Una larga espera puede llegar a ser frustrante sin tener una recompensa que nos espere al final. Bajo esta premisa se forja de The Longing, un título realmente singular en el que su creador nos invita a permanecer 400 días reales en el interior de una montaña. En este título de Studio Seufz encarnamos a una sombra que debe despertar a su rey una vez concluido ese periodo, ni antes ni después.

Decidir si cumplir o no su mandato será uno de los ejes de este título en el que se plantean estos dilemas morales al jugador como ya en su día hizo The Stanley Parable, aunque de forma diferente. Y es que además de tener que despertar al rey en ese periodo tendremos otras restricciones como la de no abandonar nunca las profundidades de la montaña. ¿Estaremos a la altura del desafío? Una pregunta difícil a la que intentaremos dar respuesta a lo largo del presente análisis de The Longing.

Apartado técnico

A nivel técnico nos encontramos con un título bastante discreto, aunque eso no le resta ningún atractivo. The Longing suple esa falta de «músculo» con un peculiar diseño artístico que recuerda al de algunos cuentos infantiles y como si estuviesen dibujados a mano. Los entornos están ricamente detallados, aunque de forma sobria salvo algunas zonas de la caverna que iremos descubriendo a lo largo de nuestra aventura por el subsuelo. En general, predominan los tonos marrones y grises, aunque como decimos hay alguna que otra sorpresa inesperada.

No hay mucha variedad de personajes, pero encajan con lo anteriormente dicho. Nuestro avatar es una sombra creada por el singular rey de la montaña y que es capaz de despertar nuestra empatía pese a ser poco más que un borrón negro. A modo de curiosidad, el rostro de esta sombra nos ha recordado al del señor Burns de los Simpsons. A pesar de esta sencillez, nuestra pequeña sombra posee un repleto abanico de animaciones para las distintas acciones que puede realizar.

Como hemos señalado, estamos ante un apartado muy atractivo pese a resultar bastante discreto si lo comparamos con otros títulos contemporáneos. En cualquier caso, es más que suficiente para trasladar las sensaciones que Studio Seufz quiere plasmar en The Longing. Por otro lado, durante nuestras sesiones de juego no hemos encontrado problemas significativos que hayan impedido disfrutar de las sesiones de juego salvo algún que otro bug puntual y de escasa importancia.

Jugabilidad

The Longing es un título muy sencillo en lo que se refiere a las mecánicas que plantea al jugador. Nuestra primera decisión será si despertamos al rey o no, y en caso de no hacerlo tendremos por delante la nada desdeñable tarea de esperar esos 400 días de juego real antes de llevar a cabo dicho acto. Por tanto, nos encontramos ante un título que se encuentra a medio camino entre la aventura, pues la exploración juega un papel importante, y esos videojuegos denominados como «idle» que nos invitan a esperar mirando la pantalla.

Evidentemente, The Longing va un paso más allá y esperar por esperar no es la única opción que nos plantea este título. Como hemos señalado, podremos explorar la inmensidad del reino subterráneo en el que nos encontramos. Eso sí, a un ritmo muy lento y pausado que incentiva esa sensación de soledad y pesadumbre que genera la pesadez del tiempo y de una larga espera. No hay modo de acelerar el ritmo, tampoco hay mapas por lo que nuestro deambular por la montaña será un ejercicio de paciencia y afán de descubrimiento.

Eso sí, esto último será un poco más fácil a través de una pequeña herramienta que incluye The Longing a través de la cual podremos memorizar determinados lugares. De esta forma, seleccionando uno de ellos nuestro pequeño avatar se dirigirá hacia ella sin prisa, pero sin pausa. Esto es especialmente útil de cara a explorar bifurcaciones o zonas que pueden tener cierta trascendencia o que incluso pueden verse modificadas con el paso del tiempo.

Y aunque podremos vagabundear a nuestro libre albedrío siendo nosotros mismos los que dirijamos los pasos de esta sombra, también podremos seleccionar una opción para que su movimiento se dirija a una zona aleatoria. Una opción que es interesante, especialmente cuando hemos explorado bastante, y queremos dejarnos llevar para intentar descubrir algún área antes nunca vista o que por el paso del tiempo se haya visto modificada.

