En un movimiento inesperado, pero no extraño por el devenir que ha tenido la franquicia Need for Speed en los últimos años, EA ha decidido que la marca Need for Speed vuelve a Criterion Games. Ghost Games fue la encargada de desarrollar los últimos Need for Speed y aunque no se trataba de juegos desastrosos, cierto es que nunca se sintieron como juegos de primera línea y el estudio no ha conseguido coger el tono.

Ghost Games, un estudio afincado en Gotemburgo, pasará a trabajar como un estudio de soporte técnico. Su desempeñó será vital para que el motor Frostbite, que tan buenos resultados ha dado en Battlefield y tan malos en otros (y no miro a nadie), cuente con un soporte adecuado. La mayoría de puestos de trabajo de Ghost se reubicarán en Criterion y en otras posiciones en EA, aunque 30 puestos de trabajo corren peligro. EA pretende recolocar a todos los que sea posible en la empresa.

Criterion Games se encuentra en Guilford, uno de los centros neurálgicos del desarrollo de videojuegos en UK. Hello Games por ejemplo se ubica allí. La zona comenzó a forjar su historial porque Peter Molyneux es oriundo de Guilford y reconocido fue su trabajo con Bullfrog. En cuanto a Criterion, además de dar vida a Burnout, trabajaron en Need For Speed: Hot Pursuit y en Most Wanted. En los últimos años ha dado soporte a DICE con Battlefront I, II y Battlefield V.

Alex Ward y Fiona Sperry, fundadores del estudio, abandonaron el barco en 2014, pero esperemos que este resurgir les devuelva a su posición en Criterion. Veremos como se mueve EA con Criterion, porque no es el mismo estudio que trabajó en esos Need for Speed y en Burnout.

Vía | GI