Kratos se reinventa en el nuevo God of War. Pasamos de un producto arcade a combates más medidos y con cierto componente estratégico, pero seguirán siendo rápidos y atroces. El espartano no olvida como segar la vida de sus enemigos.

El sistema de combate se modifica para ofrecer una cámara al hombro y un esquema de control semejante al de Bloodborne con posiciones de ataque asignadas a R1 y L1. Kratos combinará el poder del hacha Leviatán con el escudo. Resulta raro ver al dios de la guerra al amparo de un escudo, sin embargo no es más que un subterfugio que ofrece una gran ofensiva.

Al atacar con Leviatán podremos realizar diferentes combos e incluso se podrá apuntar a las piernas de los enemigos para derribarles y conectar combos más feroces contra ellos. Esta hacha podrá dejarse clavada en el enemigo para congelarle de forma temporal. Durante ese lapso de tiempo Kratos asestará potentes puñetazos y golpes con el escudo. Al recuperar el hacha, el enemigo volverá a tener actividad, pero ya será demasiado tarde para él…

En el siguiente vídeo tenéis una deconstrucción del sistema de combate de God of War:

Sony no ha querido dejar pasar la oportunidad de exhibir el juego de Santa Monica con un gameplay de 15 minutos. En estos 15 minutos se observan muchas de las mecánicas y combinaciones que podréis utilizar en el juego. Sencillo, contundente y con posibilidades.

La maquinaria de promoción se detiene en “Arrow”, un espectacular vídeo CGI que sigue el recorrido de Kratus y Atreus bajo el prisma de una flecha que sirve de testigo del viaje que padre e hijo emprenderán en la mitología nórdica.

20 de abril en PS4.

Fuente | Sony