11 de diciembre del 1998. Llevaba toda la semana nervioso, inquieto y estaba cerca de poder jugar a un producto que llevaba mucho tiempo esperando. En esa época, la principal fuente de información que consultaba eran las revistas nacionales del sector, con suerte, algún día podía caer un ejemplar de una publicación extranjera. Ese mismo viernes acudí después del colegio a recoger mi reserva de Ocarina of Time, un producto que marcó a toda una generación.

Durante todo el viaje de vuelta a casa fui ojeando el manual de instrucciones e intentaba anticiparme a las sensaciones jugables que obtendría al conectar el cartucho a la consola. No era un Zelda cualquiera, era un Zelda que reconstruía los cimientos de la franquicia para adaptarse a las 3D. El paso a esa nueva tendencia exigió a Nintendo modificar las bases jugables de su saga para adaptarlas a una nueva forma de visualizar -y de jugar- a estos productos de entretenimiento. Los chavales de hoy, tal como yo lo era en el 98, seguro que han experimentado una sensación similar con Breath of the Wild, otra entrega de Zelda que vuelve a reinventarse.

Este camino de innovación, de prestarse a experimentar y de lograr la idealidad jugable definen a The Legend of Zelda. Una saga que Nintendo cuida al extremo. Es tal el impacto que tiene en los jugadores que el anuncio de una nueva entrega principal sacude a todo el sector. Tal es su influencia que sigue sentando precedente en términos jugables a través de sendas inexploradas.

Han pasado más 30 años desde el lanzamiento de ese primer Zelda en NES y llega el momento de sentarse y examinar este fenómeno que nunca ha dejado de sorprendernos. Con sus aciertos y sus fallos, The Legend of Zelda es una de las grandes franquicias en términos de calidad absoluta y creo que era necesaria una obra escrita que aglutinase todos los factores que han definido a una saga tan especial repasando todos los juegos lanzados de la marca. Salva Fernández publica en Héroes de Papel: Zelda, Detrás de la Leyenda. Un libro que os recordará porque seguimos jugando a cada nueva entrega de The Legend of Zelda.

Contenido

El paso del tiempo genera un poso de experiencia acumulada que permite la existencia de debates de elevada profundidad sobre la construcción de determinados juegos, una herramienta que puede servir como ente comparativo entre títulos de la misma franquicia y como instrumento de detección de los elementos clave entre cada una de las aventuras.

El párrafo anterior puede quedar desdibujado si se entiende como un elemento aislado, pero creo que es necesario destacar que esa experiencia aparece plasmada en el libro a base de conocimiento. Y es ese conocimiento es el que ha utilizado el autor para analizar los juegos que componen el universo de The Legend of Zelda. Sapiencia y un gran trabajo de documentación.

Todo comienza con el primer Zelda, un producto que rompió esquemas en su lanzamiento y que nos permitía vivir una aventura de exploración con un elevado componente de libertad. Un juego que como bien apunta el autor tiene mucha relación con Breath of the Wild, última entrega de la saga creada por Shigeru Miyamoto. El producto se desgrana al destalle en el libro, pero no se trata de un simple análisis al uso, hablamos de un análisis perfectamente armado que va deshojando los diferentes elementos del producto y que se engrana con declaraciones de los involucrados. Estas declaraciones respaldan las argumentaciones del autor y siempre son oportunas porque consiguen arrojar luz sobre las decisiones que llevaron a incluir o eliminar ciertas mecánicas jugables o estructuras en el diseño de cada uno de los juegos.

Estamos por tanto ante una sucesión de análisis profundos de cada uno de los juegos que componen la mitología de The Legend of Zelda. Cada una de estas reseñas aparece perfectamente organizada en diferentes apartados que destacan las bases jugables e incluso argumentales que describen el producto en cuestión. No solo la organización es superlativa, los elementos a tratar en cada uno de los juegos destacan las mayores bondades de estos y subrayan las intenciones de Nintendo en la composición de estos grandes juegos.

Las aventuras de Link se han extendido durante más de 30 años en diferentes sistemas y hemos tenido desarrollos muy variados dentro de unas demarcaciones concretas. Leyendo Detrás de la Leyenda es más sencillo si cabe apreciar lo flexible que es Nintendo con Zelda y el papel que han jugado diferentes creativos en la elaboración de los diferentes Zeldas. Miyamoto ha sido y sigue siendo importante, pero haber disfrutado de juegos tan variados se lo debemos a un conjunto de personalidades con diferentes inquietudes. Algo que se aborda en el libro.

