majoras mask

Majora’s Mask nació como un desafío de Miyamoto para revitalizar la franquicia e innovar y marcó un punto de inflexión en la saga. A día de hoy todavía permanece como el Zelda más extraño y fuera de su propia mecánica. Siempre con permiso de Phamton Hourglass de DS que con ayuda de la pantalla táctil de la portátil, la resolución de enigmas era toda una novedad.

A diferencia de los otros Zeldas donde un mundo conecta con un número de mazmorras determinadas, en Majora’s un contador de 3 días nos informaba de la destrucción del mundo, con un diseño atrevido y un planteamiento arriesgado evitaríamos el fin de todo. Mediante la repetición del sistema de 3 días, la idea de un mundo donde se podría jugar una y otra vez tomó forma. Al cabo de su desarrollo el espíritu Zelda afloró y se convirtió en un capítulo más de la saga, según comenta Aonuma.

Spirit Tracks para Nintendo DS va a devolver a la saga al punto del cambio, ya que las novedades introducidas van a ser numerosas tomando como referente la posibilidad de recorrer el mapa en una locomotora. Además es necesario que los jugadores recuerden muy bien donde dejaron ciertos objetos o donde deben utilizar otros ya que será de suma importancia para el desarrollo.

Todo esto parece que viene poco a cuento terminando el 2009, pero es muy probable que se trate de una pequeña concienciación popular respecto al rumoreado cambio de perspectiva que va a sufrir Zelda en la próxima entrega para sobremesa. Hasta el próximo E3 no tendremos nada tangible y eso como muy pronto…..

Vía | 1up