Otro año más vuelvo a Tobacco Dock a ver qué se cuece en el mundillo indie internacional en la EGX Rezzed. Este, por desgracia, sólo se ha podido ir un día, así que el artículo no será tan extenso como el del año pasado, así que he pensado en comentar las cosas destacables que había, con videos incluidos, en cada stand; vamos a ver qué tal sale.

ID@Xbox

Como el año pasado, el verde moco era el color predominante, parece que en Microsoft no quisieron gastar mucho en un nuevo mobiliario, pero lo que si había era una un selección curiosa de juegos que no pude probar mucho, ya que los kioskos estaban siempre ocupados. A destacar, Void Bastards, el FPS espacial con un aspecto de comic noventero que a mi me encantó, y el cual prometo que es más divertido de lo que parece en el vídeo que hice, ya que los niveles, al estar generados aleatoriamente, puede pasar que te toque uno como el que le tocó al tipo que grabé sin mucho que hacer, u otros como los que vi, llenos de marcianos dispuestos a lasearte el pandero. Xeonosis: Alien Infection, fue otro de los que llamaron mi atención, es una aventura en un nave espacial abandonada, mezcla entre Dead Space y los juegos de Housemarque, todo ello bajo una estética retro, hacía que tuviese un aspecto bastante interesante.

Sony

Parece que ser el líder total del mercado hace que te vuelvas vago, ya que aquí no había prácticamente nada en comparación al año pasado. Solamente tenían unas cuantas PS4 para demostrar PS Now, y talleres diarios dedicados a cómo usar Dreams, a los cuales no asistí, ya que tenía otras decenas de juegos que ver y probar, así que, a otra cosa mariposa.

Devolver Digital

En el stand de la compañía más molona de la actualidad (o eso parece leyendo el internet) me encontré con bastantes ejemplos de lo creo que ya va siendo hora de denominar “estilo Devolver” o sea, juegos de matar peña con una estética ochentera y música salida de la cabeza de John Carpenter. Entre ellos estaba My Friend Pedro, una especie de Max Payne de scroll lateral en el que te acompaña un plátano, y que parecía ser la estrella del stand, porque todo el mundo hablaba de él.

También puede ver Katana Zero, una mezcla de Ninja Gaiden y Hotline Miami, Devolver Style a tope, Ape Out, un juego en el que llevas a un gorila que tiene que escapar de ¿algún sitio? Mientras reparte tortas bajo una estética bastante lisérgica, o el simpático Gato Roboto, un Metroid en blanco y negro en el que controlaremos un misino equipado con una armadura que le dará acceso a diferentes tipos de habilidades.

Ya he tenido suficientes neones y sintetizadores, pasemos a la siguiente sala a ver qué no depara.

Unreal Engine Showcase

En la zona de Unreal este año volvería a encontrar el juego de la feria bajo la opinión de este reportero dicharachero, y es Close To The Sun. El juego creado por el estudio Storm in a Teacup es una aventura de terror con puzzles ambientada en el Helios, un barco creación de Nikola Tesla, y con una ambientación con un estilo Art Deco a lo Bioshock la mar de estilosa. En ella controlaremos a una periodista que está buscando a su hermana, y no tardaremos mucho en descubrir que algo raro ha pasado allí; si los rastros de sangre no son suficiente pista, los mensajes de voz de Tesla llamándote topo de Edison posiblemente te hagan pensar que no todo es tan maravillosos como parecía en un principio.

Una de cal y otra de arena, porque Negative Atmosphere es la copia más descarada de un juego que he visto en años. Pensad en Dead Space pero todo mucho peor, y cuando digo peor, es PEOR, por copiar han copiado hasta la animación de los pisotones, en serio, mirad el vídeo, porque el juego es infame.

Tras ese horror literal, me dio por echar un ojo a ver cómo iba Pacer, el sucesor espiritual de Wipeout, y el juego sigue mejorando. Si echas de menos el juego de Sony, apúntatelo, porque es su sucesor total, desde la naves aerodeslizadas, hasta los diseños the The Designers Republic, todo lo que hizo del juego de Sony uno de los arcades de conducción más importantes de finales de los 90s está ahí dispuesto a dejarte el cerebro atrás con su velocidad.

