El mundo de The Elder Scrolls permanece siendo misterioso pese a que Bethesda y Zenimax nos van desvelando poco a poco cada uno de los lugares que lo componen. Sin embargo, la nueva expansión para The Elder Scrolls Online lejos de recurrir a un territorio inexplorado ha optado por regresar a otro lugar emblemático de la franquicia: Skyrim.

En esta ocasión, nos desplazamos hasta Skyrim occidental para adentrarnos en sus páramos helados para hacer frente a la amenaza de vampiros y licántropos. Pese a que esta expansión es menos “exótica” en lo que se refiere al entorno si la comparamos al resto que hemos podido recorrer en The Elder Scrolls Online, lo cierto es que Greymoore también resulta interesante.

The Elder Scrolls Online: Greymoor mantiene la línea de ampliaciones que ha venido recibiendo este MMORPG a lo largo de los últimos años. La comunidad de este título es bastante fiel y sabe lo que quiere, y desde Bethesda no dudan en proporcionárselo. Por tanto, no encontraremos novedades revolucionarias en Greymoor, pero sí pequeños añadidos que enriquecen el juego y lo hacen más complejo.

Dado que estamos ante una expansión, os recomendamos consultar nuestro análisis del juego base para conocer los pormenores de este MMORPG pese a que algunos aspectos han cambiado a lo largo de estos años. Para todos aquellos interesados en el resto de expansiones publicadas, también podéis encontrar los análisis correspondientes a Morrowind, Summerset y Elsweyr.

En tierra de lobos… y de vampiros

Como mencionábamos al principio, The Elder Scrolls Online: Greymoor nos lleva hasta Skyrim por lo que visualmente no esperéis encontrar muchas novedades o cambios respecto a lo que ya habíamos visto en esta región. A pesar de todo, esta región nórdica tiene un fuerte carisma que nos atrapa desde el primer momento y que nos hace sentirnos como en casa, especialmente para todos aquellos que disfrutaron con The Elder Scrolls V. 

Por otro lado, Greymoor introduce un segundo mapa que se desarrolla en las entrañas de la tierra de Skyrim occidental. Tampoco es que este área sea un dechado de originalidad, pero sirve para contraponer dos realidades distintas y ofrece una alternativa a los páramos helados. 

Sin embargo, el elemento más llamativo y más característico que aporta esta ampliación las denominadas como “Harrowstorms”. Estos singulares fenómenos meteorológicos son los protagonistas de esta ampliación y de ellos surgirán distintos engendros vampíricos que tendremos que derrotar. Pero más allá, de los elementos directamente relacionados con la jugabilidad, visualmente aportan tormentas rojizas que transforman el área circundante a ellas. 

Tampoco es que esto último sea un elemento muy revolucionario, y nada que no hiciese Rift en su día, pero lo cierto es que añade un toque distintivo a esta expansión y casa bien con la temática de vampiros que aporta The Elder Scrolls Online: Greymoor.

En lo que se refiere al rendimiento, The Elder Scrolls Online sigue siendo un juego muy estable y pulido. A lo largo de nuestras sesiones de juego no hemos experimentado ningún tipo de problema y la conexión con los servidores ha sido buena en todo momento. 

A pesar de que el juego luce bastante bien y da el tipo, el paso de los años no pasa en balde y The Elder Scrolls Online comienza a mostrar síntomas de fatiga gráficamente. Las animaciones están bien, pero ya no resultan tan impresionantes como antes, por lo que quizá Bethesda y Zenimax deberían empezar a renovar este apartado de cara a los próximos años.

Si nos adentramos en la jugabilidad de este MMORPG tampoco encontraremos cambios dignos de mención. Como viene siendo habitual, podremos acceder desde el primer momento a los contenidos de The Elder Scrolls Online: Greymoor incluso aunque nuestro personaje de nivel 1. De esta forma, podemos disfrutar de todas las novedades que aporta esta ampliación aunque seamos unos recién llegados a este título.

Una de las mejores formas de adentrarse en esta expansión es dejarse llevar por la trama de la misión principal. Esta serie de gestas desentrañan la historia de la región e iremos descubriendo las distintos lugares que componen esta región. Estos van desde hitos geográficos y arquitectónicos a mazmorras públicas llenas de desafíos.

The Elder Scrolls Online: Greymoor no introduce demasiados cambios o añadidos salvo una nueva actividad que nos permitirá desentrañar restos arqueológicos de Tamriel. Se trata de un pequeño minijuego que nos llevará a recorrer las distintas regiones del continente en busca de antigüedades como si fuésemos Indiana Jones. Sobre el papel suena más emocionante, aunque el resultado no es demasiado divertido y se trata de una de esas actividades que podemos denominar como “sumideros de tiempo”.  

La otra gran novedad que aporta Greymoor es el rediseño de las habilidades de los vampiros. Ser un vampiro no es algo nuevo de esta ampliación, ya que cualquier personaje podía serlo si se “infectaba” con la enfermedad desde los inicios del juego. Sin embargo, esta expansión sí introduce multitud de cambios para todas las habilidades y talentos que nos proporciona esta nueva realidad. 

Como suele ser habitual, los cambios introducidos son bastante radicales frente a las habilidades originales. Esto ha causado bastante revuelo entre los aficionados de The Elder Scrolls Online y hay una acalorado debate sobre cuáles son mejores. En cualquier caso, esto no debería suponer un gran problema para los recién llegados o para todos aquellos que jueguen a Greymoor de forma casual. 

Gameplay

A continuación os dejamos un pequeño vídeo de la introducción y primeros compases de The Elder Scrolls Online: Greymoor.

Conclusión

The Elder Scrolls Online: Greymoor mantiene la esencia de todas las expansiones publicadas hasta la fecha. Sin embargo, es imposible no sentir que esta ampliación se queda un poco escasa de contenidos. Más allá de la arquelogía y las nuevas misiones, no hay mucho más contenido. Sí, hay mazmorras adicional para 12 jugadores, pero tampoco podemos destacar muchas novedades más.

Puede que el resto de novedades se publiquen con el resto de DLC previstos para Greymoore, aunque no estarán incluidos en esta expansión. Y esto último es quizá resulte más frustrante, sentir que esta expansión podía haber sido mucho más ambiciosa de haber incluido estos contenidos descargables.

The Elder Scrolls Online: Greymoor ya disponible para PC, PS4 y Xbox One.