Siento volver a escribir sobre el tema de moda, pero no siempre tenemos un movimiento en la industria que genera tantísimas noticias y por supuesto, esto dará muchos más titulares todavía. Por una parte, tenemos que Call of Duty podría decir adiós a lanzar un juego cada año y Blizzard trabajan en volver a ser la empresa que era.

Call of Duty y adiós a un lanzamiento cada año

Era uno de los supuestos que se comentaban después de oficializarse la compra si Microsoft podría cambiar el modelo de negocio que lleva tantos años instaurado en Activision Blizzard. Kotick apostaba por las franquicias de los mil millones de dólares y Microsoft no tendría porque seguir esa línea.

En Bloomberg publican que hay trabajadores de Activision en una posición elevada que están discutiendo sobre la posibilidad de hacer que Call of Duty no sea una saga anual en el futuro. Parece que hay una corriente de pensamiento compartida de trabajadores de varios niveles que creen que esto permitiría oxigenar la saga y ayudaría a que los jugadores la valorasen mejor.

Ampliar los tiempos permitiría incrementar el tiempo que duran los desarrollos, dedicar más al diseño inicial y tal vez dedicar recursos a otros proyectos y no solo a Call of Duty, porque de una u otra manera todos los equipos de Activision trabajan en esta saga.

En el mismo artículo se comenta que los trabajadores esperan que la compra les permita gozar de una mayor libertad creativa.

Blizzard quiere enmendar sus errores

No es un secreto que el prestigio de Blizzard se ha ido directamente por el inodoro en los últimos meses y las razones son numerosas. Mike Ybarra, presidente de Blizzard, ha confesado que su principal prioridad es trabajar para reconstruir la confianza que los jugadores tenían en la empresa. Este cambio también se orienta por supuesto a los trabajadores y es Mike y su equipo pretenden que la empresa vuelva a generar ilusión en sus desarrolladores.

En cuanto a los juegos, todo pasa por intentar ofrecer más contenido, que llegue con una mayor regularidad y que sea innovador.

Hay mucho trabajo por hacer.

Vía | Bloomberg y Blizzard