Ghost Story, el grupo de desarrollo capitaneado por Kevin Levine, el célebre creador de BioShock Infinite y uno de los padres de System Shock, trabaja desde hace tiempo en un proyecto del que nada había trascendido. Hasta ahora.

Gracias a una oferta de trabajo publicada por el estudio se han desvelado algunos detalles, nimios, del juego en el que trabajan. Demandan un “Cinematic Scripter” con experiencia en Unreal Engine 4. Esta persona será responsable de la implementación de eventos narrativos guionizados y de la creación de cinemáticas atractivas.

El juego se describe como un simulador inmersivo. Sin más detalles, pero podemos considerar que Levine es un enamorado del sistema némesis y su nuevo juego tendría una implementación más ambiciosa de ese elemento. No estaríamos ante un triple A, el equipo de Ghost Story tiene menos de 40 trabajadores. Chris Avellone, no necesita presentación, colabora en la escritura con Levine desde el 2015.

Take-Two pondría los medios para hacer realidad este futuro juego de Levine y su equipo.

Vía | Resetera