Si me llegan a decir hace unos años que Capcom crearía un arcade de lucha con sus personajes y los de la serie Tekken de Namco directamente me habría reído en su cara, pero ahora es casi una realidad. Capcom gusta de sacar sus productos durante los meses de Marzo-Mayo. Una estrategia en la que reiteran desde hace unos años y con la que obtienen grandes resultados.

Street Fighter X Tekken se cimienta sobre Street Fighter IV. El control es prácticamente el mismo, artísticamente es menos exagerado y gráficamente es un poco más limpio. El título se escapa de los Street numerados para ofrecer una especie de mezcla con los crossover de Marvel y el Tag Tournament de Tekken. Debemos elegir entre dos de los 28 luchadores disponibles. En combate podremos cambiar a un luchador por otro en cualquier momento, a lo que se añade la posibilidad de terminar un combo empezado por el primer personaje, combinarse entre ambos, etc.

Un detalle favorecedor es el dinamismo de los escenarios, con vida a espaldas de los luchadores y con diferentes niveles. De un round a otro, se puede pasar a combatir en un lugar diferente al inicial dentro del mismo encuadre. Si tuviese que describirlo con una palabra sería con dinámico; más flexible y directo que los juegos de los que proviene.