Este año he cambiado el formato y he publicado una serie de avances sobre determinados productos a los que he visto conveniente darles una mayor cobertura antes de la típica crónica. Adelanto que la crónica tampoco va a ser extensa, ni detallada, porque este año solo pude asistir el jueves que hay una mañana reservada a la prensa y aproveché para probar determinadas propuestas y dar una vuelta por parte de la feria. En un día os aseguro que no se pudo exprimir todo lo que contenía la última edición de Madrid Games Week.

Admito que aunque Madrid no es Los Ángeles, ni Colonia, disfruto mucho del ambiente que se respira en Games Week y de todo lo que ofrece el evento. Me fui llenando de energía positiva videojueguil al ver los carteles de Death Stranding que decoraban el exterior y según entré, aunque había un poco de cola, la primera espera tuve que hacerla con Final Fantasy VII Remake. Vaya por delante que el original me parece muy bueno, pero creo y debo decirlo que con los años el gran RPG de Square para un servidor sin duda es Chrono Trigger. He vuelto a ellos no hace mucho y creo que Trigger ha envejecido mejor, sigue siendo actual y muy concreto. Por eso, admito con total tolerancia la visión de Square con este remake al que están realmente tratando como un juego nuevo y así lo vi. No solo es un juego nuevo, es un gran juego o tiene lo necesario para que pueda serlo.

El remake estaba en la zona de Sony que como suele ser habitual gozaron de un espacio amplio y propuestas muy variadas tanto de juegos propios como de terceros. Igualmente, se reservó espacio a la VR con varios juegos, aunque Iron Man VR fue el protagonista de esta tecnología. Un juego bien diseñado, a ver como se asientan esas mecánicas y el aprendizaje en la versión final. Modern Warfare, Borderlands 3 -con máscara de regalo-, y NBA 2K20 con su inseparable cancha de basket, llenaban el stand con la zona de GT Sport. Zona más ligera que el año anterior, el grueso se lo llevó la arena donde se celebraron las presentaciones que contaba una grada exclusiva para los suscritos a PS Plus.

Enfrente Nintendo. Un stand con mucho colorido y buenas propuestas como Zelda Link’s Awakening, un Luigi’s Mansion 3 que me pareció divertidísimo, el juego de las olimpiadas de Sonic y Mario del que destaco las pruebas retro, y Pokémon Espada y Escudo, licencia que sigue en forma. También se dedicó una espacio conveniente a Switch Lite, muy buen momento para mostrarla y venderla al consumidor.

Después de Nintendo tocaba Bandai Namco. En su zona, el tiempo se dedicó a Marvel’s Avengers. Un juego sencillo, que va al punto, al menos en su inicio que es lo que cubre la demo. Recuerda a los juegos del Señor de los Anillos de acción de la generación PS2-Game Cube-Xbox. El bueno de Goku y su acercamiento al RPG estaba disponible en dos demos, Gohan vs Célula o Goku vs Raditz. Me decidí por el segundo. El juego ofrece un acercamiento sencillo al RPG por turnos con combates livianos, aunque con su capa de opciones. Diría que lo menos estimulante son los escenarios y el recorrido que se realiza hasta llegar al jefe. A ver en la versión final. La última partida a esta zona se le eché a One Punch Man. Un juego de lucha 3 vs 3. Admito que no me mató en exceso, pero puede tener su punto para partidas en local con amistades, creo que encaja con ese acercamiento. Bandai se cerraba con el teatro Cyberpunk 2077. La ambientación estaba lograda, aunque como ya he comentado en las impresiones no jugábamos nosotros y la gracia era asistir a una demo en vivo de una misión en Pacífica.

Siguiente parada para un viejuno, el retro y este acercamiento llegó a Madrid Games Week con RetroWorld. Máquinas recreativas, pinballs, consolas antiguas y algunas mini actuales. Una zona con un montón de opciones de juego y una exposición con sistemas poco habituales que me pareció cojonuda.

La apuesta por la realidad virtual también fue muy interesante en el pabellón 4. Una forma de jugar que ya está asentada y que sin duda permite disfrutar del juego desde otra perspectiva, de otra forma. Me encantó el puesto de juego con el combo de arma más superficie de desplazamiento. Muy interesante. Los esports también tenía sitio en la feria Madrileña, pero las actividades centrales preparadas por Giants, Mad Lions o el resto, estaban programadas para el resto de días. Algunos stands eran espectaculares, igual que la zona de Warner con Batman y los juegos de LEGO.

No me voy a enrollar mucho más, pero si comentaré que la feria lució menos que el año anterior en general. Parecía algo más comedida en presupuesto y como siempre, mi queja va por el número de puestos desplegados para ciertos juegos y si golpeo con la vara de la indiferencia a Microsoft. No acudieron al espacio y aunque tienen un servicio excelente como GamePass o un lanzamiento reciente de nivel como Gears 5, no se molestaron en enseñar sus propuestas en Madrid. Entiendo que la presencia que tienen en nuestro mercado es la que es, pero el año pasado, y no creo que haya cambiado la situación para ellos aquí, si apostaron por Madrid Games Week. Sin rumbo.

Enlazo las entradas de impresiones publicadas:

Impresiones Final Fantasy VII Remake

Impresiones Cyberpunk 2077

Impresiones Nioh 2

Impresiones Luigi’s Mansion 3

Impresiones Marvel’s Avengers

Impresiones Marvel’s Iron Man VR

Impresiones Summer in Mara

Termino con una galería de imágenes tomadas durante la feria: