemos conseguir más cartas? Fácil, a través de los diferentes modos de juego.

Senran Kagura: Peach Beach Splash tiene tres modos de juego principales:

  • Story Mode (modo historia): un modo de juego en el que recorreremos, junto a uno de los cuatro grupos de chicas (Gessen, Hanzo, Crimsom Squad, Hebijo) diez niveles. Es similar a un modo arcade convencional de recreativa o de juego de lucha, sin contar que tendremos cinemáticas entre nivel y nivel aclarándonos la participación de cada escuela en el propio torneo. Cada chica estará presente por un motivo diferente al de las demás. A pesar de hacer únicamente de telón para ponernos a disparar agua como locos, sigue resultando interesante verlas interactuar, como hemos ido haciendo en otros títulos.

    Al principio, no podremos seleccionar niveles, sino únicamente cumplimentar los diez reglamentarios, tras escoger la dificultad. Sin embargo, una vez terminemos por primera vez, podremos realizar las vueltas que queramos saltándonos la historia. También podremos escoger a la chica que queramos (del grupo con el que estemos jugando) para completar cada nivel. Después de finalizarlo por primera vez, podremos intercambiar a las diferentes ninjas a nuestra elección. Como recompensa, nos darán un pack de cartas y dinero, dependiendo en cantidad del nivel de dificultad que hayamos escogido previamente. El uso del dinero lo explicaremos más adelante.

  • Paradise Episodes: este tipo de pequeñas misiones, en las que podremos ganar packs de cartas diferentes a los de la historia principal, nos narrarán algunos encuentros alternativos ‘entre las bambalinas’ del torneo convencional. Unirán a diferentes grupos de chicas, y algunos personajes extra que no estarán disponibles hasta que los desbloqueemos. Todas se reducen a cinco misiones por episodio, y contamos con un equipo menor de personal.
  • V-Road Challenge: en este modo de juego no veremos nada de la historia. Se trata de cuatro torneos divididos en cinco rondas cada uno, que aumentan la dificultad progresivamente y que sólo se irán desbloqueando si hemos completado el torneo anterior. El objetivo general en estos torneos es derribar al equipo enemigo consiguiendo nosotros la mayor parte de las liquidaciones. Una vez completemos la final de cada torneo, nos llevaremos la respectiva copa junto a bonificaciones extras.

Estos tres modos de juego son los que nos tendrán ocupados la mayor parte del tiempo. Sin embargo, Senran Kagura: Peach Beach Splash amplía su experiencia en el universo online, donde podremos combatir por nuestro rango en las Ranked Match, combatir sólo por diversión en las Free Match y, por último, unirnos a nuestros compañeros para sobrevivir en oleadas de enemigos manejados por la IA.

Fuera de las peleas, encontraremos la Shop (tienda), donde podremos adquirir complementos para nuestras chicas, packs de cartas, entre otros elementos. Todo lo que se compre en la tienda sólo se podrá adquirir con dos tipos de objetos: dinero del juego, que conseguiremos durante las misiones, y monedas especiales, a las que sólo podremos acceder completando cada sección, incluidos los modos online. Luego, tenemos la Library (biblioteca), donde podremos ver nuestros récords, cartas e imágenes desbloqueadas. Por último, y siendo algo habitual en la serie, tenemos la Dressing Room (vestuario), en la que escogeremos a nuestras cinco chicas favoritas para cambiarles la ropa a nuestro gusto. Dentro de este modo están las duchas que… bueno, echadles un ojo.

Senran Kagura: Peach Beach Splash

Por último, tenéis la posibilidad de mejorar vuestras habilidades en el modo práctica, siguiendo los consejos de rutina o en una playa abierta libre de enemigos. No obstante, veamos una pequeña guía de movimientos, para ver qué podemos hacer en esta entrega de la franquicia.

Jugabilidad

Es sencillo jugar a Peach Beach Splash, y más aún si venimos de algún shooter. Tenemos, como es habitual, un botón para apuntar, otro para disparar, un tercero para realizar un ataque físico y un cuarto para recargar (atención a la manera de recargar. No podría ser más Senran Kagura). También tenemos un dash especial, doble salto y la posibilidad de planear.

En Peach Beach Splash, tanto las armas como el dash, el doble salto y el planeo consumirán nuestra barra de agua, un elemento importante en el juego. Tendremos que estar pendientes de recargarla a menudo si no queremos quedarnos sin defensas o sin capacidad para disparar ante el enemigo.

