fatshark

La licencia Dead Island se ha convertido en un éxito, aunque un poco modesto, dentro del mercado del videojuego. De esta forma, hemos tenido en los últimos años varios títulos englobados en este universo ficticio de zombies y playas paradisiacas, así como otros lanzamientos previstos para el próximo año.

De hecho, actualmente la saga está siendo expandida por otros estudios, como ocurre con el título que aquí que nos ocupa, Escape Dead Island. Los encargados de llevar a cabo este videojuego han sido los suecos de Fatshark, un estudio bastante desconocido por el público en general, pero que sorprendieron a los usuarios de PC con War of the Roses.

escape-dead-island

Así pues, Fatshark ha sido la encargada de dar a luz este spin-off de Dead Island que de alguna forma intenta cubrir el espacio entre las dos primeras entregas y su segunda parte. El resultado de este particular experimento lo detallaremos en el análisis que será publicado próximamente. En cualquier caso, esta entrada está dedicada a dar a conocer a este pequeño estudio sueco así como sus obras.

Fatshark fue fundado en 2008, aunque los orígenes del estudio pueden retrotraerse a 2003, bajo el nombre de una compañía llamada Northplay. No es una empresa excesivamente conocida, quizá porque sus títulos hayan tenido un impacto bastante discreto en el mercado, o porque muchos de sus lanzamientos hayan tenido como plataforma exclusiva el PC.

Su primer juego, lanzado en 2010 para PC y PS3, fue Lead and Gold: Gangs of the Wild West. Un shooter cooperativo ambientado en el salvaje oeste, centrado en el enfrentamiento entre dos equipos rivales. Un título ambicioso, con bastantes puntos a su favor, pero que no terminó de encontrar un hueco en este competitivo género.

lead-and-gold

Bionic Commando Rearmed 2 fue su segundo lanzamiento, una secuela que no gozó del mismo éxito que su primera parte. De hecho, la recepción de este título fue muy tibia y se llegó a considerar que era bastante inferior que el juego original.

Conscientes de que quizá el rumbo que estaba tomando el estudio no se ajustaba a lo que se esperaba de Fatshark, en 2011 publicaron un juego de aventuras y puzles llamado Hamilton´s Great Adventure. Un juego más fresco que los anteriores. Quizá no fuese el título más ambicioso del mercado, pero cumplía lo que prometía y era bastante atractivo.

Un año más tarde, lanzaron al mercado Krater. Un rpg con un gran potencial y buenas ideas pero pobremente ejecutadas. Su principal lacra era que a la larga se convertía en un juego muy repetitivo, aunque contaba con un elemento de personalización de personajes muy interesante y dinámico.

war-of-the-roses

Pero será ese mismo año, 2012, cuando Fatshark lanzó su gran éxito: War of the Roses. Un simulador de combates medievales para PC muy bien ejecutado y planteado, que nos daba a los jugadores una gran variedad de opciones de personalización y de maneras de afrontar el juego. Nacido con una vocación online competitiva, fue una de las grandes sorpresas de ese año.

Dos años más tarde, ha sido lanzada una segunda parte, aunque es más bien un título independiente. War of the Vikings pretendía repetir el éxito del anterior juego, aunque es una tarea que no ha logrado. Las razones han sido variadas, pero quizá una de las quejas más extendidas es que no ha supuesto una mejora real respecto a War of the Roses. Aún así, hay quien cree que muchas de estas críticas son inmerecidas y que se le ha juzgado muy estrictamente.

Por último, Escape Dead Island ha sido el último juego desarrollado por Fatshark. Este título se aleja de los cánones originales de la saga para ofrecernos una aventura para un único jugador.

Como podéis ver, la historia de este estudio sueco es corta pero muy agitada. Sus éxitos han sido discretos, pero se vislumbran atisbos de calidad en su trabajo, aunque no termina de despegar con fuerza. Veremos que les depara el futuro, porque parece que Escape Dead Island no es el título que podían estar esperando para sobresalir.