A diferencia de lo ocurrido en la anterior generación en la que los Survival Horror fueron un género prácticamente ausente, el género vuelve a vivir una segunda juventud estos días. Son muchas las propuestas que buscan recuperar la sensación de terror y miedo en los videojuegos.

Y aunque las grandes compañías han hecho sus pinitos por regresar al Survival Horror, como es el caso de Capcom y su nueva deriva con la saga Resident Evil, lo cierto es que son los pequeños estudios los que más han apostado por este formato. Uno de los últimos ejemplos que podemos encontrar es el de Song of Horror, que recupera esa esencia clásica, pero adaptándola a nuestros días.

En este sentido, Protocol Games ha hecho un gran trabajo reimaginado la fórmula del Survival Horror regresando a los conceptos básicos de este género y planteando un juego de forma muy inteligente. En el fondo, no hay nada más terrorífico que dejar que nuestra imaginación nos juegue malas pasadas, y esta meta la logra con creces el título que nos ocupa en este análisis: Song of Horror.

Apartado técnico

Nos encontramos ante un videojuego que pone de manifiesto que no son necesarios gráficos ultra realistas para conseguir asustar. De hecho, Son of Horror cuenta con un apartado técnico bastante discreto, aunque el buen hacer de Protocol Games consigue eclipsar esa falta de potencia con un diseño de niveles excelentemente planteado.

Otro de los puntos fuertes de Song of Horror es la forma en la que se utiliza el juego de luces y sombras. Como hemos señalado, una de las maneras más efectivas de lograr asustarnos es que nuestra mente vea cosas donde no las hay, y una de las más muy efectivas de conseguirlo siempre, es el uso de la iluminación y zonas oscuras

En este sentido, poco se le puede reprochar a este título. Eso sí, como hemos señalado, no es ningún portento gráfico y eso se nota especialmente en el diseño de los personajes. Si bien estos resultan creíbles, podemos señalar que se podían haber trabajado un poco más, ya que se manifiestan algo toscos y en algunos casos dan la impresión de estar poco trabajados.

Pero como hemos señalado, el resultado es notable por parte de Protocol Games. En lo que se refiere a bugs y problemas similares, Song of Horror es un título bastante estable, aunque sí es cierto que en el último capítulo hemos encontrado más situaciones anómalas. Una circunstancia que es comprensible ya que ha sido el último en ser publicado. A pesar de todo, desde Protocol Games han incorporado un parche que debería arreglar la práctica totalidad de las inconsistencias que podríamos encontrar en nuestras sesiones de juego.

Jugabilidad

Song of Horror es un título que nace con la esencia de los clásicos en su ADN. Nos encontramos ante un juego que nos invita a explorar entornos típicos del género de terror como mansiones abandonadas y manicomios para resolver un misterio, en este caso, la trama comenzará en torno a la misteriosa desaparición de un escritor.

A pesar de que este detonante no sea realmente novedoso, y con ciertos toques de cliché, funciona a la perfección y sienta las bases para ese trasfondo sobrenatural. Todo ello aderezado con influencias de grandes clásicos como Alone in the Dark o Resident Evil. Una mezcla ganadora que
evoluciona con vida propia para elevar la tensión y asustarnos cuando menos lo esperamos.

El desarrollo del juego es bastante tradicional en el sentido de que nuestro avatar estará indefenso y deberá recorrer escenarios cerrados resolviendo puzzles y acertijos. Todo ello mientras somos asediados por un maligno ente denominado como “La Presencia” y que usará la oscuridad para acabar con nosotros.

Y es aquí donde encontramos una de las mayores virtudes de Song of Horror, que es nada más y nada menos que un uso magistral de las luces, las sombras y los planos fijos. Cada uno de los avatares que podemos elegir cuenta con una serie de habilidades y un objeto que es capaz de proyectar luz. Estas “linternas” no se agotan y nos permiten iluminar el escenario, aunque pagando como peaje el ser más visibles ante “La Presencia”.

