Bodycount

Las hay, pero no son suficientes. Las ayudas al sector de los videojuegos se han caracterizado siempre por no ser muy abundantes, a pesar de que es una industria en alza que podría dar mucho más de si con un poco de apoyo. Los gobiernos no han terminado de decidir si le prestan la mano o no.

El principal problema de que no haya ayudas en los videojuegos desemboca en que muchos estudios con talento y proyectos prometedores no puedan salir a la luz o, simplemente, no pueden desarrollar títulos que podrían tener una cantidad de ventas abrumadores. Esto hace que tengan que trabajar por su cuenta, aunque la vida se les esfume por el camino.

Andy Wilson, director de Bodycount, el próximo videojuego de Codemasters, ha considerado que el gobierno británico no toma las suficientes medidas para ayudar a la industria del videojuego. En su opinión, «necesitamos empezar a apoyar a la industria propiamente o todos van a convertirse en desarrolladores de iPhone… Y sólo unos pocos equipos de cuatro personas van a tener éxito«.

Wilson también añadía que «la difícil situación británica no se solucionará hasta que el gobierno apoye a la industria del videojuego tal y como se hace en EE.UU.«.

Razón no le quitamos. Si las ayudas a la industria de los videojuegos fuese mayor en Europa, estamos seguros de que más de un estudio saldría a la luz con proyectos espectaculares. Esto, además, fomentaría que más personas se atrevieran a indagar en espectro de mercado donde no puede aventurarse cualquiera.

Vía | Meristation