El deporte molón por excelencia de los 90s vuelve de nuevo a las consolas, no con una nueva entrega, pero si con lo que parece ser un remake de las dos primeras entregas, ya se podían haber estirado hasta la tercera, mi favorita.

Pero mejor no ser un abuelo cebolleta, y reconocer que el juego pinta realmente bien. Han traído de vuelta a todo el mundo, Jamie Thomas, Chad Muska, Elessa Steamer y compañía, actualizado sus looks para que sus trucos luzcan bien a los 4k/60 que irá el juego. Y obviamente, vuelven acompañados por los temas ya míticos de Lag Wagon, Pennywise o Goldfinger.

Pero no sólo eso, como buen remake, también tendremos nuevos movimientos especiales con los que pulverizar nuestros récords por los niveles clásicos como el centro comercial o la escuela. E incluso podremos crear nuestro propio skatepark el cual podremos compartir con la peña, a la que también también te podrás enfrentar en los clásicos modos S-K-A-T-E o Score Attack . O destrozarlos con nuestra versión virtual, que podremos crear en el nuevo creador de patinetas.

Y como buen juego de patinete, ¿qué narices te va a regalar con la edición limitada? Pues una buena tabla Birdhouse con el diseño del halcón esqueleto de Tony, mucho mejor que un muñeco pintado por un mono manco ¿verdad? Por si eso fuera poco, con la reserva física también te podrás hacer con un fingerboard, y con la digital, el acceso prioritario a la demo con el nivel del almacén, la cual saldrá en algún momento del veranico, todo muy fresh.

Rezaremos para que en esta entrega las físicas sean las correctas, y no nos pase como en la versión HD que salió hace unos años, pero parece que en Vicarious Vision se lo han tomado más en serio esta vez, ya que dentro del equipo hay miembros que ya estuvieron en las entregas originales.

Apunta el 4 de Septiembre en tu calendario, porque ese será el día en el que te romperás los piños al intentar un 50-50 a ritmo de Dead Kennedys en tu PS4, Xbox One o PC.