La industria siempre nos deja notas curiosas de los posibles que podían haber sido. En el caso que nos ocupa, Halo es el eje sobre el que se vertebra esta noticia.

Bungie, creadora de Halo, anunciaba su escisión de Microsoft, semanas después de la salida de Halo 3. Bonnie Ross, directora de 343 Industries, ha desvelado en una entrevista a IGN los planes que se manejaban para la franquicia en ese momento. Después de Halo 3 el futuro de la licencia no estaba asegurado. Desde Microsoft se jugó con la posibilidad de cerrar Halo después de la tercera entrega. El final del juego daba pie a ello.

Bungie desarrolló Halo: ODST y Halo: Reach, dos entregas que se centraban en otros personajes y momentos dentro del imaginario de Halo y olvidaban al Jefe Maestro. Terminar con algo con tanto potencial no parecía el camino correcto y Ross sugirió que quizá la mejor idea pasaba por formar un equipo de desarrollo propio para continuar. Esa idea no fue acogida con entusiasmo en el seno de Microsoft y se evaluó contratar a un equipo externo. Gearbox Software, Borderlands, se valoró como una opción para continuar con el legado del Jefe Maestro. Finalmente, Bonnie Ross pudo formar 343i para dedicarse a Halo.

No es que crea que Gearbox no podría haber sido capaz de gestionar bien Halo, pero creo que se hizo lo correcto.

Cierro con un rumor del que nos hicimos eco, es posible que Microsoft lance Halo Infinite como juego de lanzamiento para su siguiente generación de consolas.

Vía | IGN