«Transcending history, and the world, a tale of souls and swords, eternally retold»

Así empiezan todos los juegos de la saga de espadazos en 3D más famosa del mundo mundial, y esto es, ni más ni menos, lo que el Team Soul nos ha traído con Soulcalibur VI (y si hasta ahora escribíais “Soul Calibur”, como todo hijo del vecino, que sepáis que estaba mal) una revisión de sus 3 primeros capítulos, y un intento de hacernos olvidar el fiasco del V.

Como no se si esto lo va a leer alguien con miles de horas y combates en la chepa, o por el contrario, no habéis tocado esto en vuestra vida, y sois totalmente vírgenes, voy a intentar agradar a todo el mundo, así que, desenfundad vuestras armas, las que cortan, no las otras…

The Book Of Souls

Vamos a empezar por la parte simple, o sea el modo historia clásico de toda la vida, o como aquí lo llaman Soul Chronicle, en el cual controlaremos principalmente (aunque también habrá alguna intervención de sus colegas como Maxi o Xianghua) a Kilik a lo largo de su aventura con el propósito de acabar con la espada maldita Soul Edge. En este modo nos dedicaremos a avanzar, y golpear gente, por los diferentes capítulos, mientras asistimos a conversaciones entre los personajes como si de una visual novel se tratase, así que preparaos para leer un rato bien gordo, y así hasta el desenlace final de la historia.

Pero ahí no acaba “la historia”, tras acabar el hilo principal, podréis seguir las aventuras, o desventuras, de cada uno de los personajes del juego, dando así más trasfondo a la nueva historia de la saga y respuestas a algunas preguntas tales como ¿de dónde salen son los hombres lagarto? ¿quién es este nuevo personaje que parece Rasputín? ¿qué narices hace Geralt aquí? (el cual, por cierto, está integrado realmente bien) ¿por qué Cervantes tocaba el piano con Jose Manuel Parada? o la más importante ¿dónde compra la ropa Voldo? bueno, esta última no del todo.

¿Se acaba aquí la historía en el juego? Nones, esto ha sido sólo un calentamiento, y lo más gordo viene ahora con Libra Of Soul.

Soul Power

Tras el sinsentido que fue quitar el modo más famoso de toda la saga, el Weapon Master, en el capítulo anterior, en esta ocasión el Team Soul ha querido redimirse creando lo que es más un un action RPG en toda regla, Libra Of Soul, desde la creación de tu propio personaje desde cero, con su propio estilo basado en las otras almas (consejo si no os queréis quebrar mucho, usad el estilo de Nightmare su combo básico de toda la vida, y todo será un paseo militar, pim, pam, pum, bocadillo de atún) hasta la posibilidad de subir niveles, visitar ciudades, tomar decisiones que afectarán a la historia, o combates aleatorios, , muchos de ellos bajo condiciones especiales tales como luchar sobre una pista de patinaje artístico, o tener que vencer usando sólo un tipo de ataque; en definitiva, todos elementos propios del género.

Así que tras crear mi samurai ciego reshulón empiezo la aventura que me tendrá entretenido más de veinte horas. Con una introducción en la que lo único que me queda claro es que soy alguien especial (vaya novedad) y que tengo que cerrar unos portales para no morir, comienzo mi aventura con Maxi de colega, y nuestra primera parada es el dojo de Drona, el cual viene a sustituir al mítico Soul Master como entrenador, pero este tiene el carisma de de una sandalia, y la orientación de Ryoga de Ranma ½.

Lo que si que hace, es enseñarte bastante bien cómo jugar al juego, con explicaciones y prácticas de cómo moverte, contraatacar o las novedades dentro del sistema de combate, el cual es una mezcla de todos los juegos; tenemos el Soul Charge de Soulcalibur III, con el cual nuestro personaje amplificará su ataque, y en el caso de algunos, hasta cambiará de aspecto y abrirá las puertas a nuevas habilidades, como en el caso de Grøh, uno de los nuevos protagonistas, el cual se convertirá en “Super Guerrero” siendo así capaz de hasta teletransportarse, y es que esta entrega, es la más anime de todas, con él como máximo representante.

