Maquinas de vapor que surcan el espacio, estética victoriana y tintes de los mitos creados por Lovecraft son solo algunos de los ingredientes que hacen que Sunless Skies sea un título prácticamente único. Un mérito que no es del todo atribuible a este juego ya que su anterior entrega Sunless Sea partía de una premisa muy similar en la que el mar era el protagonista en su lugar. Tras un largo proceso de desarrollo y un posterior estado de “early access” en el que el juego ha ido añadiendo los contenidos desbloqueados durante el Kickstarter en el que se financió este título, por fin el estudio ha considerado que Sunless Skies estaba listo para su lanzamiento oficial.

Y es que aunque las bases no han cambiado demasiado respecto a lo que pudimos probar en su momento, lo cierto es que Sunless Skies ha evolucionado bastante desde sus primeras versiones. Eso sí, hay una consideración que se ha mantenido inalterable: la importancia de los textos y la narrativa. En este sentido, nos encontramos ante un juego que está más cercano a la novela que al videojuego tradicional, lo que sin duda es uno de sus mayores atractivos, pero al mismo tiempo se convierte en su talón de Aquiles, especialmente para aquellos a los que el ritmo pausado de Sunless Skies pueda resultarles demasiado lento.

Sin duda es una cuestión importante, pero Failbetter Games conoce bien a su público y no parece estar dispuesta a hacer concesiones de ningún tipo, al menos en lo que al nivel de texto se refiere. De hecho, el estudio es bastante beligerante en este sentido llegando a impedir que se publicasen traducciones a otros idiomas de su anterior título, una reacción que ha imposibilitado a muchos jugadores adentrarse en esta saga debido al alto nivel de inglés necesario para entender la trama. En este sentido, lo cierto es que Sunless Skies hace un uso más sencillo del lenguaje, aunque sigue siendo un escollo para todos aquellos que no tengan unos conocimientos amplios en la lengua de Shakespeare.

Apartado técnico

Sunless Skies no es en ningún caso un dechado de potencia gráfica, pero sí que ofrece un cuidado diseño artístico y una presentación de 10. Sus entornos se combinan con elementos móviles y otros fijos que configuran los distintos escenarios que recorremos en nuestra fiel máquina de vapor voladora. Las luces y las sombras tienen una importancia fundamental y se proyectan de forma dinámica en función del lugar en el que se orienten nuestros focos o los de los faros distribuidos por la irregular geografía de este particular universo londinense de corte victoriano.

Como señalamos, los entornos son ricos, variados y cambiantes en función de las regiones en las que nos adentremos. Cuanto mayor sea la “profundidad” del universo al que nos adentremos, más alienígena y perturbador se volverá. En este sentido, Failbetter Games ha realizado un gran trabajo que incluso supera al que pudimos ver en Sunless Sea. Las animaciones, aunque sencillas, cumplen su cometido y contribuyen a crear un entorno más realista, especialmente en los combates en los que los efectos de las armas, y de algunos enemigos, llegan a ser especialmente llamativos.

Todo ello sin olvidarnos de algunos efectos de partículas como viento o polvo que hacen que nuestros viajes adquieran un tono completamente distinto gracias a ese toque de realismo adicional. Y aunque comentábamos que la lectura de textos fijos es uno de los elementos fundamentales de Sunless Skies, no es menos cierto que todas estas ayudas visuales contribuyen a hacer la experiencia de juego mucho más amena. En lo que se refiere a rendimiento, podemos afirmar que es bueno y respecto a errores y bugs, no hemos encontrado ninguno a lo largo de nuestras sesiones.

Jugabilidad

Sunless Skies nos pone al frente de una embarcación, en este caso una máquina de vapor capaz de viajar por el espacio. En nuestra labor como capitanes, deberemos velar por el bien de nuestra tripulación, o no, mientras surcamos el universo en busca de fama o fortuna. En este sentido, Failbetter Games ha dispuesto unas metas más concretas que en su anterior entrega y en líneas generales podemos afirmar que estamos ante un título bastante más asequible que Sunless Sea.

La anterior afirmación no supone que estemos ante un juego fácil, ya que no lo es, pero lo cierto es que los tutoriales y el juego en general son más amigables. A ello se une la posibilidad de elegir un modo campaña más accesible y con menos impacto negativo que el que podríamos considerar como tradicional. De esta forma, si somos recién llegados podemos adentrarnos en este particular género de forma más placentera y menos frustrante que si lo hiciésemos en su modalidad tradicional. Y es que la muerte siempre ronda en cada esquina del siniestro mundo en el que se desarrolla Sunless Skies.