Además de nuestras habilidades básicas, podremos hacer uso de las skills y de las pets. Ambos elementos serán accesibles a través de la cruceta, y cada una tendrá un período de recarga después de su uso. A cada uso, la carta cambiará por otra de las que tengamos equipadas, de tal manera que las cinco habilidades y las tres mascotas irán rotando a lo largo del combate.

Si tumbamos a una de las enemigas (sólo si son rivales destacadas de otras escuelas, no rivales genéricas), entraremos en Splash Chance, una oportunidad de empapar a nuestra rival por completo utilizando una pistola de agua de cerca. Como es habitual en la saga, podremos dispararles a tres zonas: cabeza, pechos y entrepierna. Cada ráfaga de disparos obtendrá una calificación diferente, hasta conseguir una cierta cantidad de puntos. Cuando hayamos cumplimentado el tiempo en este modo, la prenda a la que hayamos disparado se eliminará, exceptuando los disparos a la cabeza, que nos dará un primer plano del personaje en cuestión. Tened cuidado, porque esto también lo pueden hacer con nuestra ninja, y significará una baja más para nuestro equipo y un punto más para el equipo contrario.

Las chicas responden bien a nuestros movimientos y es sencillo combinar los dash con los saltos y las ráfagas de disparos. Las diferentes armas se sienten cómodas ante el uso, dependiendo del estilo de combate que nos guste utilizar. A pesar de la simpleza del título, es correcto en cuanto a su capacidad jugable. La posibilidad de combatir junto a otras personas, realmente, vuelve el título el doble de divertido.

Apartado técnico

El estilo visual de Senran Kagura: Peach Beach Splash es el cell-shading, el mismo estilo que ha venido utilizando la franquicia desde hace varias entregas. Esta no destaca especialmente en ningún sentido, de nuevo, siendo una entrega correcta que prima la diversión por encima del aspecto visual. Los modelados de las chicas son similares a los de Senran Kagura: Estival Versus, por lo que tampoco encontraremos demasiadas sorpresas en ese sentido.

Los escenarios son bastante amplios, con parapetos y cubiertas que nos permitirán flanquear a los enemigos desde cualquier ángulo. Algunos niveles tienen menos altura que otros, pero en todos hay desniveles, escaleras, caminos ocultos y diferentes pisos. Hay detalles y obstáculos, por lo que encajan bien con el ecosistema general del videojuego.

Senran Kagura: Peach Beach Splash

Como siempre, las escenas más detalladas y explotadas son aquellas en las que, de algún modo, ponen por delante la sensualidad de los personajes del título. Por supuesto, el uso de efectos, tanto en estas secuencias cortas como en los propios combates siguen reluciendo, tal y como relucían en el título anterior.

Conclusión

Senran Kagura: Peach Beach Splash hubiera sido un título perfecto para el verano. Lástima que no lo recibiéramos justo cuando este terminaba.

Por su parte, hay que decir que el cambio de estilo le sienta bien a esta entrega. No es tan extraño como la premisa pareciera indicar en principio. Hay multitud de opciones armamentísticas, de personalización, de desarrollo de habilidades y de personajes. Podemos cambiar como prefiramos las habilidades y los demás objetos que podemos usar, así como el armamento. El plantel de personajes es muy completo, y gustará a todos aquellos seguidores de la franquicia. Es fácil elaborar una estrategia, y hay suficientes alternativas como para tener una jugabilidad dinámica.

Lástima que no haya tantas opciones de juego como podría parecer. Sin embargo, es divertido de jugar en compañía, y los pocos modos de juego que tiene nos entretendrán durante bastantes horas. Lo malo está en que no hay un modo de juego que nos permita enfrentarnos a la CPU ilimitadamente, exceptuando el modo práctica (y, evidentemente, este no cuenta).

El modo online es bastante fluido, sin lag. No hay problema en cuanto a encontrar partida, y los jugadores se unirán bastante más rápidamente que en otros videojuegos. Hay un buen movimiento de gente, y las partidas se hacen bastante rápidas.

Senran Kagura: Peach Beach Splash

Senran Kagura: Peach Beach Splash no es el mejor juego de la franquicia, pero, como todos los anteriores, sigue siendo divertido, sobre todo en el online. Si os interesa la franquicia, o una versión light de un shooter tradicional, dadle una oportunidad, porque probablemente os termine seduciendo.

Es un exclusivo de Playstation 4, así que lo encontraréis por 44,90€ sólo para esta consola. ¡Disfrutadlo!