En tiempos de escasez de determinados componentes las compañías toman diferentes decisiones para intentar abastecer el mercado de la mejor forma posible.

Xbox One deja de fabricarse

Los de Seattle anunciaron en julio de 2020 que abandonaban la producción de One X y el modelo digital de One S. Esto dejaba en el aire que se continuaba con el ensamblaje de One S, pero Microsoft ha anunciado por medio de la directora de marketing de Xbox, que en julio de 2020 en realidad se detuvo la fabricación al completo de todos los modelos de Xbox One. El motivo que impulsa este movimiento es centrarse en la producción de Series X y Series S.

Sabemos que la escasez de componentes limita la producción, aunque Phil Spencer no cree que ese sea el motivo principal que explique la falta de Stock y se ciñe a que todo se debe a la gran demanda existente para hacerse con una Xbox o una PS5. Demanda que a tenor de las cifras de ventas obtenidas por ambas marcas en sus consolas de actual generación sería mayor, porque han conseguido mover más consolas que en las anteriores generaciones en el mismo margen temporal.

Tendremos PS4 en 2022

Sony no es capaz de suministrar al mercado con las PS5 necesarias para satisfacer la demanda existente y la compañía ha decidido que PS4 seguirá fabricándose en 2022. Un movimiento que sorprende porque en el último trimestre contabilizado (julio a septiembre) solo se movilizaron 200.000 unidades de PS4.

La compañía no ha anunciado planes sobre cuando piensan descontinuar PS4, pero es un movimiento que no sorprende porque desde la coexistencia entre PS1 y PS2, Sony siempre ha alargado las generaciones de sus consolas de sobremesa con el relevo ya en la calle.

Eso sí, este movimiento no implica que se reducen los medios para producir más PS5, porque las tecnologías son muy diferentes y se utilizan diferentes líneas de ensamblado para un sistema y el otro. Si mejorará el precio al por mayor que pueda conseguir Sony.

Vía | The Verge y Bloomberg