Los Armor Breaks también vuelven, pudiendo romper armaduras y ropa de los personajes, incluso si van casi desnudos, como es el caso de nuestra Ivy. Del V también nos encontramos los Guard Impacts, con el cambio de que esta vez son más un parry como en Street Fighter III, y no dependen de la barra Soul Gauge. Y si hablamos de anime, obviamente, los Critical Edge están presentes para acabar con hasta media barra vida dependiendo del personaje que los use, especialmente el usuario de la espada con un ojo.

Pero claro, esto no sería un nuevo capítulo en juego de lucha sin alguna mecánica nueva, y en el caso del que nos ocupa se llama Reversal Edge. El susodicho se activa con G+B, o el atajo que toque en vuestra versión, y consiste en dos pasos: en el primero puedes absorber el ataque, o ataques, del adversario, pensad en un focus de Street Fighter IV, pero sin recibir el daño. Después de ese paso, vuestro personaje pasará a una cinemática donde los dos personajes entraran en un duelo, y aquí es donde la cosa se pone interesante, dependiendo de la opción que cada uno decida, tendremos una reacción diferente, si queréis saber cuales son las variantes podéis ver estas tablas donde explican todos los posibles escenarios y desenlaces. El resultado de esto es una nueva capa jugable, la cual es sencilla de usar, y con suficientes variantes a la hora de crear estrategias, y encima, tiene un tono duelo samurai que nunca está de más.

Tras el inciso técnico, volvemos al modo historia; así que tras entrenar un rato con Drona, ya podemos aventurarnos en el mapa del mundo mundial, y empezar a visitar diferentes lugares, como las ciudades, en las que encontraremos tiendas donde comprar armas y comida con diferentes efectos a la hora de los combates, o personajes, como Thomas, el mercader enrollado al que iréis ayudando durante todo el desarrollo de la aventura, o Bolta, la herrera que hará vuestras armas más potentes mediante la fusión entre ellas, o al añadir materiales con habilidades especiales. Dichas ciudades podrán subir de nivel si completáis los sidequests de las mismas, abriendo así la posibilidad de conseguir nuevo equipo e items para la aventura.

Dichos sidequests también los encontraréis por todo el mapa, algunos de ellos desbloquearan nuevos capítulos del modo Soul Chronicle, otros servirán para conseguir armas y oro, el cual podéis usar en este modo, ya sea para comprar el equipo antes mencionado o moverse por el mapa. Movernos nos afectará al bolsillo, ríete de los precios de primera clase en los aviones, siempre que nos salgamos del recorrido principal, si la zona por la que crucemos es especial como un desierto, montañas o mar, tendrá un extra a la hora de cruzarla, y ojo, porque podremos ser asaltados en cualquier momento por algún mangurrian dispuesto a fastidiar nuestro viaje a Kuala Lumpur en busca de un garrote, y si perdemos, también perderemos el carromato, volviendo a tener que empezar el recorrido. Si sois realmente vagos y os da pereza usar el “modo dios” de Nightmare, siempre podréis reclutar mercenarios para hacer vuestro trabajo, los cuales podéis reclutar en las ciudades, o ganando combates.

El oro también podréis intercambiarlo por Soul Points, para comprar extras en el modo Museo, del cual hablaré más abajo, porque hasta aquí el resumen del modo Libra Of Soul, el cual, como podéis ver, casi que podría ser un juego en si mismo.

Soul Kitchen

Por si todo ese ladrillo que acabo de escribir fuese poco, aún nos quedan más modos de juego, como los clásicos Arcade, aquí se limita a 8 combates contra la máquina con diferentes dificultades. Y como no podía ser menos en este también nos encontraremos el creador de personajes más famoso del mundillo, en el cual podréis crear casi cualquier engendro que se os pase por vuestra turbia mente, pero creo que el tema de los cimbreles ya fue parcheado hace un tiempo, así que se acabo el acoso sexual por parte de los clones de Voldo con mangueras tales, que ríete tu de Magic Mike XXL.

