Entiendo que Call Of Duty genere un odio irracional en los consumidores de productos menos habituales, aquellos que quieren mantener los videojuegos como un recinto cerrado para uso y disfrute de unos pocos. La realidad es que Call Of Duty es el Mario Bros del hoy, el juego de entrada (o de estreno) para los venideros consumidores. No podemos olvidar que ha ayudado a humanizar el hobby, ya nos somos seres desplazados por gustarnos esta práctica.

Hace años veía con envidia como películas, discos o lo que fuera, provocaban terremotos de consumo en la población. Artículos que movilizaban al gentío para facturar millones y millones de dólares. Call Of Duty constituye por cuarto año consecutivo el producto de ocio más importante del año. 500 millones de dólares en ventas en menos de 24 horas, una bestialidad.

Gracias a esto tenemos nuestro Blockbuster anual capaz de rivalizar con otros productos de otros sectores y conseguir que todas las miradas se centren en los juegos. Desde hace un tiempo en el mapa para gente que desconocía de su existencia o los demonizaba sin conocimiento. Me quedo con esta cita:

“Con unas ventas en las primeras 24 horas de más de 500 millones de dólares en todo el mundo, creemos que Call of Duty se ha convertido, por cuarto año consecutivo, en el lanzamiento más importante de la industria del entretenimiento», ha mencionado Bobby Kotick, CEO de Activision Blizzard, Inc.» Las ventas totales conseguidas por la franquicia Call of Duty a fecha de hoy, han superado los ingresos mundiales en taquilla de «Harry Potter» y «Star Wars», las dos franquicias cinematográficas más exitosas de todos los tiempos.”

Fuente | Activision