Bloomberg un medio poco dado a propagar información sin una base de confianza, ha publicado un artículo interesante que esgrima que el coste de producción de PS5 se encontraría en unos 450 dólares por unidad. El problema se encontraría en el precio que la DRAM y la memoria flash NAND tendría actualmente. Dos componentes muy demandados por su uso en smartphones Premium y por la propia PS5. Parece que está siendo un quebradero de cabeza para Sony asegurarse un suministro de confianza en estos elementos.

Este coste de producción forzaría la situación de mercado con Microsoft al elevarse más de lo esperado. Precio que todavía no estaría definido en la casa de los japoneses. Históricamente, con una máquina que sale a la venta a finales de año, se suele tener un precio cerrado en febrero y esto se continuaría con el inicio de la producción en masa en primavera. La fuente de Bloomberg confiesa que Sony está siguiendo una aproximación de “esperar y ver” en vista de los acontecimientos.

Volviendo al tema de la DRAM y la NAND, este tipo de memoria se ha extendido mucho en el mercado de la telefonía. Valga como ejemplo que el próximo Samsung Galaxy S20 ofrece un mínimo de 12GB de RAM en USA. Al parecer la mayoría de los componentes están totalmente cerrados. Se ha optado por un sistema de refrigeración que tiene un coste de varios dólares, cuando normalmente es algo que cuesta menos de un dólar. Sony ha querido asegurarse que PS5 cuente con una buena ventilación para el sistema que montaría.

El infame y extendido coronavirus no tendría impacto en la preparación de la producción de PlayStation 5. La compañía todavía tiene que decidir cuantas unidades de PS5 va a producir en el primer año. La estrategia de “esperar y ver” podría extenderse hasta comprobar el precio al que va a vender Microsoft su Series X. Los de Seattle podrían esperar hasta E3 para anunciar ese punto. El encargado de las cuentas en Sony, habría presionado internamente para que sean más transparentes en ese punto y en la propia salida de PS5, algo que habría causado cierta consternación interna.

Como curiosidad, según estimo la firma IHS Markit, en 2013, el precio de producción de PS4 estaba en 381 dólares. Con un precio de 450 dólares para PS5 y unos márgenes similares, PS5 podría costar al menos 470 dólares. Pasar de los 400 dólares podría ser peligroso. No impactó en exceso en PS2, pero sí a PS3 (aunque su precio de salida era muy superior, de 200 dólares, no de unos 70).

La noticia termina asegurando que Sony planea una nueva versión de PlayStation VR que aparecería después de la salida de PS5.

Vía | Bloomberg