Precisamente, en The Longing, el tiempo pasará de manera inexorable nos encontremos jugando o no. Determinadas zonas inaccesibles pasarán a ser transitables o la orografía del lugar cambiará. De esta forma, aunque hayamos explorado a fondo en varias sesiones las cavernas de esta montaña nuevos secretos pueden ser descubiertos según pasan los días y meses. Y aunque algunas áreas podrán ser accesibles esperando, otras requerirán que encontremos determinados objetos.

Este es otro de los desafíos y atractivos de The Longing, ya que a lo largo de nuestras aventuras podremos encontrar objetos que nos servirán para diversos fines. Algunos como ya hemos mencionado nos permitirán acceder a cavernas nuevas, pero otros tendrán fines decorativos e incluso lúdicos. A lo largo de nuestra espera de 400 días, la sombra que encarnamos tendrá su propio hogar que podrá personalizar y modificar en función de los objetos que encuentre en sus aventuras.

¿Alguna vez quisisteis leer Así Habló Zaratustra? Pues The Longing te da esa posibilidad real, así como la de leer otros títulos clásicos. Una decisión que quizá pensaste que nunca tomarías en un videojuego, pero que Studio Seufz nos plantea como una alternativa para aligerar la espera ante esos 400 días. Encontrar todos estos objetos es otro desafío más, aunque como ocurre en este título nada nos obliga a
conseguirlos, aunque sin duda nos hará más amena la espera.

En cualquier caso, más tarde o más temprano tendremos que tomar una determinación sobre el mandato impuesto por nuestro rey. Pese a que el «final» del juego está impuesto tras esos 400 días nada nos impide quebrantar esa imposición y buscar finales alternativos. Tomar esa decisión o no estará en nuestra mano, así como las consecuencias derivadas de la misma. Y aunque en principio podremos hacer trampa para acelerar el proceso, ver con todas las de la ley el «verdadero» final puede que nos invite a reflexionar sobre cuestiones como la paciencia o el valor de la palabra dada.

 

Gameplay

A continuación os mostramos los primeros compases de The Longing en los que se pueden apreciar algunos de los elementos señalados a lo largo del cuerpo de este análisis.

Apartado sonoro

The Longing cuenta con un apartado sonoro de gran fuerza con melodías que transmiten sensaciones de soledad y de grandeza que nos acompañan a medida que nos adentramos en las profundidades de la tierra. Sin embargo, la banda sonora no es demasiado variada y eso puede llegar a resultar un tanto monótono, especialmente si estamos inmersos en una larga sesión de juego. Pero más allá de esta cuestión, los efectos de sonido y musicales están bien y encajan a la perfección dentro del conjunto.

Conclusión

Nos encontramos con uno de los títulos más exclusivos que hemos podido probar en los últimos años. Su propuesta no es apta para todos los jugadores, pero sin duda es interesante dentro de la escena indie. Más allá de la exploración y descubrir los múltiples secretos diseminados bajo la montaña, The Longing nos plantea a los jugadores diversas cuestiones y nos invita a reflexionar sobre el paso el tiempo. Como hemos señalado, siempre podremos hacer trampas para acelerar el proceso, pero eso contraviene el espíritu que Studio Seufz ha introducido en este título.

Quizá uno de los puntos flacos de este título sean sus controles manuales, que hacen que en ocasiones resulte complicado desplazarse por ciertos mapas, especialmente en aquellos que encontramos subidas o bajadas en las que nuestro avatar es proclive a atascarse. En cualquier caso,tampoco es una cuestión especialmente problemática ya que salvo que queramos ir a un lugar en particular es casi preferible dejar que sea el juego el que decida a dónde debemos ir. Lo que sí es cierto es que The Longing es un juego bastante único y quizá únicamente apto para paladares muy específicos que disfruten de estas experiencias casi experimentales.

¿Despertaremos al rey a tiempo? Una pregunta con una respuesta difícil, pues es tan personal como única y pertenece a cada jugador tomarla, aunque estamos seguros de que cada una de ella tendrá un impacto directo en nosotros.

The Longing ya disponible para PC.