Sea cual sea nuestra meta, tendremos que gestionar nuestra “embarcación” y los distintos recursos que hacen esto posible. Tripulación, alimentos o combustible son algunos de los elementos que tendremos que tener bajo control si no queremos que nuestras peripecias espaciales terminen antes de lo previsto. Para ello tendremos que realizar encargos de distinta naturaleza que irán desde las labores de transporte a establecer acuerdos comerciales con los que comprar recursos y mejorar nuestra máquina de vapor. Cada una de nuestras acciones tendrá su repercusión y un impacto en el juego, por lo que os recomendamos explorar cada una de ellas, aunque el resultado pueda resultar fatal.

Sobrevivir en este mundo será una tarea compleja que tendremos que ir descubriendo poco a poco. Sunless Skies en cierto modo es un roguelike en el que la muerte permanente acecha en cada rincón. Esto es especialmente cierto cuanto más nos adentremos en el espacio profundo, en el que la realidad se retuerce a nuestro alrededor y los peligros son cada vez mayores. Por eso, tendremos que ir lo mejor preparados posible y nos llevará bastante tiempo, ya que en este título los errores se pagan caro, pero cuando nos volvamos a levantar estaremos un paso más preparados para llegar hasta el final de esta historia.

En este sentido, la penalización por morir no resulta tan dramática como en Sunless Sea, y además de conservar ciertos avances, conservaremos la experiencia obtenida por nuestro anterior capitán. De esta forma, como si de una saga se tratase, podremos ir más allá de dónde llegaron nuestros antecesores, ahondando en la sensación de aprendizaje y progreso lento que anteriormente mencionábamos.

Entre todos los elementos de personalización que encontraremos, podemos señalar la instalación de mejoras en nuestra nave junto a mejores armas que permitan acabar de forma rápida con las amenazas que se nos pongan por delante. Hay que señalar que el combate resulta básico y en ocasiones poco estimulante, pero añade cierta tensión y en ocasiones puede llegar a ser emocionante. En cualquier caso, cualquier mejora de nuestra embarcación será cara y requerirá que dispongamos de un nivel de riqueza elevado. Una necesidad que nos obligará a ser audaces e intentar obtener el máximo beneficio en nuestras empresas. Algo que puede dar lugar a historias nuevas e interesantes, lo que siempre es un aliciente en Sunless Skies.

Todos los elementos de gestión y de RPG que rodean a este título no son más que una escusa para disfrutar de la historia y tramas alternativas que ofrece Sunless Skies. Pese a que hay unas líneas generales, muchas de nuestras aventuras se conformarán en función de nuestras decisiones, y algunas de ellas nos perseguirán hasta el final. Recurrir al canibalismo puede ser la diferencia entre la vida y la muerte, pero este oscuro secreto nos perseguirá siempre, cerrándonos algunas puertas, pero también abriendo otras.

Apartado sonoro

De melodías sencillas, la banda sonora de Sunless Skies evoca un sentimiento de añoranza y pesadumbre a nivel general. Tiene un cierto componente de decadencia que encaja a la perfección con el estilo victoriano del juego. Si bien es cierto que no son muy variadas, hay suficiente variedad como para que no resulten pesadas estas tonadillas, lo cual es siempre un acierto y especialmente en un juego como este en el que se pasan largos ratos leyendo o navegando de un lugar a otro. Los efectos sonoros cumplen con su cometido, aunque tampoco son nada del otro mundo.

Conclusión

Al igual que Sunless Sea, Sunless Skies es un juego prácticamente único en el que las aventuras se desarrollan con el foco puesto en la narración y en la lectura. Un elemento que un mundo audiovisual puede resultar extraño, pero que sin embargo le aporta un gran valor añadido al permitir una mayor profundidad narrativa que se potencia a través de la imaginación del jugador. A nivel jugable, Failbetter Games ha creado un título mucho más sólido y gratificante que en la anterior entrega de la saga, pero también más accesible para todos aquellos que quieran adentrarse en él. Todo ello sin renunciar a su esencia.

Los aspectos más negativos los podemos encontrar en su ritmo pausado y en que parte de la jugabilidad se justifica como un añadido para lo que bien podría ser un conjunto de historias determinadas únicamente por nuestras elecciones. En cualquier caso, todo esto añade una capa de profundidad adicional que tampoco resulta desagradable. Más allá de estas cuestiones, Sunless Skies es un juego absolutamente recomendable salvo que no os guste leer o no conozcáis el idioma. Fuera de esos casos, no se nos ocurren muchas escusas como para no darle una oportunidad y dejarnos perder en su particular universo.

Sunless Skies ya disponible para PC.