Por otro lado, hay que señalar que Protocol Games ha creado un entorno opresivo con el que juega a la perfección con nuestras mentes. No hay nada dejado al azar en este título y cada susto, cada pico de tensión está perfectamente pensado y meditado. En principio, esto está conseguido gracias a la integración de una IA novedosa que se adapta a nuestro modo de juego.

Desconocemos realmente si esto es así, pero lo cierto es que durante nuestras sesiones de juego en Song of Horror sí hemos sentido la desazón de no estar completamente seguros en ningún momento. Una circunstancia a la que hay que añadir la fragilidad de nuestros personajes que ante este sobrenatural enemigo únicamente podrán huir o intentar mantenerse cuerdos para evitar la muerte.

Y como en la vida real, morir en Song of Horror es una circunstancia definitiva. Esto incorpora un toque roguelike a este título que es interesante, aunque creemos que puede llegar a penalizar en exceso, ya que habrá situaciones que no podamos controlar. 

En cualquier caso, esto nos obliga a ser realmente cautelosos y a escuchar con atención a nuestro alrededor para intentar anticiparnos a «La Presencia» y escapar de sus letales garras. A fin de cuentas, estamos ante un título de terror y si algo hemos aprendido de este género es que morir es una realidad. En cualquier caso, si un personaje muere, podremos seguir la historia con el resto.

En lo que se refiere a los puzzles que tendremos que resolver, Protocol Games no reinventa la rueda. Es más, la mayor parte de ellos son bastante tradicionales y siguen la línea marcada por clásicos como Resident Evil. La dificultad es moderada en la mayor parte de los casos, aunque hay algún que otro acertijo que tiene bastante mala idea y que nos puede llevar bastante tiempo superar.

Un aspecto que no ha terminado de convencernos es el uso de los denominados como Quick Time Events. Su presencia es más elevada de lo que nos hubiese gustado y en general creemos que no aportan demasiado y dada la naturaleza de muerte permanente de Song of Horror pueden penalizar demasiado. La dificultad de superarlos o no, dependerá en parte de la naturaleza de cada personaje, pero la verdad es que se antoja como una mecánica algo desfasada y poco interesante.

En lo que se refiere a duración, completar los cinco capítulos de Song of Horror nos llevará alrededor de una veintena de horas. Un número que puede variar bastante en función de nuestra habilidad o de lo bien que conozcamos el juego. Y es que en este título tendremos que volver sobre nuestros pasos en busca de pistas y llaves para avanzar, lo que hace que en esos primeros recorridos tengamos que deambular bastante por cada uno de los escenarios.

Apartado Sonoro

Como obra del terror que se precie, Song of Horror hace un buen uso de la música y de los efectos sonoros para mantenernos en tensión. La música es una siniestra acompañante que modula nuestro estado de ánimo y contribuye a meternos dentro de la historia. Protocol Games ha trabajado bastante este aspecto con el repiqueteo de las bombillas, el sonido de la estática y otros elementos que nos ponen los pelos de punta. 

En cuanto a la elección de voces no está mal, solo son en inglés, aunque no nos ha parecido que esté al mismo nivel que el resto de los elementos que componen este apartado.

Conclusión

Song of Horror es un juego para todos aquellos que deseen una experiencia Survival Horror de corte clásico. Todos los elementos que hicieron grande a este género se encuentran aquí, modernizados en algunos aspectos. Otros añadidos no terminan de cuajar, como la muerte permanente, y aunque la premisa es interesante y encaja bien como concepto teórico, la implementación en este título se queda un poco en tierra de nadie. 

A pesar de esos aciertos y errores, la verdad es que la atmósfera creada por Protocol Games está muy bien lograda y resulta genuinamente aterradora. Son of Horror juega con nosotros casi al mismo tiempo que nosotros lo hacemos con él, algo que resulta muy complicado de lograr. Además, la sensación de desasosiego e inseguridad que es capaz de crear, nos lleva a medir al máximo nuestros pasos.

Quizá no sea el Survival Horror definitivo y su apartado técnico esté anticuado, pero lo cierto es que como experiencia de terror está muy bien conseguida. Sin duda, es un título para los enamorados del género que busquen propuestas conservadoras frente a la nueva deriva que está dando el Survival Horror.

Song of Horror ya disponible para PC.