No pretendo ser amarillista con esta entrada, ni generar un debate absurdo, pero siempre ha existido la sensación que la cuarta entrega numerada de Metal Gear Solid permaneció como un exclusivo de PS3 por un acuerdo cerrado entre Sony y Konami que incluso en algunos mentideros hacía referencia a que Sony había cubierto parte de los costes de desarrollo, pero no.

Ryan Petton en el segundo volumen de su libro “The Ultimate History of Video Games, Volume 2: Nintendo, Sony, Microsoft, and the Billion-Dollar Battle to Shape Modern Gaming”, escribe que, si Kojima hubiese querido que una versión para Xbox 360 de MGS 4 posiblemente sus jefes habrían estado de acuerdo, pero no estaba preparado para dar el salto.

No hace falta ver motivos de simpatías hacía Sony aquí, recordad que en los años de PS3/Xbox 360, los estudios japoneses, o muchos, de ellos sufrieron para adaptarse a la era HD, además, MGS 4 era un juego que ocupaba una barbaridad (sobre 50 GB), el juego fue de los primeros que incluyó una instalación obligatoria en consola en un disco duro y Xbox 360 no se comercializaba de forma obligatoria con un disco duro.

En realidad no había acuerdo de exclusividad de por medio que es lo importante de la noticia, simplemente el tamaño de los DVDs de Xbox 360 era muy limitante para conseguir un port con garantías. Sumad que en 360 no todas las consolas tenían disco duro, por lo que posiblemente se encontraron con un problema que no pudieron solventar en esos años de forma sencilla. Este tema ya fue abordado por Kojima hace unos cuantos años.

Vía | Resetera