Los últimos resultados económicos de Sony han dejado un titular muy jugoso: PS4 sobrepasa los 102,8 millones de unidades vendidas y se convierte, importante el matiz, en la segunda consola de sobremesa más vendida de siempre. Con este balance supera a la primera PlayStation que consiguió vender 102 millones de máquinas y a Wii que se quedó en 101,60 millones. Por delante, y a gran distancia, se encontraría PS2, una bestia que logró despachar 155 millones de consolas.

Incluyendo a las portátiles en la lucha, Nintendo DS consiguió vender 154 millones consolas. Game Boy, un hito generacional que se quedó en casi 119 millones. En el último trimestre, Sony ha compartido que han logrado vender 2,8 millones de PS4. Es evidente que la máquina está reduciendo su alcance, porque en el mismo periodo del año anterior, vendieron 3,9 millones de consolas. Estos resultados han obligado a reducir sus previsiones para año fiscal hasta los 13,5 millones de unidades. Números que se situaban en 15 millones inicialmente.

El software también ocupa su lugar en los informes financieros de los japoneses. El 37% de las ventas contabilizadas fueron en formato digital, esto es un 28% más que hace 365 días. La progresión en ese formato es brutal. Los números de PlayStation Plus también dan una alegría a Sony con más 36,9 millones de suscripciones, esto es unas 2,5 millones más de suscripciones que hace 90 días. Hablando de juegos propiamente dichos, se vendieron 61 millones de títulos para la plataforma en el último trimestre, esto es casi 14 millones menos que en el mismo rango temporal del año anterior. PlayStation Now ha alcanzado el millón de suscriptores. En mayo se contabilizaban 700.000 y seguro que la bajada de precio ha dado el impulso necesario para superar el millón.

La siguiente generación de PlayStation está confirmada para finales de 2020. En este año que queda de vida al sistema sin competencia de la casa, Sony todavía tiene que comercializar la segunda parte de The Last of Us (29 de mayo) y Ghost of Tsushima, juego que se rumorea que podría cambiar de nombre y que se habría visto afectado por el retraso de The Last of Us Part II moviendo su salida prevista -internamente- en los primeros seis meses de 2020 a más adelante. De ser cierto, se va a quedar cerca de la salida de PS5.

Vía | Daniel Ahmad