La llegada de Blazing Chrome ha servido para que multitud de jugadores veteranos se retrotraigan en el tiempo a una época en la que los videojuegos eran más sencillos. Una época, en la que los salones recreativos estaban a la orden del día y donde los aficionados a este sector se reunían como si de un templo se tratase para disfrutar y «rendir culto» a sus máquinas favoritas. Una época que grabó a fuego algunas de las frases más míticas del sector como «Game Over» y la coletilla que solía acompañarla: Insert Coin.

Dos palabras que suponían un reto hacia el jugador y que le animaban a seguir introduciendo monedas para poder continuar con la partida. Hoy en día los salones recreativos no gozan ni de lejos de la misma popularidad y la evolución del sector ha hecho que la frase «Insert Coin» quede desactualizada y un tanto anacrónica. Sin embargo, no por ello deja de estar de actualidad y algunos juegos como Blazing Chrome nos devuelven a esa época.

Y no es para menos, ya que este título creado por JoyMasher es heredero de estas mecánicas y de todo un referente en el género de los Shoot ‘em up como lo fue Contra. Y pese a que este referente parece que pronto contará con una nueva entrega oficial, por el momento ha sido Blazing Chrome el último en tomar el testigo y ofrecer a los jugadores un título inmisericorde en el que los fallos se pagan muy caros. Y en esta ocasión nuestras monedas no sean las víctimas, es nuestro orgullo «jugón» el que se ve herido.

Blazing Chrome es un juego que no tiene miramientos incluso en sus modalidades más fáciles. Las partidas en estos niveles se siguen traduciendo en multitud de muertes y fases de ensayo y error hasta que conseguimos dominar el nivel en cuestión. Y pese a que resulta mucho más accesible, en más de una ocasión maldeciremos a los creadores de este título por su mala baba a la hora de crear las fases del juego. En este sentido, veremos varias veces la pantalla de Game Over, y aunque no tendremos que introducir una moneda, todos sabemos que si Blazing Chrome hubiese visto la luz en una recreativa sería aquí donde encontrásemos la fatídica frase.

Pero tal y como mencionábamos en nuestro análisis de Blazing Chrome, donde este este título saca a relucir toda su malicia es el modo experto en el que no podremos regresar a la partida una vez derrotados, es decir «introducir una moneda» para continuar no es una opción. Una modalidad que requiere del jugador su máxima atención y habilidad para poder salir airoso. Una gesta al alcance de los aficionados más pacientes y habilidosos y que nos lleva de nuevo a los años dorados del género. Y pese a que pueda resultar una experiencia descorazonadora, lo cierto es que es todo un desafío que nos invita a no rendirnos y a seguir dando lo mejor de nosotros para llegar hasta el final.

Blazing Chrome es todo un tributo a todos esos títulos y una de las mejores formas de revivir la sensación de estar ante una máquina recreativa. Completar los niveles normales ya era una tarea titánica, pero nuestra aventura que en un salón recreativo terminaría ahí se ve complementada con nuevos modos de juego y otros secretos que hacen que completar el juego solo sea el principio. Así que ya sabéis, si buscáis desafíos y una autentica experiencia de juego retro, Blazing Chrome es un juego que sin duda deberíais tener en el punto de mira.