Obviamente, un juego de lucha puede tener un modo historia chachi junto a más añadidos, pero donde realmente se corta el bacalao, es en el online, y en este caso, lamentablemente, no se han quebrado mucho. La razón es que, por ejemplo, en el modo Ranked, no puedes buscar por los niveles de tus adversarios, con lo que podéis pasar de enfrentaros a un manco que sólo machaca botones como servidor, a un pro con una gritón de puntos y horas. Y si quieres jugar en Casual, pasa directamente a una sala donde esperar a que te toque, lo cual es un poco coñazo, cuando podían haber hecho con en la gran mayoría de juegos del género, usar el mismo método que para las partidas por nivel, y dejar las salas para cuando quieras jugar con más gente o torneos. Esto no quita que el online vaya bien, o lo parezca, porque no he tenido problemas para encontrar adversarios o saltos de frames en ninguna de mis partidas.

Otros clásicos que también encontraréis son el modo entrenamiento, en el cual eché de menos la posibilidad de elegir un movimiento e intentar repetirlo viendo los comandos, ya que aquí sólo veremos el vídeo del mismo, y estas cosas siempre vienen bien en los juegos de lucha en 3D, ya que tienen un chorro de movimientos que practicar.

Y como no, el museo, en el cual os podéis aburrir de ver contenido (mucho de él deberéis de desbloquearlo con puntos, pero si jugáis un poco no tendréis problema) desde la historia de los personajes y el mundo, pasando por las BSOs o ilustraciones y pósters promocionales de la saga (sí, TODA) Respecto al material promocional, es una pena que no se pueda hacer zoom en las ilustraciones, pero esto ya es cosa mía, que me gustan estos añadidos tontos que nadie ve.

Incluido en este modo, también encontraréis unas explicaciones sobe el estilo de lucha, y cómo usar a las diferentes personajes según el nivel de habilidad del usuario, lo cual está muy bien para hacerse una idea de los múltiples estilos, aunque hubiese estado aún mejor con tutoriales para cada uno de ellos, pero menos da un piedra ¿no?

Gameplay of Souls

Tanto texto sin una prueba jugable quedaba feo. Por eso adjuntamos un gameplay en el modo Soul Chronicle, un modo largo y cargado de contenido en el que es obligatorio detenerse en este SOULCALIBUR VI. Dentro vídeo:

Redeemer Of Souls

Y hasta aquí nuestra aventura en esta nueva entrega del cuento de nunca acabar. ¿Es un juego perfecto? Obviamente no, tiene fallos, como el tema del online antes mencionado, los pocos escenarios que tenemos a nuestra disposición, o que técnicamente no parece nada del otro mundo, pero es que lo que se pretendía no era una nueva entrega desde cero, eso ya se intentó con el V, y mirad lo que pasó. La idea tras en este era recuperar la esencia de los primeros, y trasladarla a un plano actual, por eso visualmente es muy similar a los primeros, los trajes de los personajes son remixes formados por partes de varios capítulos de la saga, los antes mencionados escenarios, son versiones actualizadas de aquellos con polígonos bailones y píxeles como el Zweinhander de Siegfried  y como no, a todo esto hay que añadirle una BSO épica como viene siendo marca de la casa. Que a lo mejor podían haber añadido alguna cosa más de los originales, como la posibilidad de romper las armas que había en Soul Edge, pues también, pero algo tienen que guardar para el próximo, ¿no?

Tanto si echabais de menos a Taki como yo, o si por el contrario, empezáis en este momento a dar vuestros primeros mandobles, Soulcalibur VI es un gran (re)comienzo de una saga que andaba más perdida que la espada a la que le debe el nombre.

«The battle has finished. Only the victor may proceed»

Soulcalibur VI ya está disponible en PS4, Xbox One y PC.