Los creadores de la segunda entrega de Luigi’s Mansion, NextLevel Games, y Nintendo preparan un Halloween potente con la salida de la tercera entrega de las aventuras del hermano miedoso para Switch. Un juego que repite fundamentos, pero que viene asistido con interesantes novedades. Pudimos probar una demo de un nivel completo, por decirlo de algún modo, en Madrid Games Week y las sensaciones fueron muy positivas.

Esta tercera parte nos lleva a explorar un fantasmagórico hotel con numerosas plantas. En estas plantas disfrutaremos de diversas ambientaciones y entes fantasmales. La propuesta pasa por explorar los entornos, interactuar con aquellos elementos que permiten cierta interacción y combatir con fantasmas. Esto definido de forma muy simplista, yendo directamente a la esencia.

No voy a hacer un recorrido de esa demo, pero si voy a comentar sensaciones y nuevas mecánicas del juego. El juego se divide en pequeñas habitaciones. En estas estancias siempre habrá algo que hacer para poder continuar. Ese algo puede ir desde derrotar a los fantasmas que se encuentran en ella a resolver algún puzle o encontrar algo interactuando con los elementos del escenario, o incluso a una mezcla de lo comentado. Una de las novedades que servirá tanto para combatir como para solucionar puzles son los desatascadores. Luigi podrá lanzar un desatascador unido a una cuerda y su ventosa se quedará pegada a ciertos lugares. Luigi podrá con su “aspirador” tirar de la ventosa. Esto nos permitirá descubrir cosas en los escenarios o darnos una ventaja en combate.

Avanzamos por estas tenebrosas estancias hasta que se descubre otra novedad, Gomiluigi. Nuestro protagonista podrá abandonar su cuerpo para controlar una recreación suya de goma. Esto nos permitirá alcanzar lugares inicialmente inaccesibles o interactuar con Luigi en un lugar de la estancia y con Gomiluigi en otra. No podrán manejarse de forma simultánea, pero ya me entendéis. En la demo podíamos pasar una zona con pinchos con Gomiluigi, desactivar los pinchos y volver a Luigi para recorrer la habitación ya sin peligro. Quien dice pinchos, dice activar un ascensor con Gomiluigi para hacer que Luigi bájese a otro piso, ya que nuestro protagonista no podía subirse en el ascensor y bajar al mismo tiempo.

Aunque parezca lo contrario por su asustadizo carácter, Luigi es todo un cazafantasmas y va armado de un sistema que le permite debilitar a los fantasmas con un fogonazo de luz. Una vez debilitados debemos activar el aspirador para capturar a estos ectoplasmicos seres. Y aquí llega otra novedad: los combos. Los fantasmas no se van a dejar atrapar fácilmente y tendremos que arrastrarles a nuestra posición y golpearles contra el suelo. Les golpeamos varias veces y podemos aprovechar este golpeo para debilitar a otros fantasmas (podemos atrapar a más de uno de forma simultánea) o aporrear el escenario para llevarnos algún extra. Un sistema tan sencillo como dinámico.

Y después de solucionar unos cuantos puzzles, porque esa es una de las claves del juego, tener que solucionar siempre «algo» para poder seguir avanzando, combatir y manejar a Gomiluigi, llegamos al jefe. Un jefe muy divertido que también requiere de hacer una serie de cosas para poder derrotarle, quizá baste con utilizar algunos de los recursos que hemos ido desplegando anteriormente, quizá.

El juego mantiene el simpático tono de humor de los anteriores y un sistema de juego muy divertido. Aunque no pude probar el multijugador, recordad que incluye un componente Coop, un jugador como Luigi y el otro con Gumiluigi. Sin duda, se nos viene un gran juego el 31 de octubre para celebrar Halloween.