En Detrás de la Leyenda se cubren aspectos que suelen estar alejados del gran público: ¿Qué pretendían crear en cada momento? ¿Cómo lo consiguieron? ¿Quién estaba involucrado? Estas son solo algunas preguntas que tienen su respuesta en la publicación de Héroes de Papel y que enriquecen tremendamente las páginas de la obra.

Me gustaría destacar varios capítulos, algo que admito cuenta con un sesgo tremendo, porque depende mucho de la forma personal e intransferible que tengo de ver la licencia de Nintendo. El capítulo dedicado a Link’s Awakening es inmenso, porque no es sencillo describir con tanta soltura la “parodia” que Nintendo creó con esa entrega. El abordaje de Ocarina of Time parece trabajo de un cirujano con la situación previa incluida y con la disección a la que es sometida el producto. Si alguna vez os habéis preguntando las razones por las que se encumbra a ese juego, simplemente leer ese capítulo y pensad que se lanzó en el 98. Por último, el análisis de Breath of the Wild es posiblemente de lo mejor que he leído del producto. Se endiosa y se recubre de oro, pero con argumentos.

Como analista amateur -seguiré siéndolo toda la vida-, en ocasiones tendemos a excedernos con ciertas afirmaciones. Remando a contracorriente de Salva Fernández, creo que el apartado artístico de Wind Waker fue arriesgado porque se esperaba algo más serio por parte de Nintendo, pero el crédito de introducir algo así y que sentase cierto precedente se lo daría a SEGA y su Jet Set Radio.

Vuelvo a extralimitarme en mis funciones con un par de capítulos que me hubiese gustado ver cubiertos en el libro. Los infames Zeldas de CD-i quizá merecían un hueco. No forman parte de la cronología oficial, pero como elementos exóticos y quizá desconocidos para parte de los lectores habría estado interesante incluirlos. Una saga tan rica como Zelda ha dejado un legado exquisito, pero también un reguero de influencias en otros productos que podía haberse tratado, aunque fuese de forma liviana a nivel de mecánicas o de aspectos jugables que se han asentado en otros juegos. O incluso títulos que basan sus bases jugables en Zelda.

Simples matices para una obra detallista e inmensa en contenido. No solo se aprenden muchas cosas que se podían desconocer de los juegos, también se adquiere un concepto de dimensionalidad de porqué ciertas cosas se hicieron de esa forma y no de otra.

Edición

No querría que se entendiese este Detrás de la Leyenda como una simple sucesión de análisis al uso. En realidad, estamos ante una obra dotada de un gran ritmo, algo que se ha conseguido con una edición muy limpia, clara y que va al punto en sus intenciones. Además, los análisis presentan una narración ágil y una estructura muy bien medida. El formato de los textos se aleja al de un análisis convencional acercándose a un texto de narrativa, esto permite que encontremos pasajes con diferentes construcciones y ritmos.

Por poner un pero a una obra tan cuidada, quizá se podrían haber incluido capturas de pantalla en determinados segmentos de la obra para ayudar a articular visualmente aquello que se estaba describiendo por una vía narrada. El resto, como suele tradición en la editorial sevillana sin nada que reprochar.

Conclusión

Zelda, Detrás de la Leyenda es un reencuentro con la magia y el concepto de aventura, exploración y puzles que Nintendo siempre ha defendido con Link y sus variadas aventuras. Un texto que pone de relevancia las diferencias existentes entre cada entrega y que arroja luz sobre las decisiones de diseño que se llevaron a cabo para conseguir juegos que han ayudado a definir parte de esta industria.

Marcar con negrita que en Detrás de la Leyenda os vais a encontrar con análisis preferentemente de mecánicas de los juegos de Link y que consigue gracias a esto, segmentar a nivel jugable cada una de las aventuras del Hyliano de Nintendo. Por completar, no habría estado nada mal contar con algunas capturas en el libro y con una pequeña cobertura a los juegos de CD-i. Una publicación de gran factura.

Zelda, Detrás de la Leyenda ya a la venta en Héroes de Papel por 23€. Al comprarlo en la web de la editorial se os obsequiará con un set de pegatinas y un marcapáginas exclusivo.