overwatch

La cancelación de un proyecto de gran envergadura no es algo nuevo para Blizzard. Ya lo hizo con WarCraft Adventures: Lord of the Clans, StarCraft: Ghost y Titan que es el último ejemplo. Un MMORPG que venía a transformarse en el segundo de la compañía y un título con el que descargar la responsabilidad que recae sobre World of Warcraft. Nunca sabremos cómo iba a ser realmente Titan, pero para Jeff Kaplan, uno de los diseñadores más importantes de la compañía, no dudo en calificar a este proyecto como «un desastre absoluto».

Pero si algo nos demuestra la vida es que de todo se puede aprender y que incluso de las malas experiencias se pueden sacar cosas positivas. De las cenizas de Titan surgió Overwatch, un título que ha sacudido el género de los shooter multijugador con una jugabilidad fresca y directa. Un juego que bebe de los conceptos desechados de Titan y que han servido para crear un universo nuevo y muy interesante que ha cautivado a más de siete millones de jugadores en todo el mundo. ¿Pero qué fue de Titan? En esta entrada especial indagamos en sus rescoldos para intentar comprender este proyecto fracasado y del que Blizzard ha sabido sacar provecho.

titan

Para ello tenemos que remontarnos a 2010 cuando por sorpresa y sin que nadie se lo esperase, Blizzard anunciaba el nuevo proyecto en el que se encontraba trabajando: un nuevo MMO llamado Titan. Este título confirmaba así su existencia tras varios meses de rumores sobre la naturaleza de un misterio proyecto denominado «hydra». Frank Pearce, en aquel entonces vicepresidente y productor ejecutivo de World of Warcraft, fue el encargado de confirmar el proyecto durante los VGA.

No se sabe de forma exacta y detallada en que iba a consistir Titan pero durante esos primeros meses se desgranaron algunas de sus líneas maestras. Titan era un proyecto con el que Blizzard planeaba dar su salto a las consolas, creando una experiencia multijugador que abarcase todas las plataformas del mercado. Para ello, se plateó la posibilidad de que Titan fuese un juego de corte «free to play» un formato muy popular entre los MMORPG de la época y con el que la compañía buscaba explorar nuevas formas de negocio en contraposición al formato de suscripciones de World of Warcraft.

En cuanto a la temática, Titan iba a estar ambientado en el planeta Tierra, en un futuro no muy lejano aunque con toques de ciencia ficción. De forma paralela, los viajes en el tiempo parecía que iban a tener un papel fundamental en este título, aunque nunca sabremos cómo planteaban incorporar esta mecánica en el juego. De esta parte, Overwatch ha rescatado la ambientación de ese futuro no muy lejano, situando la acción del juego en la Tierra y en localidades más o menos reales de nuestra geografía.

titan1

A pesar de que el proyecto parecía avanzar a buen ritmo, lo cierto es que en un determinado momento del año 2013 el proyecto llegó a un punto muerto. La calidad de lo que Blizzard quería ofrecer no llega y el juego parecía no tener ese gancho de los juegos de la compañía. Ante esta decisión, el equipo de Titan se fragmentó y dividió en un equipo de trabajo más pequeño para recomenzar desde cero el proyecto. Si podemos considerar el punto de inflexión donde se originó Overwatch, probablemente sea a raíz de llegar a esta situación. Finalmente el juego sería cancelado oficialmente en 2014.

Desde el principio parece Overwatch iba a tener un concepto similar al shooter, alejado de lo que hasta ahora habíamos podido ver en los MMORPG del mercado, quizá siguiendo un formato similar al que finalmente mostró Destiny. En este sentido, Titan parece que se vertebraba en distintas clases, de las cuales algunas han llegado finalmente a ser parte del plantel de héroes de Overwatch. Blizzard quería que este título fuese ambicioso y que ofreciese algo único en el mercado. Reaper, Jumper, Titan, Ranger, y Juggernaut son algunos ejemplos que rápidamente podemos identificar con algunos de los héroes de Overwatch. Y si tenemos en cuenta las mecánicas de funcionamiento que tenían previstas, el vinculo es todavía más patente.

Kotaku filtró en su momento multitud de datos sobre Titan tras anunciarse la cancelación del proyecto. Cuestiones como el estilo o el formato de juego parece que han llegado casi inalteradas a Overwatch, ya que en dicho documento se mencionaba la estética desenfadada y la idea de vertebrar las clases del juego de forma similar a Team Fortress. Dos puntos clave que Overwatch mantiene y que han servido para que sean una de sus principales señas de identidad.

titan2

Otro elemento que ofrecía Titan era tres facciones agrupadas según distintos bloques de países de la tierra. Quizá de esta idea surgió lo que hoy conocemos como la iniciativa Overwatch. Nuestro personaje tendría dos realidades duales, un trabajo «normal y anodino» por el día y una lucha heroica por las noches. Se desconoce exactamente cuáles son los peligros que nos acecharían en Titan, pero las corporaciones e incluso los alienígenas podían ser una amenaza. En este sentido, en Overwatch podemos encontrar referencias a estos últimos, quizá como un guiño de lo que podía haber sido una de las amenazas a combatir del juego.

Llegados a este punto, Blizzard finalmente canceló Titan como MMORPG e intentó rescatar todo lo posible de este proyecto. Overwatch fue el producto que finalmente ha llegado a nosotros, algo distinto, pero con esa esencia del proyecto original. Si tenemos en cuenta el avanzado estado de desarrollo en el que Titan se encontraba antes de su cancelación, podemos suponer que Blizzard cuenta con una cantidad ingente de material con el que trabajar de cara a Overwatch: mapas, personajes y multitud de elementos adicionales.

overwatch

Como señalaba al principio, no importa que el comienzo sea malo si se puede aprender algo de ello. Blizzard ha demostrado que es capaz de tomar decisiones difíciles, pero también de hacer de la necesidad virtud y poder crear un título sobresaliente con los restos de un proyecto fallido. Overwatch es el fénix que resurge de las cenizas de Titan, el éxito surgido del fracaso.