Como en casi todas las facetas de la vida, la mayor parte de los estudios que desarrollan videojuegos tienden a la especialización. Centrarse un único género suele ser uno de los caminos más directos si se quiere alcanzar el éxito. La maestría es algo que se tarda en conseguir y para ello se debe ser constante.

Sin embargo, que un estudio se especialice en un género en concreto no significa que no pueda dedicar su atención de vez en cuando a otro tipo de videojuegos. Esto es especialmente cierto entre las compañías más grandes del sector, aunque otras más pequeñas también hacen sus “escapadas” a otros géneros de vez en cuando.

Este es el caso de Zen Studios, como ejemplo, un estudio de origen húngaro creado en 2003 y que es mayormente conocido entre la mayor parte de los jugadores por sus videojuegos de tipo pinball. Y no es para menos ya que la mayor parte de su catálogo se corresponde en emular dichas mesas recreativas en el mundo digital.

De hecho, sus andanzas en el género pinball han sido bastante exitosas, lo que ha llevado a Zen Studios ha realizar colaboraciones para crear “mesas” inspiradas en franquicias tan populares como el universo Marvel o Star Wars. Además de estos grandes nombres, este estudio húngaro también ha colaborado con algunos de los grandes del sector de los videojuegos como Valve o Bethesda.

Como podéis observar, Zen Studios cuenta con una dilatada experiencia en el sector. Sin embargo, la compañía ha sabido salir de su zona de confort y adentrarse en tierras desconocidas. Un camino que empezaron a recorrer casi desde sus inicios, aunque su mayor éxito fuera del mundo del pinball tuvo lugar en 2018 con la publicación de Operencia: The Stolen Sun.

Se trata de un RPG de corte Dungeon Crawler inspirado en clásicos como Eye of the Beholder aunque con un estilo visual y una fórmula de juego bastante revisada. Más allá de los típicos combates, el juego de Zen Studios brilló por sus diálogos y su trama, así como el estilo visual preciosista que ofrece. Todo un soplo de aire fresco dentro de los videojuegos publicados por Zen Studios y que ha seguido espoleando la creatividad de la compañía.

En este contexto de exploración de nuevos géneros es donde podemos encontrar el desarrollo de Dread Nautical. Este título inspirado en el universo de Lovecraft que mezcla estrategia y RPG con toques roguelike es la última apuesta de Zen Studios. Un juego lanzado para el mercado móvil donde ya debutó en 2019 y fue posteriormente lanzado en el resto de plataformas este año.

Su planteamiento es interesante y quizá uno de los elementos más destacados de este título sea el de la gestión de nuestro grupo de supervivientes. Un juego no demasiado complejo pero si lo suficientemente interesante para aquellos que busquen experiencias de juego similares a XCOM aunque más accesibles.

Más allá de esta cuestión, Zen Studios prosigue con sus esfuerzos de crear videojuegos diferentes. Algo que queda patente si miramos el catálogo de la compañía donde podemos encontrar Dread Nautical, pero también juegos tan singulares como KickBeat en el que se mezcla lucha, kung-fu y música. Y todo ello sin perder de vista el género que dio la vida a este estudio: los pinball. Un futuro prometedor al que merece seguir la pista.