El proyecto que podría haber sido la vuelta a la primera línea de Silent Hill y que nunca será, extiende su epitafio con unos comentarios de Junji Ito sobre el acercamiento que tuvo con Kojima y Del Toro acerca del juego de terror. Antes de empezar, Junji Ito es un reconocido mangaka japonés autor de grandes obras de terror como Uzimaki. Destaca por lo desfasado de su propuesta y lo perturbadas que resultan sus ideas. Podría haber aportado mucho al apartado artístico en Silent Hills.

Ito comentó sobre SilenT Hills que no sabe de videojuegos y que no los juega. Teme que de hacerlo no cumpla con los plazos. Nunca había jugado a Silent Hill y que conoce a Kojima desde hace 20 años. Dijo que es el tipo de hermano mayor guay.

Kojima y Del Toro se acercaron a Ito con el estreno de Pacific Rim. Junji comenta que les dijo que no tenía ni idea de juegos y Kojima le respondió que no era problema, que estaría bien. Añade que Del Toro le regaló entradas para ir a ver Pacific Rim y que era excelente.

Kojima por aquel entonces estaba en Konami. Ito acudió a una reunión y Del Toro le abrazó. El cineasta es un gran jugador de videojuegos, algo que Ito desconocía, y quería que el juego aconteciese en una sola localización. De esa forma, se mantendría el terror en la cara del jugador.

Una vez que terminó la reunión, fueron a un karaoke. Ito no volvió a saber nada después de eso y escuchó que el proyecto fue cortado a través de fuentes externas. Termina declarando que no empezó con el diseño de las criaturas y que nada existió (por su parte), ni siquiera bocetos.

Me resulta muy curioso el detalle hacer que el juego transcurriese en una sola localización.

Vía – Resetera