Mientras veo por enésima vez una reposición de Jungla de Cristal en la TV intento dar forma a lo más destacado en el plano positivo y en el negativo de un año tan atípico como 2020. Un año que en lo personal para la mayoría de nosotros ha sido una completa mierda, no vamos a andarnos con rodeos y que en lo social o global no ha sido mucho mejor, sin embargo, si me quedo simplemente con lo ocurrido en el mundo de los videojuegos, debo admitir que ha sido un año bastante interesante.

He confeccionado una lista de aquellas cosas que creo que merece la pena recordar de un año tan cabrón que ya se ha ido, aunque todavía está dando los últimos coletazos. En cierta manera es como ese juego que llegas al jefe final, te lo cargas y ¡oh, sorpresa motherfuckers!, sale otro jefe o el jefe final recupera vitalidad y todavía queda enfrentamiento para nuestra sorpresa. Lo gracioso es que tenemos que pasárnoslo sin regenerar vida, pues esto va a ser un poco así. Vamos con lo que vamos y me uno a Jorge que ya publicó su lista hace unos días.

Destacados de 2020

Reitero las grandes sensaciones que me ha dejado 2020 en este plano. Mis primeros kudos van dedicados a la gente que se dedica a esta industria, desde desarrolladores a PRs, por adaptarse a las circunstancias y ser capaces de seguir avanzando. No debe haber sido sencillo y las consecuencias de la pandemia se han hecho notar en muchos frentes, pero valorando la situación, se han logrado sobreponer tomando las decisiones que había que tomar en la mayoría de las situaciones.

Me gustaría destacar el año que ha tenido PlayStation cerrando ciclo en PS4 con grandes lanzamientos como Final Fantasy VII Remake, Persona 5 Royal, Nioh 2, Dreams, The Last of Us Parte II y Ghost of Tsushima. El software de salida de PS5 ha sido digno con Demon’s Souls y Astro’s Playroom en materia de exclusivos y con el acompañamiento de un crossgen como la aventura de Sackboy que creo que es el sleeper del año, y de Miles Morales. No solo eso, 2021 también lo tienen bien encaminado. Saben lo que hacen.

Como juego de gran presupuesto a destacar me quedaría con Ghost of Tsushima, porque ha sido el que más me ha sorprendido, de otros esperaba esa calidad, pero Sucker Punch ha sacado posiblemente su mejor juego. Jin Sakai todavía tiene mucho que contarnos y no solo es un gran producto, también permite que la evolución de la fórmula posibilite que una futura segunda entrega sea todavía mejor que la primera.

Lástima de tener cada vez menos tiempo para dedicar a esto, porque me gustaría poder jugar a más títulos de los que pruebo, lo cual no quita que en 2020 no haya disfrutado de joyas indie. Me gustaría destacar Risk of Rain 2, un roguelike que ha dejado el 2D a un lado para ofrecer un planteamiento en tres dimensiones con un ajuste jugable acojonante. Sigo con Retrowave, quizá no es muy florido y es limitado, pero consigue encerrarte en su propuesta de synthwave con Outrun. Personalmente, llegó en un momento que era justo la experiencia que quería. Cierro indies con Hades. Creo que os sonará, un título con una jugabilidad inmensa, un diseño excelente y una narrativa y una forma de integración magistral de ese campo.

No voy a olvidar a todas las empresas que nos hicieron algo más entretenido el confinamiento ofreciendo contenido gratuito. Había puesto juegos, pero es que hemos tenido juegos gratis, revistas e incluso conciertos. Y ahora juro que termino mis destacados valorando muy positivamente los avances conseguidos en accesibilidad. Por ejemplo, tenemos todo lo que incluye The Last of Us Parte II o PS5, entre otras cosas. Opciones que se suman a las del Xbox Adaptative Controller, algo que es jodidamente maravilloso. Todavía nos falta mucho, pero se están dando los pasos correctos.

Decepciones de 2020

Ahora tendría que poner aquí el meme de los Simpsons de “Di lo tuyo, Bart”y seguro que viéndolo adivináis quien se lleva la primera pieza de carbón -y de ahí el meme, claro-. Los niños malos de CD Projekt merecen carbón, pero no del dulce, sino del que sacaba mi abuelo de la mina. No estoy decepcionado con Cyberpunk 2077, lo estoy con la desarrolladora. El estudio era un equipo que molaba, que tomaban las decisiones correctas y que aunque nunca han destacado por sacar sus juegos con un pulido como la calva de Vin Diesel, los juegos salían completos y eran meridianamente transparentes. Eran los guays de la clase y con Cyberpunk han tomado muchas malas decisiones de forma continua. Así, no.

Gusto agridulce con el lanzamiento de Xbox Series X | S. Microsoft cuenta con una buena cartera de estudios propios y buenas conexiones con terceros, algo que no se ha materializado en el lanzamiento de su nueva generación. Grandes máquinas con una nefasta proyección en su catálogo de salida. Cuidado, las generaciones son muy largas y son maratones, no carreras de velocidad y los catálogos se confeccionan con tiempo, pero remarco que el apoyo de salida en estos sistemas debía haber sido diferente. No dudo que con tiempo van a tener una cartera de juegos de peso y Game Pass es impresionante. No ayuda que un estandarte como Halo haya perdido su sentido de la orientación, tanto que en el cómico gamplay de Infinite casi veía a Ryoga de Ranma por ahí (cuidado con esto que hace daño al cerebro, XD).

Pues también lo voy a decir y no se va a escapar, no. Hola subida en el precio de los juegos de algunas compañías. Nuestro mercado no ha incrementado de forma sensible el precio de sus productos de forma coordinada con la inflación, pero también debe admitirse que el mercado se ha diversificado y ahora se recauda a través de una cantidad mayor de mecanismos. Una por otra y por eso considero que el precio de los títulos se debería haber mantenido estanco.

Otra cosita menor que hace merecer carbón casi infinito a los que lo provocan es la toxicidad. Lo siento, pero no aguanto que exista tanto partidismo absurdo en este mercado que acaba en trifulcas inanes, porque aquí estamos para divertirnos. Unos con unas cosas, otros con otras y otros intentan darle a todo, y no va con segundas. Siempre que se pueda os receto una cosa muy simple: multiplataformidad. Disfrutar de todo venga de donde venga.

Seguimos repartiendo carbón con juegos que han sido una castaña. Empiezo con el remake de XIII -¿Qué habéis hecho desgraciados con esta joya?-, el despiporre de Fast & Furious Crossroads, aunque este es verdad que no decepciona, porque ya se veía que apuntaba a lo que ha sido, una cagarruta. Uno que verdaderamente me ha decepcionado es Zombie Army 4: Dead War. Los anteriores me parecieron un vicio insano y con esta cuarta entrega parece que no sabían muy bien lo que tenían entre manos. Sin embargo, sigo teniendo fe en Rebellion y todo se puede perdonar con un Strange Brigade 2.

Nos leemos.