Por último pude ver Fade To Silence, una mezcla interesante entre Souls y juegos de gestionar recursos como Don’t Starve. Ambientado en un reino nevado, nuestro caballero tendrá que adentrarse en los bosques y zonas cercanas para conseguir materiales y objetos para su pueblo. El combate me recordó mucho a los juegos de From Software, pero como en el video de Void Bastards, cuando grabé, la que estaba jugando se dedicó a pasearse por el monte en vez de investigar, así que, si quieres, te puedes fiar de mi palabra.

Ya está bien de indies gordos, vamos a ver los indies pequeños, que suelen tener cosas bastante interesantes, pero antes voy a parar por Nintendo, que me pilla de paso.

Nintendo

En el mismo sitio que el año pasado, al aire libre, pude probar el juego musical Double Kick Heroes, donde dispararemos a muertos vivientes mientras rockeamos duro a lomos de un Cadillac. Era bastante divertido, todo hay que decirlo, pero me faltó una botella de Southern Comfort para sentirme como un fan de Lynnr Skynnrd en un apocalipsis zombie.

También tenían para probar uno de estos juegos estúpidos que tanto me gustan a mi, empezando por su nombre, Untitled Goose Game. No tengo ni idea de lo que había que hacer realmente, pero mientras la gente que lo jugaba controlaba por el jardín al ganso que da nombre al juego, los que estábamos allí no parábamos de reír viendo como se la liaba al pobre dueño de la casa; un juego curioso desde luego.

Indie Room

Y aquí estamos, en la atracción principal de la feria rodeados de juegos y gente que parece que no sabe lo que es usar agua con jabón, porque el ambiente estaba cargadito. Si el año pasado los juegos sobre animales, principalmente zorros, fueron el hit, este lo eran los juegos de buceo, en serio, vi como tres o cuatro dedicados al tema. Como un servidor se pasó en remojo su infancia, esto no me impresionó mucho, así que me dediqué a ojear otras cosas, veamos.

Lo primero que pude probar a petición de sus creadores fue Rebound, un juego multijugador en el que a lo Tron, nos enfrentaremos lanzando un disco a otros jugadores en una arena. Dichas arenas tendrán diferentes peculiaridades, como obstáculos, portales o glitches. Jugando a cuatro era bastante divertido, y los escenarios cambiantes le daban más variedad a los enfrentamientos.

Tras dar mi opinión a los creadores del anterior, al lado estaba Baobabs Mausoleum, una mezcla loquísisma entre Twin Peaks y Zelda en la que controlamos a un detective berenjena que debe de resolver el misterio del lugar en cuestión. Si os pica la curiosidad, como a mi en su momento, podéis jugar los primeros capítulos desde ya en PC y Switch, y para final de año en consolas. El juego en cuestión es bastante divertido, y encima, lo ha hecho un compatriota, así que apoyad las buenas ideas que salen al otro lado del charco.

Pero en la vida no todo es diversión, y para demostrar esto me encontré con CHANGE: A Homeless Survival Experience.

Como su propio nombre indica, es un juego en el que encarnaremos a un sin techo, y deberemos de sobrevivir el máximo tiempo posible en la calle. Si pensabas que esto iba a ser divertido, no, no lo es. El juego intenta reflejar de una manera bastante fiel la penuria de la vida en la calle, tendrás que pedir limosna, buscar en la basura cosas para poder reciclar y conseguir algo de dinero con el que comprar un saco de dormir para no sufrir el frío en la noche, o usarlo para pagar un albergue en el cual un niño te pedirá si puedes dejarle tu cama; sí el juego es así de duro. Pero, como en la vida, a lo mejor puedes tener suerte, estudiar en la biblioteca pública, conseguir ropa limpia para hacer una entrevista trabajo, conseguirlo, y así poder dejar las calles.

Por lo que pude hablar con los creadores, aún quedan por pulir cosas, y añadir diferentes tipos de indigentes, como algunos con problemas mentales, por ejemplo.Viviendo en la ciudad en la que vivo, donde tenemos un problema enorme con los sin techo, a mi me tocó la fibra, y espero que mucha gente lo juegue al menos, sepa de sus existencia, para que dejen de ver a las personas que viven en las calles como si fuesen cajas.

Después del momento político, volvemos al mundo de diversión de los juegos normales, y por que no, locos, como Get Me Snacks, algo que parecía un simulador de paloma tocacojones, el cual se desarrollaba dentro de una tienda la cual tenías que destrozar mientras evitabas al dueño, real como la vida misma.

Por último pude probar una cosa muy británica, que sólo pueden hacer en esta isla, una aventura de misterio localizada en el metro de Londres, Meridian Line. Tras picarme el ticket, me introduje en los túneles de la susodicha línea. Al ser una pre alpha, estaba todo muy verde, túneles vacíos, y sólo un NPC escocés con el que te comunicabas, pero si lo plantean bien, puede estar curioso. Me comentaron que tienen planeado crear una red de metro entera con sus estaciones diferentes y las relaciones entre ellas para hacerlo más real, así que también espero que sea como el metro de verdad, o sea que no funcione bien tres de cada cuatro días.

Otras Cosas

Antes de irme me paré en te Leftfield Collection, la parte donde están curiosidades y juegos experimentales, allí me encontré con The Octopad, una NES modificada con ocho mandos, cada uno de ellos con sólo una función, así que ya te puedes imaginar la risa que te puede dar al jugar al Megaman 2 con ocho amigos chuzos, cosa que vi en directo.

Otra curiosidad fue MOMENTS, un juego de puzzles, pero que en el cual tenías que mover objetos físicos que tenías delante, sin mando ni nada parecido.

También había un gritón de cosas locas que no pude probar como por ejemplo, una que no tengo ni idea de lo que iba pero era una buena locura, Cyberpet Graveyard se llamaba, y parecía como un simulador de escritorio de Windows 95 que de repente se volvía loco y aparecían cosas por encima, como esqueletos o bichos; lo dicho, una locura.

Otra de los juego extraños que vi fue Kids, un juego de iOS en el que interactuabas con un personajillo, lo movías en una multitud de personajillos, lo tirabas por un agujero, etc. Parece que no tenías ningún objetivo concreto a la hora de jugar, sólo guiar a esos pobres mindundis, lo dicho, una curiosidad más.

Antes de dejar la fiesta, de puro rebote vi un juego que artísticamente parecía una mezcla entre Jet Set Radio y Space Channel 5, así que bajo esas premisas, no pude evitar probarlo. No Straight Roads es el hijo del concept artist de Street Fighter V y el lead game designer de Final Fantasy XV, dos tipos muy majos que me explicaron más o menos como jugar. Básicamente es un juego de acción musical en el que controlaremos a nuestros dos rockeros en sus lucha contra la malvada música electrónica. Cada uno de ellos tiene un instrumento diferente, guitarra y batería, los cuales diferenciarán sus habilidades, los cuales tendremos que combinar para avanzar por los diferentes niveles. Jugablemente se controla como uno de acción más, atacando enemigos y cambiando entre los dos personajes, pero la gracia está en seguir los beats de la banda sonora, pudiendo hacer así cosas, como parrys a los ataques, cosa que yo no supe hasta que me o dijeron al terminar mi partida. A nivel visual es realmente bueno, y lo poco que pude jugar estaba bien, a ver qué tal les sale al final, porque ellos eran realmente majos.

Y hasta aquí me paseo por la EGX Rezzed 2019, ya se que es mucho menos que el año pasado, pero para haber tenido sólo siete horas en un domingo, no ha estado tan mal el resultado ¿no? Asi que no te quejes, que menos da una piedra, nos vemos en la próxima, servidor va pillar el metro, a ver si llego a mi hora a casa, que esto si que es una aventura, y no lo que haces delante de una pantalla con el mando en las manos….